Bogotá en una cáscara de nuez

Jorge Eliecer Gaitán en un graffiti en Candelaria.

Hay una cosa que posiblemente desconozcas de Colombia. Sus billetes son los billetes mejor diseñados del mundo. Por ejemplo, el político del mural de al lado, Jorge Eliecer Gaitán, está en el billete de 1000 pesos colombianos.

Mil pesos que, al cambio actual, son unos 30 céntimos de euro. Lo que aparente no se debe a ningún tipo de hiperinflación, sino a que les gusta tener precios con muchos ceros. O es algo que no se ha explicado lo suficiente. Igual es algo que a los políticos no les gutsa, y al parecer se ha propuesto cambiarlo, muy recientemente. Veremos a ver qué pasa. Pagar por un café 3500 pesos tiene su encanto decadente.

Aparte de mostrar al propio Gaitán, el billete muestra a Fidel Castro y al propio asesino, que a su vez fue linchado por la multitud, comenzando lo que se llamó el Bogotazo. El billete muestra a este político y a las multitudes que lo seguían, y que presuntamente se vieron envueltas, o causaron, la turbamulta que, entre otras cosas, terminó con el sistema de tranvía de la ciudad. Hubo miles de muertos.

Y ahora está en un billete, y es una persona admirada en todo el país. Que realmente no llegar a ser presidente quizás demuestra que lo admiran y reverencian por lo que habría podido llegar a ser, no por lo que fue. Y en esto quizás se convierte en el único candidato a presidente asesinado que pase a la historia oficial como una figura reverenciada, y esté en los billetes.

José Asunción Silva con un hueco en su corazón

Pero no sólo eso. También José Asunción Silva está en otro billete, el de 5000 pesos. Un billete tan cargado de simbolismo según como se pliegue que merece también pasar a la historia del diseño monetario, si no simplemente a la historia. El billete, plegado de cierta forma, tiene un corazón con un círculo que recuerda donde la bala le causó la muerte.

Muertes, desapariciones, que son la historia de Colombia, la historia viva. De un país que, sin embargo, sigue adelante pese a todo. Sólo no le menciones la serie Narcos. Pero esa es otra historia.

Like what you read? Give JJ Merelo a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.