Días, sin días

Hay Días que la extraño, extraño esa sanción de ser amado, de ser adoptado por otra persona, días en los que no hago otra cosa más que pensar en ella, en lo que fue y pudo ser. Y en ese ir y venir de pensamientos, de micromomentos que se posan en mi mente y que no se van, desde lo más profundo de mi ser. Le deseo todo el mal del mundo.

Deseo que no encuentre el amor, que no encuentre la paz, que su vida sea tan rutinaria que termine aborreciéndose de ella, deseo que todo el mundo le dé la espalda, que el propio mundo le dé la espalda y que ella misma se dé la espalda, deseo que tenga ese dolor constante del cual no sabemos de donde proviene y que simplemente nos derrota.

Al escribir esta palabras que solo reflejan esta estúpida frustración y resentimiento que poco a poco se apoderan de mí, empiezo a recordar su sonrisa, esa sonrisa con la que mi mundo se detenía por unos segundos para poder contemplarla, recuerdo su cuerpo posado junto al mío en la penumbra de mi habitación, recuerdo su desnudes de cuerpo y alma, recuerdo esas mañanas de domingo en las que encontraba paz, recuerdo esos ojos cafés en los que solía perderme, recuerdo verla sentada trabajando reconstruyendo joyería y construyendo sus sueños.

Hoy esos días de tremenda felicidad los veo cada vez más lejanos, hoy solo tengo días compuestos por segundos, minutos y horas, días vacíos, sin sentido, sin forma; días sin días y sin ella.

Escribo estas palabras porque es la única manera que encuentro de deshacerme de esos sentimientos, esperando que todo lo mal que le pudiera yo desear no se cumpla y que sea todo lo contrario; que encuentre la paz, el amor, el éxito. Porque de esa manera yo estere en paz conmigo mismo y tal vez pueda encontrar paz, amor, el sentido de los días y tal vez hasta puede que llegue a ser feliz nos mas así por puras ganas.

https://www.youtube.com/watch?v=Q3VjaCy5gck

.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.