Las posibilidades del calendario electoral ante el 39º. Congreso del PSOE y la repetición de las Elecciones Generales

La noticia hoy es que el PSOE finalmente convoca su próximo Congreso ordinario para el fin de semana de los días 21 y 22 de mayo, precedido de las Elecciones Primarias para la Secretaría General el domingo 8 de mayo. Y es una norma no escrita en el PSOE que su Secretario General es el candidato del Partido a la Presidencia del Gobierno.

Entretanto, conforme el art. 99.5 de la Constitución, tras las Elecciones Generales del pasado 20-D, “si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del Presidente del Congreso”.

Y previsiblemente la actual XI Legislatura sólo durará tres meses, días más o menos, desde la constitución de las actuales Cortes Generales el 13 de enero de 2016. La aritmética parlamentaria impide la investidura de Presidente del Gobierno alguno, ya que el candidato que que proponga del PP suscitaría más votos en contra que los 163 que se garantiza directamente (123 directamente, más los 40 de su marca “Ciudadanos”), y la alternativa del PSOE ya tiene los noes de la mayoría absoluta de los diputados (los del PP, su Cs, CDC y “E”RC), al menos a día de hoy.

Y digo “previsiblemente” porque implica descartar la investidura de Pedro Sánchez previo pacto con Cs para obtener su sí, dando de lado a Podemos e IU, y con el PP para lograr su abstención, que es la tercera combinación posible aunque remota.

No es parece posible que vaya a ver más de tres rondas de contactos del Jefe de Estado con los Partidos para proponer un candidato a la investidura. La semana que viene termina la segunda, y de haber tercera terminaría con una propuesta definitiva a mediados de febrero, momento a partir del cual, conforme el art. 99.5 de la Constitución, si sucesivas propuestas son infructuosas, en la primera quincena de abril, o a sus mediados, se tendrán que convocar nuevas Elecciones Generales.

Para que dichas nuevas Elecciones coincidan en domingo, a la vista del automatismo del Calendario Electoral predeterminado por nuestra Ley Electoral preveo tres escenarios, de los que ahora expongo las dos primeras:

1ª., que tras la actual ronda de contactos, el jueves de la semana que viene se someta a votación por primera vez una propuesta del Jefe de Estado para la investidura y comience el plazo de dos meses, que desemboque tras sucesivos fracasos con la publicación el 5 de abril del Real Decreto de convocatoria de nuevas Elecciones Generales para el domingo 29 de mayo. Hasta el 25 de abril los Partidos podrían presentar los nombres de sus candidatos a parlamentarios.

2ª., que, como la anterior posibilidad es demasiado precipitada, el primer sometimiento a votación de una propuesta a la investidura se posponga para el 11 de febrero, de tal modo que el 12 de abril se puedan convocar Elecciones para el domingo 5 de junio. Es la opción más plausible, pues entrar en junio es hacerlo en el sexto mes con Gobierno interino, con lo que implica para la imagen y credibilidad del país. Conforme el calendario electoral, los Partidos tendrían hasta el 2 de mayo para presentar sus listas provinciales de candidatos a diputados y senadores.

Pero las Elecciones Primarias del PSOE para elegir su Secretario General y de hecho candidato a Presidente del Gobierno -o Secretaria General y de hecho candidata a Presidenta del Gobierno- son posteriormente, el 8 de mayo. Y ahora expongo el escenario pendiente de los tres que anticipaba.

3ª.: Al aparato del PSOE -que no está controlado por Pedro Sánchez- le conviene que las Elecciones Generales se retrasen hasta celebrarse el domingo12 de junio, de tal modo que tenga el margen mínimo para el día siguiente a las Elecciones Primarias -el 9 mayo sería el último de plazo para presentar candidaturas a diputados- para colocar al nuevo o la nueva nº. 1 de la candidatura socialista en la circunscripción provincial de Madrid. Y para ello necesita que las Elecciones se convoquen el 19 de abril, para lo cual la primera votación fallida de investidura debería ser el 18 de febrero.

¿Lo facilitará el actual Presidente del Congreso de los Diputados, Patxi López, fiel a Pedro Sánchez? Y lo más importante: ¿Le conviene al Partido Popular? ¿Precipitará ahora Rajoy su candidatura a la investidura para destartalar a la oposición socialista? Es más, ¿le conviene al PP que la alternativa a la derecha sea Podemos?

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.