Pero qué necesidad…

Sin duda después de leer el comentario del pseudo intelectual Nicolás Alvarado llegó a la conclusión de que es un reflejo de lo que es este sexenio en México, es decir funcionarios muy arreglados (emperifollados, diría mi abuela) que cuando abren la boca solo se escuchan tonterías o comentarios de mal gusto y fuera de tiempo.

Digo, cada quien es libre de omitir una opinión, pero hay formas y más si eres un personaje público, si al final a este señor no le gustaba la música de JuanGa, pues está bien y se le respeta, pero los comentarios que hace al respecto en su columna son de mal gusto.

Si el señor es clasista y snob también se le respeta, pero si estás trabajando en la Universidad Pública más importante del país, en la que todas las ideas son bienvenidas (en teoría), deberías de usar tu cabeza y pensar antes de hablar.

Nicolás Alvarado debería de aprender un poco de Barack Obama, estoy casi seguro que el Presidente de los EUA en la vida ha escuchado una canción de Juan Gabriel, pero tuvo el tacto político de dar el pésame y reconocer lo que significa JuanGa para los latinos (Lo sé, hay elecciones en EUA)

Este señor Alvarado es tan, pero tan pequeño en todos los sentidos (al igual que Peña) que solo busca llamar la atención colgándose de otros

Pero bueno, la culpa es mía por dejarme llevar por el morbo y leer la columna de ese señor.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.