Aprende a concentrarte en 6 sencillos pasos

¿Se acercan los exámenes, exposiciones, entregas de proyecto, etc.? ¿Y no logras concentrarte? Nosotros, tus amigos de Kromatica centro de impresión, también fuimos estudiantes y sabemos cómo te sientes; y es por eso que a continuación te damos unos sencillos pasos que te aprendas a concentrarte y así lograr tus tareas.

1 Descanso

Es imposible mantener una concentración adecuada si tu descanso deja mucho que desear: el descanso nocturno ayuda a fijar los conocimientos adquiridos durante la jornada de estudio y es fundamental para tener una mente despejada y receptiva al día siguiente.

Se recomienda dormir un lapso de 6 a 8 horas y hacerlo antes de las 12:00 de la noche ya que el dormir después de esta hora afecta el descanso.

2 Reducir el estrés

Hay situaciones en la vida que nos alteran mucho más de lo que toleramos realmente, y nos sobreponemos como podemos, pero pasan factura: entre otras cosas, el estrés afecta a tu capacidad de concentración. Sin embargo, con motivos de menor gravedad, también podemos tener una respuesta al estrés nociva para nuestro estudio: el ejercicio y la relajación son los dos aliados clave antes de una dura jornada de estudio.

3 Planificación

Te vas a poner a estudiar. Vale: ¿por dónde empiezas? Lo primero por lo que debes empezar es por aquello de dificultad media; a medida que avanzas en tu lista de tareas, irás subiendo la dificultad de éstas para acabar por las más ligeras: lógicamente, si tu concentración decae a lo largo de las horas, deja lo más sencillo para el final. La técnica pomodoro funciona muy bien para jornadas muy largas: se trataría de un intervalo de 25 min estudiando a pleno rendimiento con un descanso de 5 minutos sin hacer nada, ni pensar en nada, relacionado con lo que estás estudiando. Cada dos horas, te recomendamos descansar 20–30 minutos.

4 Priorizar

Hay que empezar a distinguir lo superfluo de lo esencial y lo sencillo de lo difícil, como apuntábamos en el punto 3. Lo urgente y esencial tienes que hacerlo YA: lo no urgente y esencial es un trabajo a repartir en porciones a lo largo de los días.

5 Evitar distracciones

Apaga el móvil o ponlo en modo avión o silencioso , sin vibración. Sal de Facebook, de Twitter y de todo aquello que puede distraerte, salvo que sea imprescindible para lo que sea que estés haciendo. Cierra la puerta, pide silencio, o vete a estudiar a un centro de estudios.

6 Hacer ejercicios específicos

Hay ejercicios específicos para mejorar la concentración, en caso de estar atrofiada. Los siguiente link son de ejercicios que te podrían servir.

Like what you read? Give Javier Garcia Munguía a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.