Primer día de viaje

El día que duró como 40 horas

El tema de aprovechar bien los viajes (o los tiempos del mismo) hacen que uno prefiera viajar de noche y en teoría aprovechas mejor el día siguiente.

En la práctica el día del viaje empezó a las 6 AM y para cuando el vuelo despegó a las 18:50 ya llevábamos casi 13 horas de nervios por no olvidarnos algo en casa, como un pasaporte, la plata o alguno de los chicos.

Encima, tras que venís medio a los tumbos, en el viaje te enquilomban bien los horarios (y el estómago) con el tema de las comidas a bordo y los cambios de hora entre ciudades. Merendamos a las 19:00 camino a Chile, cenamos tipo 23:00 (carne o pasta) camino a Miami y 5 horas después nos largaron el desayuno con omelette y frutas. Y así y todo cuando llegamos a Miami recién eran las 4:40 AM hora local. Y como corresponde turisteamos todo el día.

Volvamos al comienzo. 18:30. Allí está el avión esperando.

Nos permiten subir y empieza el primer vuelo para todos los chicos que disfrutan todo: Despegue, vuelo, turbulencias y aterrizaje. La pasan fenómeno.

El piloto anuncia que el vuelo que parte de Ezeiza hará escala en Santiago y sigue para Nueva York. Julieta cree que es todo un engaño y nos vamos a NY. Logro sorprenderla una vez mas cuando le digo “nada que ver!”

Un hecho hermoso para destacar es el cruce de Los Andes. La vista que se tiene es hermosa aunque se tiene algo de turbulencia.

Luego de todo lo que les conté de los desarreglos estomacales y lo poco y mal que dormimos en el viaje, aterrizamos 4:40 y a las 6 de la mañana ya estábamos liberados.

Fuimos por el auto que habíamos alquilado al que por suerte le añadimos el GPS. Sin este aparatito yo estaría tratando de salir del aeropuerto todavía.

Llegamos al hotel, nos dejaron adelantar el Check-in para las 8 AM y nos regalaron el desayuno. SI!! Desayunamos una vez mas!!!

Tras esto agarramos las cosas y nos fuimos a recorrer Miami Beach. Llegamos a la costa, tomamos la Collins y la recorrimos de punta a punta. Una avenida bellísimo y un entorno increíble.

Luego de andar un largo rato, paramos junto a un parque y fuimos a la playa: Al primer contacto con el agua. Aunque de a ratos llovía, cuando salía el sol pegaba duro. Y eso que acá es pleno invierno!

Terminamos el día recorriendo un shopping en busca de algunas cosas que precisamos para mañana (Ya les contaremos lo de mañana) Tremendo shopping, mucha liquidación post navidades (aunque el cambio no favorezca) y mucho para ver. Sucede que a esta altura ya estábamos liquidadísimos del cansancio.

Fin del día 1.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Javier Ornella’s story.