Premio Al-Shing-On para personas especiales

Venía de copiloto con Juan Ortíz, muy buen amigo mío. Serían las 8:05 hrs aproximadamente. En la radio se escuchaba un aburrido programa sobre la colaboración y esas cosas. No recuerdo exactamente de qué veníamos hablando Juan y yo, lo que sí recuerdo es que al pasar por una esquina, estaba un señor con su camioneta Nissan con el cofre abierto. Me llamó la atención que este señor no pedía auxilio, como que esperaba que alguien le leyera la mente, se nos quedó viendo. Pasamos a velocidad media.

Una cuadra más adelante, sin mediar palabra, Juan dio vuelta en “U” y llegó hasta donde el señor se encontraba y le preguntó: “¿se le ofrece algo?”. El señor con cara de alegría, le dijo: “sí, si me pudiera hacer favor de pasarme corriente, ya tengo los cables listos”. Juan se volvió a dar vuelta y se puso frente a la Nissan, abrió el cofre y le ayudó a colocar las terminales en la batería. La camioneta encendió de inmediato. El señor no sabía como agradecer, las palabras textuales fueron: “Dios lo bendiga mucho”.

Juan no dijo, nada, sólo le deseó un buen día, nos subimos a la camioneta y continuamos nuestro viaje, como si nada hubiera ocurrido. Juan retomó el tema que llevábamos al momento de la interrupción. Para él no fue más que parte de su rutina. Para mí, no lo fue tanto. Yo no sé si Juan se haya dado cuenta, pero le cambió el día al señor que estaba en problemas. La mayoría de los mortales, yo incluido, sólo pasamos la vida sin el ánimo de ayudar a nadie; que cada quien se rasque con sus uñas; que le ayude su familia; que aprenda, para la siguiente a revisar su vehículo. Juan es diferente.

Juan merece el premio Al-Shing-On, que se otorga a las personas que se salen del libreto; a las personas que son capaces de ver la oportunidad de ayudar. Después de este evento, le puse más atención a Juan, y me parece que tiene más tranquilidad que una persona normal. está hecho de otro material, mucho más resistente que el mío. Algún día, cuando yo sea grande, me gustaría ser como Juan.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.