Efecto mariposa

“…yo que pensaba que aún volaba y era inercia”

Cada palabra en cada mensaje,
cada ola en cada oleaje, 
recuerdos delirantes complacientes
cómplices de un veneno, 
dulce antídoto,
delirio de naufrago 
con complejo de navegante,
y se detiene en cada recuerdo,
pensando en que todo fue mejor
mucho antes, que cada sonrisa y rencor
pudieron pasar a velocidad de crucero
dando pistas de lo que iba a ser descarte.

Si me dices que vienes, no te quiero,
si me dices que me quieres, no te creo,
como cuando dejamos de creer 
en los reyes magos
niño cruel aquel que le dijo:
“Los reyes magos no existen” 
en la hora del recreo.

El sol ciega sus ojos, 
pero eso no le impide llorar,
se dio permiso para sollozar. 
su ánimo se encuentra flojo,
Supongo que hubiese llorado 
aunque hoy el sol no salga, 
de todos modos.
Cuesta creer a quien se vende
de ese modo, de hecho confieso 
que no la creí del todo.

Delirante y magnificado,
todo lo que sale de la mente
de este ser halado. 
Tras un golpe de viento
su rumbo encontró cambiado
Y la pobre ignorante dijo: 
“Todo es por tu culpa traidor”, 
con voz robótica encarándose
a las aspas del ventilador.

Puedo ver a través de tus alas
la traición representada,
y el ventilador le dijo
“si no agitas tus alas querida
amiga, este bucle de viento 
huracanado no acaba”.
Y salió volando,
dejando en tierra cosas hermosas,
sobrevolando campos de rosas
que pena se dijo dudosa,
ojalá yo fuera como ellas… 
sin saber que si volaba
era porque ella era…

…mariposa.

Like what you read? Give Jesús Mur Fontanals a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.