Errores que se cometen al trabajar campañas con influencers.

Por: Jesús Mejía

Hoy en día las marcas si quieren vender, deben competir en la redes sociales, para ello deberán incluir en su estrategia de marketing a los influencers digitales, para contribuir e incrementar su WOM con un público específico.

Durante mi experiencia trabajando con diversas marcas, me he encontrado que la mayoría de estas cometen un error muy grande cuando buscan generar ventas y conversación con su público objetivo al contratar influencers digitales( blogueros, twitstars, youtubers, etc.); y es que todas confían sus productos y difusión a personas que cometen muchas faltas de ortografía, que no planean su contenido, no hacen mención de su marca y cuando lo hacen desconocen su tono de comunicación y en si sus beneficios, por lo que el mensaje final no es el esperado, el alcance es mínimo a pesar de que tengan estos influenciadores miles de seguidores o peor aún ni siquiera son el target de la marca, de manera que la gran inversión no genera el ROI esperado.

Por ello en esta guía te voy a decir cuáles son estos errores que se deben evitar a la hora de considerar contratar un influencer para incrementar la presencia de tú marca.

Bien, partiendo con la primera reflexión “Más no es siempre mejor ni cualquier influyente vale tanto para una campaña en concreto.” esto que quiere decir, que no hay que crear falsas expectativas al cliente, por ello si un influencer se compromete a dar un determinado alcance éste se debe cumplir, ya que la mayoría presume tener un gran número, pero en la práctica la interacción es menor a la cantidad que dice tener.

  1. Uno de los errores que se cometen es contratar un influencer sin tener una ESTRATEGIA, además de elegir a influenciadores idóneos para tu marca, se debe pensar cómo establecer una primera relación con él o ella, cómo vas a proponerles la acción, de qué manera van a trabajar (si el contenido es libre, si queremos un determinado contenido o palabra clave, etc…), las fechas de publicación y la supervisión o no del contenido elaborado, esto es importante porque no debe publicarse nada si antes no ha sido aprobado por cliente, hay que recordar que si están pagando, tienen derecho de exigir lo que quiera que aparezca de su marca, respetando su mensaje e identidad. Cuando tengamos estos puntos claros, y la planeación anticipada de lo que se va a decir podemos empezar a trabajar. Jamás se debe ir improvisando ya que esto nos llevará al fracaso con nuestra campaña.
  2. Elegir mal al influencer

Ya lo he dicho el error más grande es dejarnos llevar por el número. Por mucho que un influencer tenga un millón de seguidores o 100.000 usuarios únicos, lo que se debe analizar es si es el más adecuado para nuestra campaña, ya que está comprobado que tener muchos seguidores no hace a alguien ser necesariamente influyente, incluso hay gente que tiene menos seguidores y tiene un mayor impacto.

Por eso, antes de contactarle y hacerle llegar la propuesta, lo primero que hay que hacer es ir más allá de las cifras y centrarnos en la influencia de esa persona. Para ello, lo primero que tenemos que tener en cuenta son los objetivos que nos plantea el cliente. No es lo mismo querer awareness, que tráfico,ventas o conversión. Por eso, a la hora de seleccionar al influencer tenemos que ir más allá de un número, el de seguidores y, tener en cuenta los siguientes atributos de influencia:

A)Grado de afiliación con la marca.

B)Alcance

C)Centralidad de la red de contactos

D)Interés en influenciar

E)Grado de entusiasmo

F)Duración en el canal

G)Duración del tema

H)Frecuencia en el contenido

I)Calidad del contenido

J)Engagement generado por el contenido

K)Elegir entre engagement o conversación

L)Autoridad y credibilidad

M)Alcance geográfico

3. Revisar el mensaje y competencia, este aspecto es fundamental, hay que revisar si el contenido que entrega es de calidad: ¿Emplea información relevante de la marca para conectar al target?, ¿Las fotografías son de calidad? ¿Comete faltas de ortografía que harán huir despavoridos a los lectores y posibles clientes?

Trabaja o trabajó para la competencia, es decir ¿Somos el único cliente o en su blog habla de nuestra competencia directa y en las redes sociales de nosotros? ¿Nos conviene despistar a nuestros clientes?

¿Cómo es su personalidad digital? siempre hay que revisar de qué habla, cómo se expresa y es que siendo embajador la gente lo va a relacionar con nuestra marca. ¿Qué tipo de conversaciones generan sus contenidos en las redes sociales? ¿Nuestros clientes se identificarían con esa persona?

4. La medición constante de cada acción y el resultado de esta experiencia.

La mayoría olvida exigir resultados de esta alianza, es importante conocer el impacto de nuestra campaña desde que el influencer forma parte de nuestra estrategia de marketing. Por lo que será necesario exigir al influencer lo siguiente:

A)Número de likes

B)Número de comentarios

C) Número de menciones

D)Número de veces que se ha compartido su contenido

E)Reproducciones de vídeos

F) Conversión monetaria: ¿cuánto se invirtió? y ¿cuánto se duplicó?.

G) Alcance total del mensaje.

5. Mantener la relación aún terminada la campaña

A la mayoría se les olvida que se debe mantener una relación con el influencer una vez terminada la campaña, por ello sigue sus posteos y comparte, esto generará una mejor relación para futuros proyectos y en ocasiones estos pueden hacer menciones de tu marca de manera orgánica sin invertir un peso.

Espero que la información te sea de utilidad y te recuerdo que si tienes alguna duda me puedes seguir en mi twitter @insustegui o bien escucharme los Sábados a través de Reporte 98.5fm.