Las estaciones se preparan ante el inminente “Ataque de los Drones”

Si hace unos años lo último en las pistas (y fuera de ellas) eran las GoPro, tal como avanza la tecnología y si esto no lo para nadie, en vez de una por cabeza como ya estábamos viendo, ahora lo más cool en la nieve es llevar tu propio dron.

Estos ingenios cuasi marcianos empezaban tímidamente a dejarse ver pero resultaban un tanto complicados pues necesitaban de pilotos cualificados que desde el suelo dirigieran sus vuelos, y claro, a ver quién era el guapo que se quedaba grabando mientras tu colega lo flipaba esquiándose un buen powder.

Las cámaras sobre el casco tienen los días contados

Pero como no hay nada que los japoneses no inventen y que los chinos no fabriquen, que aunque estas cosas las desarrollan desde el Pentágono o la NASA, los orientales sobre todo han puesto estos cacharros a pie de calle, o de pistas, para ser más exactos y a precios de risa, los drones se han popularizado y hacen furor en las estaciones de esquí. Los hay incluso que ni siquiera necesitan que los teledirigan sino que persiguen literalmente a sus objetivos.

De ingenios pensados con fines militares, los aparatos de vuelo sin tripulante (drones) se han popularizado

El caso es que ante la avalancha de drones persecutorios que se prevén, y como esto siga la estela de las gopros, en vez de gorros o casco, vamos a llevar todos uno de estos artefactos por sombrero con el consiguiente atasco “drónico” que eso supondrá.

Para poner orden y de paso echar unos dólares a la talega, los americanos, hábiles en ambas cosas, ya han movido ficha con una interesante iniciativa que podría contentar a las estaciones y a los “dronners” que amenazan con ser legión en las pistas.

Hay drones que son capaces de perseguir a sus objetivos durante todo el recorrido

La solución pasa por empresas que contratando a contrastados pilotos de estos aviones no tripulados con cámara, te grabarían tres bajadas por el módico precio de 150 dólares USA con edición de vídeo profesional de alrededor de un par de minutos. Por supuesto, los derechos de emisión en las redes, en su propia casa o en la del vecino serán del cliente.

Estos drones sólo volarían en determinadas pistas de las estaciones en las que además de poner un cartelito que indicara “Zona de Drones”, se tomarían medidas como la de que no hubiera obstáculos como árboles o telesillas o que volaran a determinada altura para evitar que te afeitaran las ideas con sus hélices.

Xavier de le Rue utiliza drones controlados por expertos en sus películas

Uno de los inconvenientes está en ese zumbido que cual mosca cojonera -con perdón- nos va a perseguir durante la bajada pero que luego se podrá sustituir a la hora de realizar el edit por musiquita de la buena. Suponemos que habrá donde escoger.

Los drones son muy sensibles al frío y no pueden volar en condiciones meteorológicas desfavorables

Otros de los problemillas que podrían surgir, a decir de los ingenieros y tripulantes de estos aviones teledirigidos, vendrían del hecho de que como no dejan de ser inventos humanos, no están exentos de tener fallos, así que podrían caerte sobre la cabeza o desviarse hasta un telesilla, cosas ambas que no resultarían muy agradables, como ya os podéis imaginar.

Por ello, quedaría delimitada una zona de seguridad en la que solo se grabaría el descenso durante un corto período de tiempo, aunque en varias veces, y así la cosa quedaría chula para compartirla en las distintas redes sociales o vinieran visitas a casa. Sobra decir que éstas agradecerían enormemente la brevedad del microcorto. ¿Os acordáis cuando os ponían el vídeo de la boda?

Estos “pájaros” cada día llenarán el cielo de las estaciones de esquí

Como todo esto es muy nuevo y la legislación todavía anda en pañales, nos imaginamos que habrá estaciones que prohibirán directamente el uso de estos “pájaros filmantes” en plan particular. No podemos ni imaginar el caos que supondría lo contrario con el Boom que se avecina en esta nueva modalidad de hacerse un movie-selfie desde las alturas. Así que la propuesta de estos profesionales, con sus licencias y horas de vuelo correspondientes, nos podrán dar esas imágenes tan deseadas por muchos y que si se viralizan, pues mejor que mejor que de eso se trata.

En mi opinión, no sé que será peor, si el remedio o la enfermedad. El “ataque de los drones” en las estaciones de esquí es inminente pero si eso hace que desaparezcan los que con una cámara y un palo, un paaaaalo, van grabándose ajenos a lo que ocurre a su alrededor mientras se miran en el espejo de sus Gopros, al menos habríamos ganado una batalla y se evitarán encontronazos pues ya irán más pendientes de lo que se tiene delante.

Promo de Lugares de Nieve en Aramón Cerler con imágenes grabadas desde un dron bajo las expertas manos de Ricard Badía

Entiendo que un buen edit puede resultar muy interesante e incluso llegar a proporcionar algún beneficio aparte del subidón al ego personal y un efímero momento de gloria entre los colegas pero si tanto desde una cámara a ras de suelo como desde el cielo, si está en manos de profesionales, mejor que mejor.

Otra cosa es para aquellos que por su profesión necesitan de las buenas imágenes y cuentan con el soporte necesario y el personal competente para manejarlo y realizar sus filmes como sea preceptivo, usando drones o tomavistas si es preciso, lo cual me parece muy bien.

Y mientras tanto, ¿qué será de los que operan desde los helicópteros? Mal futuro les auguro. Las colas del paro no son ajenas a los avances de la tecnología.

Alea jacta est

¿Qué opináis sobre este inminente ataque de los aviones no tripulados sobre las estaciones de esquí?

Noticias relacionadas:


Originally published at www.lugaresdenieve.com.

Like what you read? Give Solanas a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.