Nadando 2 meses entre innovación y tecnología

El salir de la rutina laboral siempre es una buena práctica, pero si lo juntas con una inmersión en un equipo de innovación, se convierte una experiencia que todo ingeniero debería vivir.

Dentro de BEEVA existe la posibilidad de solicitar durante 1, 2 o 3 meses una inmersión en BEEVA Labs. Durante ese tiempo pasas a formar parte del equipo de Research, centrándote en una o varias tecnologías según la duración de la inmersión.

La tecnología a investigar se determina en base a tus preferencias, experiencias previas y fundamentalmente al mapa de tecnologías que publica BEEVA anualmente. En este mapa se recogen las distintas ramas del conocimiento que son de interés para la empresa: cloud, devops, machine learning, big data, front, back, IoT, blockchain, interfaces o movilidad.

En este artículo trato de hacer un breve esbozo sobre los tres aspectos que más me han atraído durante mi inmersión: los retos, el compartir conocimientos y el equipo.

Cada día, una nueva aventura

La gran ventaja de trabajar en un entorno creativo, fuera de los estándares habituales de “desarrollo-despliegue-producción” es la gran variedad de palos que se tocan.

Indistintamente de la investigación en la que cada uno esté trabajando, existen proyectos y dinámicas que se realizan en conjunto. En mi caso, he colaborado en temas tan dispares como el diseño de propuestas de negocio con técnicas de design thinking, creación de un workshop sobre GPUs o la fabricación de un robot controlado con AWS IoT y realidad virtual.

Esto permite aprender mucho de distintas materias, a la vez que avanzas con tu propia investigación.

Compartiendo conocimiento

Considero que todo servicio de innovación se debe basar en dos pilares: el primero, es obvio —la investigación — ; pero el segundo suele pasar inadvertido — la transferencia de conocimiento — .

De nada sirve investigar una tecnología, si luego no se transmite ese conocimiento a la empresa para generar valor, como por ejemplo: implementando tecnologías en proyectos reales, mejorando el valor de marca o colaborando en propuestas comerciales, entre otros.

Presentación de pruebas de concepto — Fuente: blog de BEEVA

En BEEVA Labs tienen muy presente este aspecto y se comparte el conocimiento de distintas formas:

  • Reunión diaria de sincronización (Scrum daily): se aprovecha la reunión diaria de scrum para conocer el estado de las distintas investigaciones y compartir conocimiento entre los propios miembros del equipo.
  • Presentación de pruebas de concepto: se celebran todos los viernes con una duración unos 30 minutos, a la que acude tanto gente de negocio como personal técnico. Se presentan los resultados de una investigación en concreto.
  • Documentación y repositorios: cada vez que se termina una prueba de concepto, se documenta mediante una presentación y se sube al repositorio junto con el código que se haya utilizado.
  • Workshops: se imparten trimestralmente, con una duración de 2 días (primer día teoría y segundo práctica). Estos workshops son monotemáticos (Ej. GPUs, IoT, Chatbots,…) y acuden principalmente perfiles técnicos, gente de ux, negocio, etc.
  • Artículos y conferencias: se publican una media de 2 artículos semanales y se presentan ponencias a los principales eventos tecnológicos.

Equipo multidisciplinar

Se puede pensar que en un departamento de innovación, dentro de una empresa de tecnología, lo que nos vamos a encontrar son programadores y más programadores; pero nada más lejos de la realidad.

En Labs trabajan codo con codo gente de diseño con científicos de datos, administradores de sistemas, gente de movilidad, agilistas, expertos en diseño de producto o programadores. Esta mezcla multidisciplinar genera un ecosistema único.

Reunión entre miembros del equipo — Fuente: Adrián Ager, blog de BEEVA Labs

Considero que cuando en un equipo juntas a perfiles similares, no ven más allá; porque todos han estudiado lo mismo y su experiencia laboral es muy parecida. Pero cuando mezclas distintos perfiles, se enriquecen y retroalimentan entre ellos, consiguiendo sinergias esenciales para poder innovar.

Conclusión

Una inmersión en innovación es una oportunidad única para experimentar con las últimas tecnologías y salir de nuestra zona de confort. Consigues volverte a “enamorar” de la tecnología, probando cosas nuevas y acercando lo que podría ser tu hobby a un entorno profesional.

Fuente imagen principal: propia, robot BEEBot