Quien me iba a decir que iba a ser aquí, a las 3:23 de la mañana donde buscaría esa conversación que tranquilice este embravecido corazón, esa vorágine de tonterías que ahora mismo están atacando mi cabeza de manera totalmente inesperada, pero bueno aquí estoy.

Nuestra vida está estructurada en varías partes, realmente yo soy muy simplista en este aspecto pero creo que en el fondo todo se reduce a mi pensamiento, podemos llamarlo de maneras muy diferentes pero permitiéndome la arrogancia en mi propio texto, creo que estoy en lo cierto. Están las cosas que tenemos, y las que queremos tener. Nada más allá. Podemos disfrazarlo con nombres como: metas, proyectos, ilusiones… pero realmente es lo que nos gustaría tener; por otra parte hay lo que si tenemos, que podemos llamarlo posesiones, nuestra realidad no sé, no me siento muy inspirado para buscar sinónimos.

Todo el mundo se levanta por la mañana y lucha por lo que no tiene, por mejorar, sea lo que sea, todo el mundo tiene un objetivo, que conseguir ya sea una familia, un trabajo, un deporte algo que le apasione. Sé que en el momento que estés leyendo estas palabras sabrás perfectamente de lo que hablo, y lo tendrás en mente, incluso sonreirás de fondo. También todos sabemos que la vida son grandes metas, ilusiones y que por el camino hay que ponerse unas más pequeñas para ir llenando de alegría la vida, como recordatorio de que lo estamos haciendo bien y que es el camino. Pequeñas metas que nos hacen felices, incluso podría decir que mucha gente más inteligente que yo considera que esos pequeños momentos de felicidad son superiores a conseguir el objetivo, y es que en lo que si que estoy de acuerdo es que la vida son instantes, pero bueno no quiero desviarme del tema.

Aveces en la vida probamos eso que dicen llamar felicidad, aunque probablemente esa palabra sea demasiado grande y tenga una connotación muy superior a mi entendimiento, pero a pesar de mi corta edad creo que todos hemos sentido ese momento de “felicidad plena” donde todo era perfecto, el instante donde realmente vivirías, si exacto en un solo instante, lo repetirías en bucle hasta que se quemara la cinta, cual VHS de Hércules (muy fan de esa grandiosa creación de Walt Disney). Después como la mayoría de las cosas en esta vida se desvanece entre nuestros dedos sin la oportunidad de realmente valorarlo, y cuando lo haces ya no se repetirá.

Esta madrugada me encuentro aquí por una frase de mi pasado que por accidente ha caído en mis manos y que de alguna manera me ha hecho remover no sentimientos sino más bien creencias. “Sin ti las cosas buenas no son tan buenas”.

Que mal me ha sentado, como tener los calcetines mojados a las ocho de la mañana y saber que hasta las diez de la noche no podrás quitártelos, bueno vale quizás he dramatizado un pelín, esa mierda no se la deseo a ningún ser viviente, como mucho a Trump, pero eso es otro tema.

Llevo tiempo vagando, buscando objetivos cada día más simples y asequibles probablemente condicionado en su totalidad por la sociedad, pero que de alguna manera acepto de buen grado. Comienzo a ver mis victorias en el ámbito personal, esas metas de las que hablaba antes, esos instantes de eso que llamamos de alguna manera “felicidad” y sinceramente me saben a poco. Me estoy mirando una y otra vez al espejo intentando de alguna manera buscar aquello, ese algo especial que hiciera que cualquier cosa fuera mejor. Si como podéis comprobar todavía no lo encontré , sino no estaría aquí molestando y perdiendo horas de sueño. Pero esa jodida frase tenía razón, no son tan buenas, no me mal interpretéis, no puedo quejarme de vida, sería ilógico y hasta una falta de respeto a mucha gente pero las cosas buenas no son tan buenas, y aún no entiendo porqué.

Puede que sea efecto de la madrugada, la luna nunca le ha hecho bien al hombre y mucho menos con música tan melancólica como ésta. Pero debo admitir que sea lo que sea “ti”

— — — — — — — — — — — — — — Las cosas buenas no son tan buenas.

Y eso duele.

PD: me disculpo por el mal lenguaje y las más que probables faltas de ortografía son las 4:44 y no me lo voy a releer y corregir, simplemente voy a meterme en cama y soñar que mañana estaré mejor.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Javier Ferrín Pérez’s story.