“No me gusta” no es un argumento de diseño pero hay personas que no tienen porque expresarse en los…
Manel Abella
41

Absolutamente de acuerdo contigo. Digo que no hay que aceptar esa explicación, no que no haya que aceptar la crítica o la incomodidad de tu cliente. Ante un “no me gusta” o un “a mi me gusta” siempre deberíamos responder explicando que “no se trata de su nos gusta o no, sino de si estamos haciendo lo correcto dados los hechos y los objetivos. ¿En qué crees que no estamos acertando? ¿Qué parte crees que puede estar mal formulada? ¿Qué estamos descuidando?.

El desconfort de un cliente siempre será por un desajuste de expectativas y eso hay que cuidarlo mucho. A la vez, hay que tratar de forzarle al razonamiento, a que si no es compartido al menos pueda seguir el tuyo (o tú entender el suyo). Pero no aceptar un me/no me gusta como argumento aprobatorio o refutador.

Like what you read? Give Javier Cañada a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.