La esquina ciudadana

Vocero del movimiento Aquí la Gente, Ernesto Medina, trabaja ayudando a los adultos mayores para luchar en contra del sistema de las AFP que los margina.

Por: Javiera Sánchez

Ubicado en la esquina de la calle Huérfanos con Ahumada se encuentra un puesto con una mesa y un techo naranja, lleno de diferentes lienzos y carteles que reclaman por pensiones justas y vejez digna. Además, en la mesa hay libros, chapitas, documentales y una alcancía. Esto corresponde a Aquí la Gente, un movimiento que se enfoca en orientar, informar y denunciar los abusos a la ciudadanía y también promover los derechos ciudadanos. En él se encuentra Ernesto Medina (68), fundador y vocero.

“Colusión de farmacias, cobros irregulares por telefonía, colusión de Isapres, intereses excesivos, transporte deficiente y colusión del confort y de supermercados, por todos estos abusos es que nace Aquí la Gente”, dice Medina.

Esto nació hace 23 años para defender a los consumidores de las injusticias de las empresas de cobranza, ya que estas podían llamar a cualquier hora y atentar contra la privacidad de las personas. Aquí la Gente se ha involucrado con diversas campañas de interés público como la ley que terminó con los cheques de garantía en los hospitales públicos, la ley Dicom 1 y no más vacunas con mercurio.

Medina tuvo la idea de crear esto para que estuviese al servicio de las personas. Las campañas se realizan a través de la recolección de firmas que se encuentran en el puesto, y estas son llevadas a la Secretaria de Gobierno. “Aquí la Gente es un movimiento que impulsa leyes y campañas que afectan para el bien de las personas”, explica Medina. Por otro lado, la forma de financiamiento es a través de la donación de dinero del público y también venden chapitas, poleras, libros y documentales para costear los gastos de los lienzos. “Esto no se financia de la misma forma que una campaña política, por ejemplo, por lo tanto, yo diría que es más como una opción de vida”, agrega.

Más de su vida

Medina vive en la comuna de Maipú y es padre de cinco hijos. Antes de la creación de Aquí la Gente se desempeñó como dirigente de los deudores habitacionales en tiempos de la Dictadura Militar, además estuvo preso y lo torturaron en Villa Grimaldi. Mientras contaba esto se podía notar un brillo en sus ojos, debido a tantas horrorosidades que tuvo que pasar en 1973, pero a pesar de ello, se podía observar que es un hombre carismático, amable y positivo, pese a todo lo que le ocurrió en Villa Grimaldi. Además, dijo que las personas dentro de este lugar de tortura le hacían sentir que no estaba solo y recordó a un grupo de mujeres que tejían y hacían collares para pasar los malos momentos.

“Todos estos momentos de la Dictadura Militar hicieron que me preocupara de los derechos humanos y civiles de las personas”, dijo Medina. Es por ello que principalmente siempre quiso llevar a cabo un movimiento como lo es Aquí la Gente. Con respecto a esto, Medina explicó que “las primeras campañas comenzaron en la calle, en el mismo lugar de ahora, pero sin mesas y además sin autorización por lo que siempre nos echaban”. Sin embargo, contaban con apoyo de diversos parlamentarios como José Antonio Viera-Gallo y Guido Girardi. Además, fueron pacientes, algo que sin duda, según él, les sirvió para obtener el permiso de parte de la Intendencia de Santiago. Y finalmente se establecieron legalmente.

Un día en la carpa, luchando por los adultos mayores

El movimiento Aquí la Gente ha pasado por diversas campañas, pero hoy en día se encuentra enfocado en los adultos mayores para exigir sus derechos y así puedan tener una mejor calidad de vida. Esta campaña tiene por nombre Mesa Social del Adulto Mayor.

“Los adultos mayores son abandonados en este país, el sistema de las AFP los margina y además son un gasto según el Fondo Monetario Internacional, puesto que están viviendo demasiado, entonces se están transformando en un gasto para la economía mundial”, dice apenado y radicalmente Medina, e incluso, según el Instituto Nacional de Estadísticas, Chile tendrá en el año 2020 la esperanza de vida más alta del mundo con 77,4 años para los hombres y 82,2 años para las mujeres. Por lo tanto, el mismo organismo exige mayores políticas públicas para asegurar una vejez digna, según el diario La Tercera.

No+AFP

Durante el año 2016 se llevaron a cabo las primeras manifestaciones en contra de las Administradoras de Fondo de Pensiones (AFP), debido a que los trabajadores jubilarán con una pensión que será la tercera parte de lo que ganan en su vida laboral. De hecho, el sitio web de No+AFP dice que en promedio las pensiones de los trabajadores cotizantes activos alcanzan un 38% de los ingresos que obtienen en su vida laboral, y en el caso de las mujeres, las pensiones sólo alcanzarían en promedio a un 28% de los ingresos que reciben en su trabajo

El vocero de la Coordinadora Nacional de Trabajadores No+AFP, Luis Mesina, en una entrevista a La Tercera dijo que “los trabajadores chilenos necesitan un sistema de reparto, solidario, tripartito y administrado por el Estado”.

Además, el vocero de Aquí la Gente se refirió a esto explicando que “estamos pidiendo un sistema previsional que cuando uno jubile, termine con el 80% de su sueldo y no con el 25%”, además agrega que el sistema de pensiones que fue creado en Dictadura, está hecho para que ganen los empresarios. Medina pide que por lo menos las pensiones sean igual que el sueldo mínimo, ya que eso significaría mejorar el estándar de vida.

Mientras tanto en el puesto hay mucho ruido debido a que constantemente pasan vehículos y gente hablando fuerte. Además, muchas personas se acercan a la esquina ciudadana, sobre todo adultos mayores preguntando de qué trata esto. Medina les explica amablemente entregando folletos para que se informen. En él se observa que lo que hace es por vocación. En un momento se acerca un hombre de unos 65 años y conversa con Medina por alrededor de 40 minutos. Hablan sobre el sistema de las AFP, del Presidente Piñera e incluso de la Dictadura Militar. El hombre cuenta que en 1974 tuvo que salir del país por temas políticos y Medina le cuenta que fue torturado. Parecen congeniar en todos los temas.

Ernesto recalca que “hoy en día todo es dinero y los principios y valores de antes, han quedado atrás”. Además, agrega que los adultos mayores son desechados, pero que estos tienen un poder que es el voto, ya que son los únicos que están acostumbrados a sufragar.

El vocero no está solo, trabaja con un compañero llamado Jorge Harnisch (68), quien lleva dos años siendo parte de Aquí la Gente. Harnisch es alto, con gafas y tiene la misma edad de Medina, sin embargo, se ve mucho más avejentado. Además, cuenta que tiene dos tumores malignos en el cuello y los médicos le dijeron que solo le quedan cuatro meses de vida. Pero el hombre se niega a esto y dice que no se quiere morir. Con respecto a Medina opina que “él tiene mucho conocimiento, lleva años en esta esquina y ha hecho varias cosas positivas que han mejorado un poco el estándar de vida de los chilenos” y agrega apenado que estar aquí es una lucha dura, ya que cuando asumió el Presidente Piñera se le entregaron 20.000 firmas exigiendo mejoras en las políticas publicas de los adultos mayores, sin embargo no han tenido respuesta.

A cada rato se acercan personas, sin embargo, uno de ellos de forma agresiva pregunta y le reclama a Medina y a Harnisch sobre las AFP, pero ellos se defienden diciendo que están en contra de este sistema que margina a los adultos mayores. Una vez dicho esto, el hombre se tranquiliza y se va.

“Lo que estamos haciendo con el movimiento Aquí la Gente es despertar a los adultos mayores con el objetivo de hacerlos visibles saliendo a la calle con manifestaciones pacíficas” explica Medina y agrega que a la sociedad le falta más humanidad, ya que hoy en día se vive en una sociedad de mercado.

Es por esto que como movimiento Aquí la Gente, el próximo 08 de noviembre saldrán a manifestarse nuevamente y la idea es que con los adultos mayores que quieran participar se tomen de los brazos alrededor de La Moneda y cantarán la canción El baile de los que sobran de Los Prisioneros. Enfocándose principalmente en su consigna pensiones justas y vejez digna.