Catalizadores de oportunidades

La importancia de PEMEX y CFE como motores de nuestra economía y futuro

Esta semana quiero hablar sobre dos entidades que son fundamentales para el desarrollo de la economía en México y cuyo peso en la misma es crucial: la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (PEMEX) antiguas paraestatales y hoy Empresas Productivas del Estado con un mandato de ser rentables. Ambas conforman las entidades referencias del país, son baluartes de la seguridad energética de México, y fueron centro de la Reforma Energética de 2013.

PEMEX está entre los diez primeras entidades de su sector en casi todos los conceptos. Por ejemplo, es el octavo productor de crudo, está entre las 100 primeras empresas de Fortune 500 y tiene ventas que representan 2 veces el PIB de un país como Bolivia. En consecuencia, es la empresa más grande de México.

CFE es la compañía eléctrica más grande de Latinoamérica, y atiende a casi 42 millones de personas a partir de sus últimos datos disponibles. Genera el 84% de la electricidad en México, de acuerdo a sus datos públicos. Por otro lado, la mayor parte del 16% restante lo hacen PEMEX y los productores externos de energía.

En 2016, PEMEX tenía más de 125,000 empleados. CFE alrededor de 93,000. Ambas entidades son los dos mayores emisores de deuda del país, llegando a copar más del 30% de las emisiones anuales en pesos durante algún periodo, e incluso por encima de este número en las emisiones en dólares.

Estos datos son significativos para entender su capacidad de mover e impulsar el mercado, y su dimensión a nivel regional y mundial. Sin embargo, PEMEX y CFE son, y seguirán siendo durante un tiempo, los jugadores más grandes del mercado energético nacional. Pero no los únicos.

Gigantes que mueven a México

Una vez abrumados por lo que representan CFE y PEMEX para la economía de México, soñemos con el potencial que tienen de impulsar nuestra economía moderna.

Un buen ejemplo son los famosos Fibras E.

Estos tenían la función de poder llevar al público proyectos relacionados con el sector de Energía, y lograr fondear los mismos. Parece que, de acuerdo a los rumores de mercado, podremos ver pronto el primer ejemplo de uno de estos vehículos a través de una de las dos compañías. Será un gran termómetro de lo ansioso o no que está el mercado de estos productos, y habrá que analizar su recepción y las oportunidades que le seguirán.

Todo esto cobra sentido y relevancia en el contexto de nuevos mercados que vieron la luz gracias a la desintegración vertical de PEMEX y CFE. Mercados que hace algunos años eran totalmente inexistentes — e incluso impensables — y que requieren de nueva y mejor infraestructura para operar eficientemente. Es el caso de las nuevas redes de gasoductos –el gas natural es una de las grandes apuestas del sector industrial mexicano– y las líneas de transmisión de energía eléctrica.

Dentro del sector Oil&Gas también se han visto movimientos no conocidos en el pasado. Ahora, por ejemplo, tenemos un SPAC (Special Purpose Acquisition Company) centrado en inversiones en esta industria, y que probablemente sin el incentivo de una apertura de mercado no habríamos visto.

El futuro que se dibuja

Los datos en relación a financiamiento, y la necesidad del sector para impulsar nuevas alianzas, prospección, e inversión en tecnología, son enormes. Sin embargo, está en la mano de los dos gigantes estatales seguir abriendo el juego que los haga más competitivos e incluso mayores. A mayor capacidad de colaboración y fondeamiento, más posibilidades de emisiones por parte de ellos mismos y otros jugadores.

Un ejemplo de estas nuevas alianzas que están fraguándose bajo las nuevas reglas del mercado petrolero mexicano es Trion. Un campo de aguas ultraprofundas, donde PEMEX apalancará el conocimiento y compartirá los riesgos y la inversión con la australiana BHP Billiton.

Vemos por tanto, después de varios años de la Reforma Energética, buenos resultados en las rondas petroleras de PEMEX y en los primeros pasos de la separación de CFE y la competencia en el Mercado Eléctrico Mayorista mexicano.

En el sentido adecuado, con una coyuntura mundial favorable y sin cejar en el esfuerzo, es irremediable que el sector termine aportando esos puntos adicionales de crecimiento al país que estaba destinado a sumar.

Nota: Gracias a mi compañero Víctor Hugo Vázquez por sus comentarios sobre este artículo.

— — — — —

Artículo publicado originalmente en mi blog. Sígueme en Twitter para más contenido sobre economía, finanzas y actualidad.

Si te ha gustado, compártelo o dale un like :)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.