LA VERDADERA VOCACIÓN DE SERVICIO

La vocación de servicio se ha convertido en un slogan al que apela la mayoría de nuestros políticos, para demostrar, o más bien aparentar, que su interés por llegar al Congreso se debe a su deseo de servir a los ciudadanos. Pero ¿Qué entendemos por vocación de servicio?

Vocación implica una inclinación, un impulso, hacia una ocupación. Por otro lado, servir implica ser útil a otros. La vocación de servicio se entiende entonces como el impulso a ayudar a otros de manera desinteresada, sin esperar retribución alguna, ni material ni simbólica ―como fama o prestigio―.

La vocación de servicio, en ese sentido, sería ajena al ámbito de la profesión política, enfocada en la disputa por la distribución del poder dentro del Estado. Estaría más ligada al ámbito de la sociedad civil, a la esfera de los actos voluntarios de los individuos y no al de las imposiciones institucionales, estatales, legales o partidarias. Bomberos es claro ejemplo de una organización basada en una real vocación de servicio. La institución, no estatal, funciona en base a la voluntariedad de sus miembros, quienes prestan un gran servicio a la comunidad sin mediar pago alguno.

A propósito de los incendios a lo largo del país, algunos hablan de crear un cuerpo de bomberos pagado, es decir, de burocratizarlos. Dicha idea parte del supuesto, arraigado en Chile, de que la vocación de servicio es sinónimo de servicio público, o mejor dicho estatal. Sin embargo, Bomberos, a diferencia de entidades burocráticas del Estado con funcionarios pagados, no hacen paros (en cada acto de servicio pasan lista y quien no logra una asistencia anual superior al 75%, es separado definitivamente) y aplican altas exigencias a sus miembros, los cuales constantemente se capacitan para mejorar su accionar.

Si queremos apoyar a bomberos, la solución no es convertirlos en una burocracia más, mejor fomentar la donación constante desde la sociedad civil. Si se quiere proponer apoyo desde el Estado, es decir, vía nuestros impuestos, que sea para que cuenten con mejores equipos. Porque ya tienen verdadera vocación de servicio.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.