¿A quien ?

¿A quien le pertenecen las noches y sus lunas, las estrellas y sus sombras? ¿A quien le pertenece el brillo entre miradas, los susurros al oido?

¿A quien le pertenece el reflejo del espejo, los secretos de las sabanas?

¿A quien le pertenecen los otoños y sus lluvias, los “te amo” y “te extraño”?

A nadie , a todos.

A todos y a nadie, porque no somos lo que pensamos, todos los días somos diferentes. A todos, porque viven en el recuerdo y a nadie porque morimos al vivir en el pasado. Trascendemos y cambiamos, y cada día es diferente, prometemos vidas que no son nuestras y amor que no tenemos. Es una esclavitud emocional que elegimos a base de miedos , miedos a vivir en el pasado y no tener ningún recuerdo. No le preguntes a la luna si se acuerda, mucho menos a la estrella, que junto con tu promesa, cayo con ella. Todos los soles son diferentes, nunca será el mismo calor, el calor entre las manos. La luna pierde el brillo y se esconde entre las nubes , así mismo tus besos en su cama. A nadie, porque las gotas de la lluvia nunca son las mismas, al igual que tus promesas. Vive los momentos, porque esos sí son tuyos, no serán los mismos dos veces en la vida. A todos, porque son los mismos “te extraño”’s y “te quiero”’s, porque no importa a quien lo digas. A todos porque la luna guarda tus susurros, así como los suyos, en el único lado que le conocemos, el que brilla!. Prométele los inevitables cambios que sufrimos, eso es libertad, prometerle que una vida es una jaula. Que el reflejo en el espejo siempre sea diferente, a veces tu, a veces no, a fin de cuentas solo el espejo sabe sus secretos. A nadie, porque los nombres son iguales, iguales porque siempre terminan en “te amo”. No cuenten años juntos, cuenten países y paisajes, a veces contigo a veces sin ti. Ojalá que no regrese, por que si regresa, te hundes en el tiempo. No dejes que el tiempo marque el crecimiento, altera tu futuro y vive lo que sientes. A nadie, porque siempre hay un recuerdo que te hace regresar, es inevitable. A todos, a todos los que trascendemos en la vida, los que sufrimos desapego. Tu no eres para siempre, no le hagas promesas con el reflejo de la luna en su mirada, no le digas que lo amas, porque entonces lo haces preso, preso del momento en que lo dices. Ama el momento, no a alguien. Ama a todos pero no los guardes en el tiempo, no confundas el amor con crecimiento. A veces lo pienso y a veces lo extraño, a veces muero y a veces crezco.

Like what you read? Give Juan Carlos Ortiz a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.