Image for post
Image for post
Ilustración de “Le avventure di Pinocchio, storia di un burattino”, Carlo Collodi, Bemporad & figlio, Firenze 1902 (Dibujo y grabado por Carlo Chiostri, A. Bongini)

Miénteme, como siempre…

Javier Pallero
Dec 14, 2018 · 6 min read

Proyecto peligroso contra las noticias falsas podría entrar por la ventana en el Congreso Argentino

Aquí el de una propuesta de discusión, con destacados y comentarios para marcar las problemáticas que veo. Lo que no quita que haya otras y que sea necesario un debate con aportes de las personas que estudian la mecánica de este tema que, al revés de lo que pueda suponerse, no está claro ni resuelto en otras partes del mundo.

Este borrador es lo que pude conseguir el 14 de Diciembre por la mañana.


Comentario: “Internet” o “redes sociales” no podrán difundir encuestas, sondeos o pronósticos. Por un lado, evistar que toda la internet difunda algo de eso solo se puede lograr con un corte total. Por el otro, buscar penalizar a redes sociales por lo que podrian publicar los usuarios es desproporcionado y genera un incentivo perverso para eliminar cualquier informacion relacionada con lo que se quiere evitar. Si Twitter, por ejemplo, no lo hiciere, seria multado. Aqui se deberia haber aclarado que son responsables los medios de comunicacion, incluidas las redes sociales, por actos propios y no de sus usuarios.

ARTÍCULO 23°- Modifícase el artículo 64 ter del Código Electoral Nacional, Ley 19.945, el que queda redactado de la siguiente manera:

Comentario: Errores de redacción aparte (el texto es un borrador), hay una cosa buena y varias malas. Las malas primero: por un lado esta bien apuntar a lo masivo y deliberado, pues muchas campañas se han hecho así. Pero hay que tener en cuenta que el problema no se soluciona sólo con eso, pues hay mucha desinformacion que tambien se difunde con pequeños empujones aquí y allá y crece “orgánicamente”.

Respecto del contenido que se quiere penalizar es donde encontramos los problemas mas graves. Se busca penar: “alegaciones inexactas de un hecho”. Toda la publicidad de cualquier tipo es basicamente una alegacion inexacta. Un slogan aspiracional como “pobreza cero” pasa a ser una alegacion inexacta si se lo compara con la realidad. Piensen en discusiones de campaña, promesas o estadísticas (como “la inflación creció a tanto o cuánto por ciento”) donde hay cifras cuya interpretación no siempre es clara ni siquiera para los expertos. Inexactitudes por todos lados. También se pena lo “engañoso”. Casi cualquier cosa que se dice en una campaña puede resultar engañoso, pues de eso se trata la propaganda: de resaltar virtudes y esconder defectos. ¿Eso, configura “engaño”? Quizá no es engañoso si pedimos una intención particular: generar confusión o manipular la opinión pública. Ese elemento o uno así, falta en la definición.

Por otro lado, se busca prohibir: afectaciones a la integridad de candidatos. Pero: ¿qué cosa afecta la integridad? Se refiere quizá al concepto de honor, reputación o imagen, pues en términos jurídicos integridad es un concepto bastante vago y mas relacionado a la integridad física. De todos modos, el honor es un concepto amplísimo. ¿Afecta al honor de un candidato decir que, por ejemplo, “no hizo nada por los pobres”?, ¿o decir algo que puede ser cierto pero que afecta la imagen como “tal candidato tiene causas de corrpución”?. Este es un tema mas bien ético de la práctica política que si se vuelve litigioso y se responsabiliza a medios de difusión de información por publicar estas alegaciones, puede dar el tiro por la culata. Cualquier medio de información no publicaría casi nada, por las dudas.

Finalmente, se incluye como desinformación a “desincentivar expresamente” a votar por un cadidato o partido. La interpretación de qué es eso será apasionante cuando le toque a un juez, porque cualquier publicidad o propaganda es un incentivo para una cosa (votar por mí) y un desincentivo para otra (votar por el otro). Aunque quizá la palabra “expresamente” aclara todo prohibiendo un llamado directo a no votar por tal o cual candidato. Haberlo puesto en esos terminos hubiera aclarado un poco más. Pero: ¿qué se gana contra la desinformación en internet prohibiendo que se llame a no votar por alguien?.

Ahora la buena: actúa un juez. Hay un tercero desinteresado experto en derecho y legitimado para hacerlo que determinará la baja de un aviso, particularmente en un área que es muy ambigua y abierta a interpretaciones. A la necesidad de denuncia judicial la interpretamos del texto de otras secciones de la ley, por lo que habría que aclarar que siempre debería ser un juez el que evalúe cuándo hay desinformación. Y que un juez es el que debería dar la orden de bajada. Sólo al no cumplirla, los medios deberían ser considerados responsables (doctrina de la Corte en “Maria Belen Rodriguez).

Acá las sanciones para los medios de comunicación, incluidas redes sociales, por permitir estas cuestiones de dudosa interpretación.

No entiendo muy bien a qué se refieren con valor megabyte o a la forma de establecerlo objetivamente.

En conclusión: hay que hacer algo con las desinformación en internet, particularmente en contextos electorales. Aunque no está claro y establecido aún que una campaña en internet haga ganar o perder una elección. Pero ciertamente ayuda. Cualquier respuesta estatal a este problema tienen que tener en mente los elementos que influyen, entre ellos:

  • El grado de educación mediática y digital de los electores.
  • El mapa de los medios de comunicación tradicionales y en línea (su concentración, incentivos económicos y políticos)
  • Los datos personales y su explotación, por parte de gobiernos (ANSES, cof cof) y empresas de internet (cambridge analytica, cof cof). Las leyes de protección de datos personales son clave en este sentido. Y hay una reforma que se viene pronto.
  • El modelo de responsabilidad de intermediarios de internet, que no deberian ser responsabilizados por actos de sus usuarios pero sí, claramente, por actos propios. Y donde por regla general debe requerirse una orden judicial que evalúe previamente los intereses en juego, particularmente en casos vagos o poco claros.
  • El mercado de la publicidad en medios e Internet, con sus movimientos de dinero y la poca información que suele haber sobre quién paga por qué cosa y cuánto.

Solo encarando todas esas aristas podemos aproximarnos a una respuesta estatal (regulatoria, educativa, de promociones, etc.) que ayude en el tema. Y es obvio que una discusión a las apuradas en el marco de una ley que toca sólo uno de los aspectos mencionados, no es suficiente.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch

Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore

Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store