De Unicornios y Hadas Madrinas

Figuras mitológicas que nacen en la Agilidad (sólo los viernes)

Algunos dicen que los equipos auto-organizados son como los unicornios: no existen. Supongo que hablar de Hadas Madrinas que hacen bidibibadibibum y ¡zas!, las calabazas se convierten en transporte con corcel, tampoco.

Hoy intento darles vida. Es viernes en la tarde y es hora de mi retrospectiva personal. Por lo tanto, me parece que no hay mejor hora de estos aparezcan (aunque duren hasta la media noche.

Unicornios

Rox, ¿Por qué inviertes tiempo de tu vida personal en algo que no te da dinero? Me preguntaron alguna vez, cuando los invitaba a un evento gratuito de la comunidad de Ágiles México.

Supongo que hasta que no vives el impacto y la transformación que una comunidad tiene en ti, o bien, que tienes en la vida de los demás, no lo entiendes. Hace dos años, el Open Space fue eso para mí. Hoy lo co-organizo y tenemos gente nueva colaborando. A diferencia del año anterior, hoy arrancamos con todo lo que necesitamos patrocinado y con la mitad del cupo lleno en tan sólo un día.

El slack se mueve rápido, las redes reaccionan con emoción, el whatsapp explota. Y todo sin un jefe que diga qué hacer (aunque sí una coach que no deja cambiar el tema). Las habilidades de todos se complementan y ese unicornio relincha y corre cada vez más fuerte.

Para cambiar al mundo, sólo bastan pequeños cambios. ¿Qué tan pequeños? Quizá unos dibujos, una cámara polaroid y algunas reuniones donde nos enteremos cómo dar feedback efectivo. ¡Ah!, y lo llamamos Feedbook y, por qué no, brindamos con tequila al terminar. Ok, no es el mundo, pero sí es nuestro mundo.

La foto no salió (además nos faltan integrantes) pero una vez más, mezclando la creatividad de todos, nace una iniciativa que intenta reducir la frustración y aprender eso que es diferente a sólo quejarnos, explotar y culpar: ¿Cómo escuchar? ¿Cuáles son los hechos? ¿Qué es lo que realmente necesitamos?

Este unicornio aún no se da cuenta que es un unicornio. Pero, como me pasó con juntas efectivas, siento que algo grande está por comenzar.

Hadas Madrinas

Hace un año estaba en Cartagena, en el Agile Coach Retreat Latin America. Y hoy en el ocaso de una semana, con la pesadez de los días (o acaso meses) alguien de ese grupo de WhatsApp pregunta: Y realmente somos Coaches?

Pero una varita mágica entra en mi mente. La invocamos en una reunión simulando el sonido de un tubo metálico que abre un espacio. Y reímos.

Pero estas Hadas no hacen la magia (bueno sí, pero no directamente). No te hacen un vestido a la medida y mucho menos convierten por ti una calabaza en carroza. Hacen que tú hagas la magia. Porque no existe tal cosa como “a la medida” (uno tiene que encontrarla) y tampoco te dicen cómo salir disparado.

En su lugar, te cuestionan y te invitan a actuar con integridad. Te retan: ¿hay una oportunidad ahí? ¿Qué significa actuar con responsabilidad incondicional?

Mi hada y yo, muy cerquita del paraíso (Cartagena)

Y a ti, ¿qué figura mitológica se te apareció hoy?

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.