El error de Simeone

Suena raro llamarle error a la nota que van a leer a continuación. Lo cierto es que, por ser un equipo vendedor, el Atleti cada vez que tiene un jugador en gran nivel, se desprende. Así fue lo de Diego Costa, que dejó el Manzanares para irse al Chelsea.

Para reemplazar al de Lagarto, Simeone compró a mitad de precio de lo que vendió a Costa, a Mario Mandzukic. A esta altura, ustedes dirán que es un absurdo decir que un hombre que lleva 20 goles en la 2014/15 es un error. Sí, lo es. Pero por características, el intercambio del croata con el hispano-brasileño, dejó al Atleti sin una cualidad letal de los de Simeone.

Mandzukic, es un jugador estático, con buen pie y con uno de los mejores cabezazos del mundo. Pero su velocidad, algo que Costa tenía en gran valor, es baja debido a su altura. Entonces, los colchoneros se quedaron sin ese juego entre líneas que le daba el ex Rayo y pasaron de tener un juego de contra terrible, a ser un equipo más estático cuando juega para el croata.

Está claro que Simeone no come vidrio y fue a buscar un acompañante rápido para tratar de tener esa cualidad al menos en uno de los dos puntas. Griezmann es el goleador del equipo. Lo que demuestra que el juego en velocidad es una materia aprobada con honores desde hace mucho tiempo.

Falcao las primeras dos temporadas y Costa otras dos (en una de ellas fueron dupla), encontraron laderos que, o picaban cuando estos aguantaban, o asistían a las estrellas para que sean punta de lanza en el ataque. Los centros eran la segunda opción, ya que el colombiano y el brasileño también tenían esa característica en su juego.

En la primera temporada de Simeone, la dupla Falcao-Adrián hizo 32 goles. En la segunda, Falcao-Costa, 54. Y en la tercera, Costa-Villa, 51. Esta temporada, Griezmann-Mandzukic llevan 44, pero el equipo no pelea por ya títulos en la 2014/15.

Simeone logra reconvertir su Atlético cada vez que un mercado daña su esquema. Para la temporada que viene, el objetivo será construir variantes que abastezcan al croata y otras que le den alternativas ante equipos con buen juego aéreo.

Like what you read? Give Juan Bronzini a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.