Qué podemos hacer los Vecinos para enfrentar la Inseguridad

“Hay que pegar donde uno ve” Boogie El Aceitoso

En un artículo que escribí hace unas pocas semanas intenté llegar a un diagnóstico sobre el problema de la Inseguridad, a partir de mi participación en numerosas “reuniones vecinales con autoridades” sobre el tema, ocurridas mayormente en San Martin (conurbano bonaerense). El diagnóstico obtenido en ese artículo podía resumirse en tres conclusiones:

1. El Problema de la Inseguridad es sistémico: se explica por la existencia y actuación del “Sistema de la Inseguridad”, una compleja trama criminal con fines de lucro, que tiene su columna vertebral en la Provincia/Nación e involucra tanto a los Delincuentes como a los Responsables de la Inseguridad: policías, jueces y funcionarios.

2. El punto más visible de esa trama es la impunidad de los Delincuentes (muchas veces violentos y/o reincidentes), que son bien conocidos por los Vecinos y por los Responsables de la Inseguridad.

3. Los Vecinos (y posiblemente el Municipio entero) no podemos resolver la Inseguridad, dado su tamaño y complejidad. Sin embargo, hay cosas que sí podemos hacer (y que también pueden hacer los Responsables de la Inseguridad). Dentro de las cosas que podemos hacer, las “reuniones vecinales con las autoridades” han demostrado ser prácticamente inútiles.

Partiendo de la conclusión 3 y retomando mi compromiso en aquel artículo, me propongo describir qué podemos hacer los Vecinos para enfrentar la Inseguridad.

Para hacerlo, me gustaría separar los Contenidos de la Metodología. Los Contenidos son el QUÉ vamos a hacer (lo cual debe ser consensuado entre los vecinos), mientras que la Metodología es CÓMO vamos a hacerlo. Me propongo desarrollar principalmente el tema de la Metodología (CÓMO), agregando al final mi opinión personal sobre los Contenidos (QUÉ).

La Metodología que propongo se basa en una cadena lógica que apunta a obtener resultados. Simplificadamente, los vecinos necesitamos tres cosas:

1. Un Diagnóstico acertado y consensuado, para entender y construir entre todos sobre él.

2. Un Objetivo a cumplir, que nos permita saber para qué vamos a trabajar.

3. Un Plan de acción eficaz, que nos conduzca a cumplir el Objetivo.

Se trata de una Metodología general, aplicable a la Inseguridad o a cualquier otro problema barrial. De hecho, su aplicación fue la base de los éxitos obtenidos en el barrio de San Andrés (San Martín, Buenos Aires) para temas muy difíciles que se resolvieron con éxito, como la “Ocupación de la estación de trenes” (que nos enfrentó con la Unión Ferroviaria y TBA), la “Proliferación de edificios fuera de regla” (que nos enfrentó con la Municipalidad y las empresas constructoras) y el “Recorte de los subsidios a las bibliotecas del barrio” (que nos enfrentó con la Municipalidad).

1. Un Diagnóstico acertado y consensuado

Se trata de lograr que los Vecinos actuemos como una entidad única y consistente. No es admisible, tal cual lo describí en el artículo anterior, que los Vecinos nos presentemos ante los Responsables de la Inseguridad con diagnósticos divergentes, inclusive contradictorios, en un clima de gran desorden. Eso nos debilita, ya que nadie nos tomará seriamente.

Lograrlo no es fácil y requiere de un paciente y permanente trabajo de diálogo, es decir, de pensamiento, reflexión, opinión, escucha y respeto. Y, en mi opinión, el vehículo para lograrlo son las “reuniones vecinales sin autoridades”, periódicas y preestablecidas (por ejemplo, cada primer jueves de mes). Como complemento, podemos continuar el debate por medios virtuales (grupo de Facebook, listas de email, etc.). La primera responsabilidad de esas reuniones es consensuar un Diagnóstico, es decir, contestar a la pregunta: ¿cuál es la clave de la Inseguridad?

El Diagnóstico debe ser acertado, ya que de otro modo malgasteremos esfuerzos, producto de no entender la situación. Y debe ser consensuado, de modo que todo el accionar posterior cuente con la comprensión y el apoyo de los Vecinos. Por último, debería estar expresado de la manera más clara y concreta posible. Cuando esté definido, lo dejaremos plasmado por escrito.

Hasta aquí la Metodología, ahora mi opinión personal. Para mí, el Diagnóstico es el siguiente:

· El Problema de la Inseguridad se explica por la existencia y actuación del “Sistema de la Inseguridad”, una compleja trama criminal con fines de lucro, que tiene su columna vertebral en la Provincia/Nación e involucra tanto a los Delincuentes como a los Responsables de la Inseguridad: policías, jueces y funcionarios.

· De mi Diagnóstico se infiere que todas las soluciones “pochocleras” que siempre proponen los Responsables de la Inseguridad (como más policías, móviles y cámaras) son, en el mejor de los casos, inútiles. Y en el peor, una forma de dar más capacidad y poder a los Responsables de la Inseguridad, causa principal del problema.

2. Un Objetivo a cumplir

Una vez que tengamos claro el Diagnóstico, estamos en condiciones de definir consensuadamente nuestro Objetivo, que en principio debería estar en relación directa con el Diagnóstico que hemos elaborado (para eso lo hicimos). Se trata de que tengamos total claridad de para qué vamos a trabajar.

El Objetivo debería estar expresado de la manera más clara y concreta posible. Idealmente, deberíamos ser capaces de medir claramente si ha sido cumplido o no. Cuando esté definido, lo dejaremos plasmado por escrito.

Hasta aquí la Metodología, ahora mi opinión personal. Para mí, el Objetivo a lograr debería ser el siguiente:

· Contribuir al debilitamiento del “Sistema de la Inseguridad”, removiendo por presión social policías, jueces y funcionarios que no cumplan con su deber. El objetivo no sólo busca la depuración de los Responsables de la Inseguridad, sino que también busca conducir la presión de los Vecinos hacia arriba (es decir, que los Responsables locales no tengan más remedio que presionar a los Responsables provinciales); si los Vecinos lograran ser miles, podrían comprometer hasta al mismo Intendente.

3. Un Plan de acción eficaz

Un Plan de acción eficaz (es decir, que logre el Objetivo) resulta siempre importante, pero lo es aún más en casos especialmente difíciles, como el de la Inseguridad, donde los recursos de los Vecinos son muy limitados en comparación con la magnitud del problema.

Las “reuniones vecinales sin autoridades”, periódicas y preestablecidas vuelven a tener un papel muy importante, ya que es el ámbito principal donde se dará seguimiento (qué se hizo, qué se hará) a la ejecución del Plan de acción.

El Plan de acción debería estar expresado de la manera más clara y concreta posible. Expresado idealmente como una serie de no más de diez pasos. Cuando esté definido, lo dejaremos plasmado por escrito.

Hasta aquí la Metodología, ahora mi opinión personal. Para mí, el Plan de acción debería ser el siguiente:

1. Relevar, opcionalmente publicar (en Internet) y mantener actualizada la información (personal y de actuación) de todos los Delincuentes y Responsables de la Inseguridad (policías, jueces y funcionarios). En principio, a nivel del barrio o partido.

2. Evaluar (en las reuniones vecinales) el desempeño de los Responsables de la Inseguridad. Seleccionar los de peor desempeño. De entre ellos, seleccionar a los que sea posible remover (“pegar donde uno ve”). De ellos, seleccionar el Responsable cuya remoción generaría un mayor impacto en el Sistema de la Inseguridad.

3. Exigir la remoción del Responsable seleccionado. Poner todo el esfuerzo disponible en lograr esa remoción.

4. Una vez lograda la remoción, recomenzar el procedimiento.

Algunas preguntas a modo de conclusión

¿Resuelven la Inseguridad mis propuestas concretas? No, como creo que no la resuelve ninguna acción al alcance de los Vecinos. Sin embargo, dentro de las opciones disponibles, creo que es la que más contribuiría a mejorar la situación.

¿Hay posibilidades de que los corruptos removidos sean reemplazados por otros corruptos? Sí, pero el trabajo persistente sobre el tema debería permitir evitar esta situación. Idealmente, los Vecinos deberíamos lograr intervenir en la aprobación de los nuevos Responsables.

¿Existen riesgos (amenazas, represalias) al enfrentar de esta forma al Sistema de la Inseguridad? Sí, pero si vamos al caso ya estamos sufriendo los riesgos de no hacerlo y cada día que pasa parece ser peor. Si creemos que vamos a incomodar al Sistema de la Inseguridad a fuerza de quejas y comentarios en redes sociales, encerrados en casa, estamos muy equivocados.

Como siempre en la vida, si no nos movemos, los problemas no se resuelven. Si somos más y somos solidarios, necesitaremos menos tiempo, exposición y esfuerzo. Es hora de que los Vecinos dejemos la cobardía y la comodidad de lado y tomemos las riendas de nuestro destino. Los Vecinos que vayan a liderar este tipo de acciones necesitarán que les demos nuestra presencia física como apoyo. No hacerlo nos hará Cómplices Pasivos, los miembros del Sistema de la Inseguridad de los que no había hablado hasta ahora.