Image for post
Image for post

Marzo

Días invernales con la primavera a la vuelta de la esquina.

Un coronavirus ‘made in China’, que es como una gripe pero que hace que empresas paren sus fábricas en el lejano oriente, ciudades enteras se cierren, multinacionales cancelen los viajes de sus ejecutivos, las Bolsas no lo soporten y se vengan abajo… pero lo dicho, es como una gripe. De hecho hay que estar aislados y ‘juntarse poquitos’, salvo para aquello que pueda resultar una fantástica foto con impacto político. Si eres ‘nacional’, claro..

Impuestos que eran para unos pocos y resulta que serán para todos, promesas electorales que se convierten en hechos totalmente opuestos…

Y estamos en marzo. Algo de sol, pero todavía aire frío… a saber qué ocurrirá en unos días cuando entre la primavera con fuerza y se nos altere la sangre…

Y es que así no se puede. Todos teníamos planes para 2020 y contemplábamos posibles problemas que, quizás podrían ocurrir, o quizás no. Pero esto…..

¿Qué os cuento?

Pues que esto no estaba previsto. Es un ‘cisne negro’ en toda regla.

Para los que no sabéis de qué hablo, la teoría del cisne negro viene de lejos, concretamente del s. XVII cuando exploradores europeos llegaron a Australia y descubrieron por primera vez cisnes de este color. Muchos años más tarde, en 2008, Nassim Nicholas Taleb lo desarrolló en su ‘El Cisne Negro: teoría de lo altamente improbable’ y que os recomiendo encarecidamente.

Resumiendo el vídeo, para que un evento se considere un ‘cisne negro’ han de cumplirse tres requisitos:

· Que sea altamente improbable.

· Que tenga un elevado impacto porque afecte de manera importante a la sociedad en general.

· Una vez ha sucedido tiende a explicarse mediante razonamientos lógicos, pareciendo que iba a ocurrir irremediablemente.

Los atentados del 11S, el Brexit, la aparición de internet, el dieselgate, la erupción del volcán Eyjafjallajökull en Islandia en 2010…, son cisnes negros.

Donde más se suele utilizar el término de cisne negro es en le economía, ya que es donde un fenómeno con éste suele tener más implicaciones ya que el efecto sobre los inversores, y por tanto en los mercados, es enorme. No hay más que ver las bolsas estos días que son pasto de sentimientos totalmente irracionales como el pánico, desviando a muchos inversores de sus objetivos largoplacistas.

Volviendo a la teoría del cisne negro, no olvidemos que son previsiones totalmente inesperadas y de suceder tendrán un enorme impacto. Pero, por ejemplo, en 2019, ninguno de los cisnes negros previstos por Saxo Banksucedió.

Así que, sin miedo a equivocarme, pero sí a contagiarme, el Coronavirus es un Cisne Negro. Es el Cisne Negro de 2020.

Ni guerra con Irán, ni mega guerra comercial USA-China, tampoco lanzamientos provocadores de Corea del Norte… el Coronavirus. Algo que por desconocimiento e incertidumbre está generando un stress diario alterando nuestras vidas. Así que toca estar preparados para cruzar la tormenta con las mejores garantías.

Las diferentes economías se están enfrentando a una importante caída de su actividad comercial. Con bruscas caidas en sus tasas de crecimiento en muchos casos que obligan a informar a los accionistas y mercados de incumplimientos en sus objetivos.

El bloqueo a nivel logístico no tiene precedentes, ya que al interrumpirse en seco la producción en China, el resto de la cadena de suministro se ha parado de golpe. Sólo aquellos que encuentren proveedores alternativos podrán salir antes del parón.

Viajes, eventos y reuniones canceladas. Las empresas se están blindando y no exponen a sus equipos a los riesgos del exterior. El teletrabajo, que en algunos lugares parecía estar abandonado, se impone como solución, así como las videoconferencias y las herramientas colaborativas.

Queda mucho por hacer hasta que entendamos perfectamente el funcionamiento y los efectos del virus. La economía se recuperará, pero le costará recuperar ritmo. No todo el mundo sufrirá de la misma manera, pero sí es cierto que las políticas monetarias de los bancos centrales serán decisivas a la hora de aliviar un poco el panorama, así como incentivos fiscales más suaves mientras dure la tormenta..

Image for post
Image for post
Image for post
Image for post

A las empresas les toca un poco introspección y análisis…

Si la situación se prolonga, ¿cuánto tiempo pueden aguantar? ¿tiene planes de contingencias? ¿hay margen para recortar gastos sin dañar la base del negocio? Y ojo, esto es algo que choca frontalmente con los planes del gobierno, de subir bases de cotización, SMI y otras perlas…

¿Qué pasa si la propagación del virus afecta a los trabajadores? ¿Pueden permitirse cerrar sus centros de producción?

Teniendo en cuenta que los bancos todavía no se han recuperado del todo de la pasada crisis, es posible que si la situación se alarga, la capacidad para inyectar dinero al sistema vía créditos no sea nada fácil y la opción de emitir deuda corporativa tampoco sea tarea sencilla. Pero bueno, no perdamos la perspectiva de que haciéndolo bien, podemos salir reforzados, como Google que supo aguantar tras la caída de las puntocom o el éxito de modelos como Airbnb y Stripe que nacieron en medio de la crisis financiera que todavía colea.

Ojo con las ventas. Los clientes de las empresas pueden cambiar sus objetivos y hábitos de compra, y coger a las empresas ‘con el ritmo cambiado’. Los departamentos de Marketing deben tener esto en cuenta y reorganizar sus planes, estrategias y presupuestos. Con un aumento de la incertidumbre podría producirse un posible aumento del retorno de la inversión.

La inversión ha de ser muy meditada y calculada. Quizás no haya que hacer cambios, o incluso se presenten interesantes oportunidades. Pero no han de ser decisiones precipitadas. De hecho, la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo alertó de una caída de la Inversión Extranjera Directa de entre un 5% y un 15% entre 2020 y 2021.

Resumiendo: nadie se ha arrenpentido nunca de haber hecho ajustes rápidos y decisivos en momentos de gran incertidumbre. En las crisis, los ingresos y la liquidez siempre se reducen más rápido que los gastos, y Darwin vuelve a salir a la palestra recordándonos que los que sobreviven ‘no son los más fuertes ni los más inteligentes, sino los que se adaptan mejor al cambio’ o, en momentos como este en el que la marea baja tanto, es cuando se descubre quiénes llevan bañador y quiénes no.

Un bañador que es rasgo distintivo de las empresas duraderas. Un bañador con la forma en que sus líderes reaccionan a momentos como éste.

Todos somos conscientes de que COVID-19 está ahí y nos preguntamos cómo reaccionará y qué significa en nuestras vidas y empresas. Estamos llenos de preguntas.

El falso optimismo puede llevarnos fácilmente por el mal camino y evitar que hagamos planes de contingencia o tomemos medidas adecuadas. Evitemos esta ‘trampa’ siendo clínicamente realistas y actuando con decisión y frialdad cuando las circunstancias cambien.

Demostremos el liderazgo que nuestros equipos necesitan. Mantengámonos sanos, mantengamos nuestras empresas sanas, y hagámosle un hueco al mundo.

Nos leemos en abril y… lavaos las manos!!! ;)

Lecturas recomendadas

The future is faster than you think. Peter H. Diamandis, Steven Kotler. 2020. Una obra de divulgación magnífica para comprender cómo la tecnología evoluciona exponencialmente y la convergencia con otras resulta en cambios difícil de predecir si no se entiende el marco de pensamiento que proponen los autores. Entender sus implicaciones permitirá a directivos y emprendedores a anticipar tendencias y actuar en consecuencia ante los cambios que se avecinan, más rápido de lo que imaginamos.

Las 48 leyes del Poder. Robert Greene. España 2012. 48 leyes que se pueden aplicar a prácticamente cualquier campo de la vida, bajo contextos históricos reales e interpretaciones que dan mucho que pensar.

Superpotencias de la Inteligencia Artificial. Kai-Fu Lee. Deusto 2020. Una clara descripción de qué trabajos serán afectados y cuándo, cuáles pueden mejorar gracias a la IA y, lo más importante, cómo podemos aportar soluciones a algunos de los cambios más profundos de la historia de la humanidad, que están a punto de llegar.

Written by

Designing Better Business for a Better World. Senior Advisor Bookker, Kabel, Taalentfy, OpenExO. Profe UB-IL3 . #Marketing #Estrategia #Innovación. Aprendedor

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store