Newsletter mayo 2020

José Luis Casal
Jun 14 · 7 min read
Image for post
Image for post

Mayo

Como alguien decía por ahí, abril se convirtió en ‘cerral’.

Seguimos confinados en nuestras casas, los afortunados teletrabajando y los demás, o en un ERTE o pensando qué hacer con sus negocios… y sus vidas.

El escenario no se presenta muy halagüeño y la sensación de abandono y de improvisación de los que llevan el barco tampoco ayuda mucho.

Veremos qué pasa. Porque visto lo visto estos días, e imaginando lo que puede venir después de las perspectivas, prudentes, del Gobierno, inevitable no pensar en Dickens y su ‘Historia de dos ciudades’:

‘Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada; caminábamos en derechura al cielo y nos extraviábamos por el camino opuesto. En una palabra, aquella época era tan parecida a la actual, que nuestras más notables autoridades insisten en que, tanto en lo que se refiere al bien como al mal, sólo es aceptable la comparación en grado superlativo’.

En nuestras manos está. Quedarnos quietos, inmóviles y paralizados por la situación o tomar las riendas de nuestras vidas, viendo qué podemos hacer, qué necesitamos añadir a esa mochila… y ponernos manos a la obra.

Saldremos de esta. Nuestras aptitudes serán de gran ayuda, pero nuestra actitud imprescindible. Más que nunca.

Que no nos venza el desánimo. Seamos salmones nadando contracorriente. Llegaremos. Nos lo merecemos.

Y sí, tranquilos, estoy aquí. Y, falte lo que falte… ya falta menos.

¿Qué os cuento?

Que hoy quiero dejarme llevar y no liaros con una densa newsletter, que bastante tenéis con entender las fases de la desescalada. Que son cuatro, pero que se resumen en tres… o algo así.

Quiero que sea algo ameno, divertido y desenfadado, con las habituales recomendaciones de libros, una selección de cursos y tres canciones de regalo.

Y es que la vuelta a la normalidad, o ‘nueva normalidad’, como se han empeñado en llamarla, cada día está más cerca.

Pero hay cosas que quedarán para siempre, nuevas formas de hacer, de trabajar… han llegado para quedarse. Hemos visto que eso de internet es algo súper potente y que nos puede ayudar a que, pase lo que pase y estemos dónde estemos podemos hacer que la vida siga con más o menos normalidad. Algo, además, envidiable en nuestro país, con una de las mejores redes mundiales que ha demostrado su capacidad en momentos críticos.

Muchos han descubierto el teletrabajo y, ¡anda! parece que no es tan malo y hay herramientas para todos los gustos y necesidades. Hasta parece que muchos adoptarán este modelo a partir de ahora.

Y las empresas ya se están preparando para la vuelta, haciendo acopio de mascarillas, guantes, geles, e implementando herramientas que ayuden a gestionar los espacios de manera más eficiente y que ayuden a garantizar el distanciamiento social.

Image for post
Image for post

Y toca ir pensando en la vuelta…

Abandonar los looks de confinamiento, los peinados y barbas semiabandonados por el cierre de peluquerías… esos atuendos semi informales y un poquito más formales para la videoconferencia con el jefe, al menos de cintura ‘parriba’.

En nada toca volver a la corbata, el vaquero roto y desgastado se convierte en pantalón ‘serio’, la pluma vuelve a sangrar tinta, y las camisas con bolsillo (qué mal) de algunos se llenan de bolígrafos (qué mal del todo).

… Y el rincón en el salón se transforma en despacho. Ya nada de sofá o tumbona en la terraza o jardín, toca arrellanarse en el sillón de respaldo, en el mejor de los casos reclinable, poner las manos sobre la mesa y esperar a que aparezca el primer expediente o suene la primera llamada de la ‘nueva normalidad’.

¿Horrible? Pues mira, a lo mejor no… cuando a uno le apasiona lo que hace…

Y es que hay despachos de todo y para todos: frío, funcional, confortable, ultramoderno, cálido o, también, un desastre. Puede tener incluso plantas, más o menos secas, y… una colección de fotos de la familia que, bueno, lo dejo para otro día. Puede ser en lo alto de un rascacielos, todo acristalado, y desde el que divisar toda la ciudad. Eso sí, cuenta con que tendrás a un hombrecillo colgado desde el tejado limpiando los cristales.

Hay despachos de diseño, con muebles angulosos de madera clara y acero, que si el ocupante tiene un poco de nivel, guardarán una joya en forma de mueble de caoba de extrema belleza o alguna pequeña escultura o pintura de algún artista consagrado.

No faltarán los cubículos que ocupan toda una planta. Separados por mamparas de media altura, por encima de las cuales podemos ver al que trabaja, al que whatsappea como un loco o al que busca Pokemons en la oficina.

Pero siento deciros que todos lo que he descrito hasta ahora no son despachos. Ni siquiera la enorme pecera en la que pasa horas y horas el jefe supremo.

No, lo siento. Así como ‘un plato es un plato y un vaso es un vaso’, un despacho… es un despacho.

Image for post
Image for post

He tenido varios a lo largo de mi vida: internos, externos, con buenas vistas y con ‘mejor no tener vistas’… para mi solito, compartido… en algún caso, el cambio incluyó gratuítamente un curso de humildad, comparando de dónde venía y hacia dónde iba, pero todo sea por progresar y avanzar como persona.

Y hay despachos que te marcan. En el podium situaría sin dudarlo:

· El Oval de la Casa Blanca.

· El del Elíseo de la época de Mitterrand.

· El mío.

Sí, quizás habría que incluir los enormes y poco funcionales despachos del Kremlin o el del Papa, poco sobrio, por cierto, pero no quería incluirlos en un ranking y situarles después del mío.

Del Oval poco hay que decir, todos sabemos como es. Banderas, mesa del Presidente, rosas a la espalda, la puerta a la izquierda para que puedan acceder secretarias y colaboradores más cercanos, dos sofás donde reunirse de forma más informal… Sí, lo hemos visto infinidad de veces en televisión, desde informativos de lo más serios a dibujos animados. Y todos sabemos que la persona que se sienta detrás de esa mesa es la persona más poderosa del mundo. ¿Cambios? Yo no tocaría nada. Seguramente Trump, se muere de ganar por colocar una foto de su torre de Manhattan encima de la chimenea y tres chicas rubias en minifalda, posiblemente serbias, que serían las encargadas de custodiar las puertas de acceso al despacho. La foto oficial, permitidme que se me vaya un poco más la ‘pinza’ la imagino con él subido a lomos de una bomba atómica como Dr. Strangelove. En fin… no sé.

El mío es sencillo.

Mesa de bambú, rodeada por una biblioteca que no deja de crecer. Sano vicio confesable. Mi colección de libretas, lápices con goma y Lamys; las Moleskine de mi vida que tanto saben sobre mí…

También alguna foto de quien tengo lejos, muy lejos y Quiero. Quiero tener presente y Quiero con locura. Algún premio, regalo, trofeo, reconocimiento o como lo queráis llamar… Alguna joya en forma de icono del diseño de los de verdad, pequeños recuerdos de mis muchos viajes… retales de mi vida.

Detrás un sofá para relajarme y leer. Un equipo de música de los buenos y alguna cosa que está por venir.

¿Qué queréis que os diga? Sin duda es el que más me gusta de todos. Paso en él horas sin cansarme. No hay nada repujado. Nada de lujos. Nada de ostentosidades. Es un escondite de cariño, Pasión, Ilusiones… y de mi.

Sin duda, mi despacho, es un despacho.

Feliz desescalada a todos y recordad que el genio comienza las grandes obras, pero sólo el trabajo las acaba.

Nos leemos en junio ;)

Image for post
Image for post

Lecturas recomendadas.

Vida 3.0 Ser humano en la era de la Inteligencia Artificial. Max Tegmark. Taurus, 2018. ¿Cómo afectará la inteligencia artificial al crimen, a la guerra, a la justicia, al trabajo, a la sociedad y al sentido de nuestras vidas?.

El emperador de todos los males: una biografía del cáncer. Siddhartha Mukherjee. Debate 2019. una crónica completa del cáncer desde sus orígenes hasta los modernos tratamientos (quimioterapia de diversos tipos, radioterapia y cirugía, además de la prevención) que han surgido gracias a un siglo de investigación, ensayos y pequeños avances trascendentales en muchos lugares.

El mundo que nos viene. Retos, desafíos y esperanzas del s.XXI. Josep Piqué. Deusto 2019. Análisis ameno y panorámico de una visión muy personal de la evolución de las relaciones internacionales. En una realidad marcada por estudios coyunturales, este ensayo ofrece una visión con luces largas que sortea las ramas locales que no nos dejan ver el bosque global. Muy necesario para entender qué puede pasar en un mundo post-covid19.

The Hard Thing About Hard Things: Building a Business When There Are No Easy Answers. Ben Horowitz. Harper Business 2019. Consejos esenciales para construir y dirigir una startup, sabiduría práctica para gestionar los problemas más complicados y que no encontrarás en ningún MBA. Está basado en su blog y contado con su característico sentido del humor.

Cursos recomendados

Inteligencia Artificial y Machine Learning. Muchos de vosotros me habéis pedido consejo sobre cursos sobre estos temas. Aquí os dejo una recopilación que hice para el blog de Kabel donde encontraréis de todo un poco en función de vuestro nivel.

Música recomendada

So American. Portugal the man.

Mad about you (orchestra version). Hooverphonic.

Crossfire. Brandon Flowers.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store