La frustración de enfrentar un problema aparentemente sin solución

Luis Antonio Gomez
Mar 7 · 9 min read

Hola a todos, estoy devuelta aquí en mi blog, saludándoles y escribiendo sobre temas que en lo personal considero interesantes.

Hace tiempo que tengo la idea de escribir sobre el tema de la frustración al enfrentar problemas aparentemente sin solución, desde la perspectiva de un Web Developer que prácticamente vivimos estas situaciones frecuentemente.

Ser Web Developer es trabajar a la expectativa de que algo siempre va a salir mal o no va a funcionar como esperas, escribes una línea de comandos con carita de esperanza y la consola te responde con un “Something went wrong”, pero ¿sabes qué?, es normal y si llevas años en esta profesión o en alguna donde sepas que va a suceder algo mal tarde o temprano ya no deberías frustrarte tanto.

Para dar contexto de por qué últimamente ya no me preocupo tanto y considero que puedo aportar alguno que otro consejo para enfrentarlo, necesito contarte como antes mi padre me regañaba por casi todas mis excusas, quizás en algún momento te sientas identificado o identificada conmigo.

Te estás poniendo una pared antes de intentarlo

En mi etapa de pubertad era alguien que le daba flojera hacer cosas que no sabía o que aparentemente no tenían sentido, por ejemplo, cuando me pedía mi padre hacer una tarea de la cual no tenía experiencia le decía -Es que no se hacerlo-, y obviamente recibía un regaño acompañado de un consejo como -¿Cómo puedes estar seguro de que no lo sabes si no lo has intentado?, si no lo intentas nunca aprenderás a hacerlo.-

Obviamente no fue la única ocasión que en aquel entonces recibía, hubo muchos regaños/consejos más, incluso me molestaba que me dijera este tipo de cosas, me hacía sentir muy pendejo (con justa razón) pero recuerdo mucho cuando me asignaba una tarea y yo anticipaba los resultados aun sabiendo que nunca lo había hecho.

Frases como -Es que para que lo hago si no va a funcionar, no me va a salir, ¿para qué lo intento?-, y a mi padre si algo le calienta la sangre es una persona con esa actitud pesimista y que se anticipa a los hechos sin haberlo intentado, respondía con su clásico -¡Ya te estás poniendo mil paredes antes de intentarlo chingada madre!, ¡agarra esa madre y hágalo para que vea que si se puede y si no le sale, lo vuelve a intentar hasta que le salga!-.

Esta es una lección que tengo muy grabada en la cabeza y que ahora es como una filosofía de vida que nadie me puede refutar porque a mi familia le ha sido útil para enfrentarse a los problemas con esa mentalidad. Evidentemente nunca aprendí esto hasta muchos años más tarde, después de miles de repeticiones de estos regaños/consejos que actualmente agradezco y aprecio mucho.

A todo esto concluí que dada la vida que tuvo mi padre y el hecho de no tener ningún apoyo con sus problemas no le quedaba más remedio que enfrentarlos con la mejor actitud y animándose a sí mismo, con el afán de creerse que él lo podía resolver todo y afortunadamente le dio resultado porque no he conocido reto al que mi padre le diga que no y si algo no le sale a la tercera vez, solo dice -¡A chingao!, a mí no me ves la cara de pendejo, ahorita jalas porque jalas”- (somos jarochos, usted comprenderá).

Es que no funciona, ya lo intenté

Así como a mi padre, a mí también me calienta la sangre que alguien me responda

-Es que no funciona, ya lo intenté-, si solo te responde eso y no te da buenos argumentos del por qué no funciona, es porque no lo ha intentado todo.

Por ejemplo, en mi caso algo como -Se cayó el servidor, ya intenté conectarme, pero sin el servidor no puedo continuar-, es una persona que definitivamente y que a los muy pocos intentos está dándose por vencido, incluso a esa respuesta le puedes decir — ¿Y ya intentaste comunicarte con el administrador del servidor para que lo resuelva?-. debe haber una excusa muy buena para acudir a alguien más y buscar su apoyo.

Quizás por la presión del tiempo sea válido consultar información a terceros en busca de una mejor solución que la tuya o para saber si a alguien le ha sucedido lo que a ti, ese tipo de excusas suenan a alguien que busca echarle el problema o tratar de hacer responsable a terceros.

Algo que suelo responder a problemas de mi profesión es -Un humano lo desarrolló y un humano lo puede resolver-, a menos que, un ser extraterrestre divino o de inteligencia millones de años avanzada a la nuestra creara el software al que tenemos que dar mantenimiento “aparentemente sin solución” (y digo aparente por que de verdad creo que solo es eso), quizás en ese caso sea válida la excusa, parar y decir que realmente no puedes. Creo que todos tenemos capacidad de darle solución, solo que cada quien requiere diferente cantidad de tiempo, intentos, información y creatividad.

Bueno, pero no te enojes

Sin duda todos nos enojamos al ver que no se soluciona el problema. Todos somos diferentes y aprendemos de una manera distinta, unos con mucha facilidad y otros requieren un poco más de tiempo e intentos antes de ceder a las emociones. En la mayoría de mis casos me enojo más cuando se soluciona el problema pues resulta que la solución al problema era insignificante, cosas como errores de sintaxis, valores que no comprobé que estuvieran asignados correctamente, etc.

Ceder a las emociones ante un problema trae más problemas y sí, es fácil dar el consejo, pero muy complicado darse cuenta de lo que te sucede en ese momento, requiere practicar la resistencia a las emociones, relajarse e incluso buscar una distracción.

Enojarse ante el problema solo evita que puedas pensar claramente y de manera creativa, puede ayudar compartir con alguien lo que te sucede, platicarlo y buscar el lado gracioso de la situación.

Inténtalo más tarde

Como mencioné antes, resulta muy fácil darse por vencido y decir que no se puede esperando que alguien más te diga -Bueno pues ya lo hago yo- o -Está bien, así déjalo, no creo que el cliente diga algo-, las personas que ceden tan rápido no han tomado amor a los retos, no se han dado cuenta del potencial que tienen y sobre todo no se permiten relajarse un momento, darse ánimos y continuar.

Cuando llevas mucho tiempo encerrado en el mismo problema iterando pruebas una y otra vez, llegas a encerrarte en un círculo vicioso donde ya no logras ver más allá, necesitas enfocarte en los problemas desde otra perspectiva e incluso dejar que tu subconsciente trabaje un rato por ti, quizás te llegue la idea mientras comes, ves el cielo, vas al baño o incluso sales a comprar.

La idea es que intentes salirte de ahí mentalmente y trates de tomar el problema desde otro ángulo que te permita observar características que no podrías si siguieras en el mismo flujo, esto por lo regular no toma más de 5 a 10 minutos, no es una excusa para procrastinar y ponerte a ver tu Youtuber favorito.

Los problemas son pequeñas oportunidades

Algo interesante que me ha ayudado a lo largo de la vida es haber aprendido desarrollo web rompiéndolo todo y tratando de arreglarlo hasta que funcionara. Es una gran ventaja porque te llenas de experiencia y la siguiente vez que te suceda un error probablemente ya lo sepas resolver.

Supongamos que trabajas en un proyecto de WordPress, te pidieron modificar un plugin pero tu jamás has desarrollado un plugin tan complicado y este es uno de esos, puedes decir que no y que el proyecto se lo den a alguien más o puedes aceptarlo para aprender de la experiencia, para este caso es seguro que algo va a salir mal pero es una gran oportunidad para aprender cómo se crea un plugin de esta complejidad y como funciona más a fondo WordPress.

Entre más problemas se te presenten, más necesidad de investigar y probar tendrás por lo que la siguiente vez ya sabrás al menos como atender el caso.

Es cuestión de actitud

Buscaba llegar a este punto porque es importante, anteriormente mencioné que regularmente quienes se frustran rápido suelen ser muy pesimistas al respecto, ya están pensando lo peor haciendo comentarios como -Ok, lo resuelvo yo pero me voy a demorar más-, tratando de desanimar a quien le asigno la tarea para deshacerse de esa responsabilidad porque no ve solución.

Cuando tomas de manera positiva el problema y como un reto, se vuelve el trabajo divertido, incluso llegas a preguntarte hasta donde está tu verdadero limite, frecuentemente nos infravaloramos pensando que solo los “genios” nacidos en Estados Unidos graduados de Harvard, MIT o Stanford pueden resolver algoritmos complejos o gente con doctorados en ciencias de la computación, probablemente si, tengan más facilidad para resolver problemas comunes entre nosotros los Web Developers e incluso más complejos pero no quiere decir que nosotros con un simple grado universitario no podamos.

Es cuestión de tomarnos nuestro tiempo, pero solo eso. Recuerda lo que te conté de mi padre, simplemente con actitud positiva, dándose ánimos y creyéndose que puede con todo, tomó ese problema y empezó a buscarle solución, la idea es tomar los problemas con la mejor actitud y empezar a trabajar, después sabrás si el problema es tan complicado como realmente lo creías.

Si tú no te tienes fe, probablemente nadie más lo tendrá (tu mamá no cuenta), pues en las empresas no buscan darte ánimos y mucho menos aumentarte la autoestima, ellos necesitan resultados y nada más, si no puedes, solo te van a reemplazar. Además, ¿no se supone que te dedicas a esto porque te gusta? y nos pagan por ello aun que siendo sincero hay proyectos que de verdad no me gustan pero aun así la vida nunca es 100% lo que nos gusta.

Itera y descarta

Creo que una regla universal para solucionar un problema es iterar con las primeras formas de solucionar un problema, esto al menos descarta que por ahí no va la solución, después podrás empezar experimentando e investigando la opinión de terceros ya sea de tus compañeros o de internet.

Algo fundamental es que nunca subestimes una idea, por muy tonta o redundante que parezca, debes probarla, aquí nuestro trabajo es descartar todo lo que no nos acerque a la solución lo más rápido posible para dejar espacio en la mente y ponernos a pensar con lo que sí y poder así descubrir el camino correcto.

Nunca faltará quien te diga que algo ya lo probó o que eso no funcionará, déjalos hablar y continua, tu y yo sabemos que no importa, la idea es no dejar ningún caso sin probar para saber en su totalidad que eso no funcionará pues ya hemos probado. Lo importante es que tu no tengas dudas y cuentes con información confirmada al 100%.

Al final siempre terminamos solucionando el problema

En la mayoría de los casos donde tengo que trabajar con alguien más y esta persona se frustra rápido siempre termina encontrando la solución al problema, primero empiezan iterando posibles soluciones, echando malas palabras, diciéndote que ya lo han intentado, que no tiene sentido, etc., pero siempre encontrando solución, solo es cuestión de tiempo.

No comprendo por qué no analizan sus casos anteriores y se fijan que en promedio al menos el 80% de los casos los problemas terminan solucionados y que gran parte de ese porcentaje son problemas menores de sintaxis, valores, validación, etc.

Creo que olvidan que no hay problema que dure para siempre, en el peor de los casos solo te empezarán a preguntar por qué no has terminado el trabajo, si de verdad has hecho el esfuerzo por solucionarlo con todo tu potencial, quizás el problema si vale la pena platicarlo con tu superior y presentar tus argumentos del por qué no has podido darle solución.

¿Y si trabajo bajo presión?

En primera no deberías trabajar bajo presión, quizás es una alerta de que la carga de trabajo está mal distribuida y han cotizado mal los tiempos de entrega, todos sabemos que al menos el desarrollo web necesita un tiempo extra para precisamente atender problemas que surgen durante y al final del proyecto.

Pero ya que estás ahí no queda más que hacer el esfuerzo por entregar a tiempo, pero no te excedas, intenta hablar con tu superior acerca del problema que tienes y el por qué no has podido ir en los tiempos acordados, debería comprenderlo si tienes la razón y buscar una solución en conjunto quizás retrasando la entrega un día más o hablando con el cliente buscando alternativa.

Conclusión

Creo que la idea está clara, no anticipes los hechos y empieces con excusas del por qué no se puede solucionar o tomará demasiado tiempo sin antes haber intentado y agotado las posibles soluciones.

La gente pesimista ante problemas arruina el día y no aporta nada bueno a los demás, incluso llegan a cansar, nadie quiere un mal día y mucho menos que le digan que no se puede. Piensa que quizás puedes quedar en ridículo y lejos de dar una buena impresión de tus habilidades podrías echar a perder tu reputación, apuesto que eres bueno en lo que haces, pero te infravaloras y te rindes a los pocos intentos, no soportas el sentimiento de no poder con algo y te sientes atrapado o comprometido a resolverlo.

Luis Antonio Gomez

Written by

Co-founder and Fullstack developer at @wavecodela

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade