Hay que ser optimistas

Me avergüenzo de ser pesimista, aparte de que, según parece, es perjudicial, aunque da prestigio. En política, el pesimismo puede presumir del aval de la experiencia, pero no debiéramos dejarnos llevar por la fatalidad porque, de vez en cuando, Homero no dormita sino que se despierta. Bueno, que les paso una noticia del periódico de mis preferencias: una encuesta que muestra que todos los partidos mejorarían los resultados en unas nuevas elecciones, así que tranquilos.

Sin duda se trata de un premio a los diputados, a los que trabajan por hacerlo, a los que no hacen nada por no molestar, y a los que montan broncas porque ya está bien de tanto muermo, y luego se quejan algunos de que la cultura política dominante es débil, a ver si aprenden del pueblo soberano.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated José Luis González Quirós’s story.