Telaraña o Atarraya

Montar un negocio es similar a una telaraña

Buscando analogías, para hacer una distinción entre abrir un negocio y realizar un emprendimiento, se me ocurrió que, podrían ser las diferencias entre una telaraña y una atarraya. Olvidando que la primera, es construida por una araña, para atrapar insectos, mientras que la otra es un invento humano, para atrapar peces. Como mecanismos de recolección de alimentos, se parece mucho a dos lógicas, que buscan el mismo resultado, pero por vías distintas.

La telaraña consiste en un tejido, producto de una proteína, que segrega la araña a través de unas glándulas, para ese fin. El hilo resultante, tiene una alta resistencia, para su diminuto diámetro. Las redes que se forman son pegajosas y están hechas de forma que, atrapen a insectos al caer en ellas y permanezcan atrapados, desplazándose hacia el centro de la red, cuando intentan escapar.

La atarraya es también un tejido, pero hecho con hilo de cáñamo, de forma cónica. Están pensadas, para cubrir un área circular de entre dos y cinco metros. Tienen trozos de plomo en toda la orilla, para que el peso, haga que baje toda la red de forma uniforme, después de haber alcanzado su máxima extensión. Al descender en el agua, atrapa a los peces, que estén dentro del diámetro que cubre, pero al ser recogida, se unen los extremos y se cierra una bolsa interna, que no permite que los peces escapen. Su efectividad es mayor en aguas de poca profundidad y se requiere de habilidad del pescador, para localizar los cardúmenes de peces y para lanzarla adecuadamente. Puede lanzarse desde una pequeña embarcación o estando parado a la orilla de un rio, lago o el mar.

Realizar un emprendimiento es muy parecido a lanzar una atarraya en el lugar preciso

Análisis de las telas de araña

Existen diferentes tipos de negocio, clasificados por capital inicial, su ubicación, su plan de negocio, productos o servicios que vende, cantidad de personas que trabajan en él, clientes a los que va enfocado y forma de propiedad del negocio, entre otras distinciones. Pero el principio básico, es satisfacer una necesidad, ya sea un servicio o un producto, que los clientes no puedan o no quieran proveerse, por si mismos, por lo tanto estén dispuestos a pagar, si esta convenientemente ubicado y en un precio razonable. También tiene mucho que ver, la frecuencia con que se requiera el bien o servicio. En este sentido, al igual que las telarañas, los negocios se establecen en un punto, en el cual hay una regular frecuencia de visita de clientes y dependen de ese flujo, para su mantenimiento y crecimiento. Para escalar y extenderse a otros territorios, requiere de procesos de publicidad, marketing y buena administración, una vez que se ha comprobado el éxito, del modelo de negocios.

La mayoría de veces, este éxito se alcanza por prueba y error. Para la mayoría de personas que buscan independencia laboral, es la forma preferida, porque se puede iniciar con poco capital y mínimos requisitos legales, en el caso de negocios formales, o ninguno si son informales. De esta forma, el riesgo es proporcional, a la inversión que se realiza en un inicio.

Desventajas, cuando una araña teje una red, debido a que sus glándulas de hilado, secretan una proteína, requieren de un consumo alto de energía, que agota a la araña. Un negocio, normalmente depende de su creador, de su energía, seguimiento y supervisión. Lo que consume mucho de su energía y a veces limita sus oportunidades de crecer, por envolverse en las actividades del día a día. Tiende a tener poco tiempo libre, por dedicarse al negocio.

Al faltar el creador del negocio, es muy posible que el negocio decaiga o desaparezca. Otra desventaja es que si un negocio que inicia con poco capital, es exitoso, atrae la atención de capitalistas más grandes que pueden competir en mejores condiciones y también condicionar el crecimiento de nuestro negocio. De esa forma pasa con las arañas, que cuando se sitúan al centro de la telaraña, son presas fáciles de pájaros y otros depredadores.

Con esto, no quiero decir que no valga la pena, mi punto desde el principio ha sido, diferenciar entre poner un negocio y realizar un emprendimiento. Vale la pena, sin duda y es una forma de independizarse económicamente, pero no es la forma mas eficiente de ser rico, cuando uno no lo es. Alguien que ya tiene un nivel económico alto y no depende únicamente de un negocio, puede sostenerlo y hacerlo crecer, con mas probabilidades de éxito. además, puede dejarlo a cargo de un administrador o asociarse con otros, para no invertir todo su tiempo en el día a día. Además, si llega a tener éxito, puede franquiciar su modelo de negocio. Al final, depende de cual es nuestro sentido de vida y que queremos obtener por medio de nuestro esfuerzo.

Caldo o sopa de bagre

Análisis de las atarrayas

También hay muchos tipos de emprendimiento, pero todo parte, de la identificación y solución de un problema especifico. En ese punto, es común que un emprendedor, no sepa quien va a ser su “mejor cliente”, pero va a buscarlo hasta encontrarlo. Para ello, se va a basar en las metodologías mas eficientes, ya que, por lo general, su tiempo y capital, son limitados. Es decir, prefiere invertir la menor cantidad de recursos posible, en crear su emprendimiento y alcanzar el éxito.

Cuando haya identificado al cliente, que puede pagar y desarrollado la mejor solución, buscará la forma de obtener capital, un ángel o un venturista, para establecer un negocio con altas probabilidades de éxito y escalable, con una proyección financiera sana y el mejor equipo de apoyo que pueda reunir. De la misma forma, un pescador con atarraya, va a dirigirse a aguas poco profundas, donde sabe que hay peces, va a identificar un cardumen y va a contar con una atarraya en buenas condiciones, va a saber utilizarla eficazmente, para que al lanzarla alcance su mayor extensión, luego va recogerla, teniendo el cuidado de que la bolsa interna se cierre y no deje escapar peces. Si un lanzamiento no funciona, busca otro lugar y lanza de nuevo la atarraya.

El proceso de lanzar la atarraya, es cansado, lo sé por experiencia, tuve la oportunidad de aprender a lanzar atarraya, en un canal que corre paralelo a la costa, en la región sur de mi país. No fue fácil, los primeros intentos fallaron, no tiraba con suficiente fuerza la atarraya, entonces no se extendía en su máxima capacidad. Después, al recogerla tuve problemas y deje escapar algunos peces. Sacarlos de la bolsa interna, requería de un movimiento, de sacudir e ir extendiendo partes de la atarraya, para que cayeran los pescados y algunos quedaban atrapados en la red, había que sacarlos con la mano. Esto provocó una vez, que un bagre me pinchara la mano con una espina que tienen en la espalda. Fue doloroso en ese momento y no se quitó el dolor hasta el tercer día. Don Julio, el pescador que me estaba enseñando a lanzar la atarraya se retorcía de la risa, viendo como me había picado el bagre. Al tercer día de intentarlo, al fin logré perfeccionar la técnica, tanto de lanzar la atarraya, como la de recolectar los pescados. Al final, preparamos un delicioso caldo de bagres y camarones.

Pero debo reconocer que el emprendimiento, no es para todos, hay que estar dispuesto a seguir hasta el final, a pesar de las dificultades. Hay casos como el de la empresa Rovio, creadora de la exitosa serie de juegos, para dispositivos móviles, “Angry Birds”, quienes crearon mas de sesenta juegos antes de triunfar con los pájaros y los cerdos. Durante cada juego creado, fueron afinando sus capacidades, para hacer que el juego fuera interesante, adictivo y comercialmente exitoso.

La idea que triunfó finalmente, es muy simple. Pero ellos formaron un equipo, que ha logrado explorar muchas posibilidades y variantes de la misma idea, lo han escalado y les ha reportado ingresos y clientes por millones.

Muchos emprendimientos, se hacen también con la idea de vender la solución a empresas establecidas, quienes suelen ser la mas poderosa competencia, con la que los emprendedores se han de encontrar. Entonces, si la idea es buena, se puede vender a un alto precio y así capitalizarse para realizar un nuevo emprendimiento. Con la ventaja de la experiencia adquirida en el anterior proceso.

Pero como desventaja, podemos citar que hay un alto porcentaje de emprendimientos que nunca llegan a cuajar. Por diversas razones, pero principalmente porque:

  • No se logra conformar un equipo adecuado
  • La solución no es la óptima
  • No se ha identificado y creado un perfil del cliente adecuado
  • No se obtiene el capital requerido
  • No se ha desarrollado la suficiente resiliencia para emprender
  • El modelo de emprendimiento no se adecua a nuestras capacidades o preferencias

Para concluir, ambas formas de negocio, requieren de nuestras mejores habilidades y ya que todos somos tan diversos, es entendible que algunos nos inclinemos mas, por la creación de un negocio y otros por un emprendimiento. Ambas son validas y tienen ventajas y desventajas.

Escrito por: Javier España