Es difícil pensar en un recinto universitario sin imaginarse lo común: estudiantes, libros, bullicio, exceso de café para lidiar con las largas horas de estudio. Casi nadie asociaría esta palabra con el verde: verde de la grama, de las hojas de los árboles o de los tallos de las flores. Sin embargo, los estudiantes y empleados de la Universidad de la Sabana sí lo hacen: el campus de esta institución es un homenaje a la madre naturaleza. No sólo es un entorno privilegiado: también está pensado para ser un espacio para la promoción y la práctica de la sostenibilidad.

Tener un paisaje privilegiado no garantiza la sostenibilidad. Por esta razón, el cuidado y mantenimiento son parte fundamental de esta filosofía verde. Esta se traduce en diversas actividades y programas que se han impulsado en el campus como la instalación de papeleras para la separación de residuos, la reutilización de bolsas de café y leche para el procesos de siembra de semillas de diversas plantas, la instalación de jardines verticales, transformación de materia orgánica en abono natural, entre otras acciones.

Además, la Universidad de la Sabana -desde 2013 y en unión con la Financiera de Desarrollo Territorial Findeter- desarrolla la iniciativa Sabana Centro Sostenible con el objetivo de generar un nuevo instrumento de asistencia técnica y planificación para las regiones en Colombia. A través de este proyecto –que cuenta con el aval del Ministerio de Hacienda y Crédito Público- se recupera la figura de provincia, entre otras razones, para asumir y solucionar de una mejor manera los problemas relacionados con la sostenibilidad. Esta importante acción de la institución educativa evidencia su enfoque e interés en temas ambientales.

No solo la dirigencia de la universidad está comprometida con el ambiente: sus empleados también lo están. Sus empleados también han demostrado tener un compromiso real con las prácticas sostenibles.

En mayo de este año, se anunció que a través del Centro de Educación Ambiental para el Desarrollo Sostenible (CEADES) de la Facultad de Educación, la universidad realizaría una caracterización de la biodiversidad del campus. La idea es conocer con precisión la flora y fauna que hace parte del ecosistema del instituto, con el fin de aumentar la población de estas especies.

El campus está pleno de flores y plantas. Crédito: Albina Velasco

En marzo de este año, la misma Facultad de Educación pero a través de estudiantes de Pedagogía Infantil, presentó la campaña “En la onda verde”, una iniciativa que busca concientizar sobre la necesidad de la educación ambiental, mediante la apertura de un espacio para discutir temas referentes al cambio climático y cuidado del medio ambiente. Esto permite predecir que el futuro se percibe aún más verde para la Universidad de la Sabana porque los miembros que la integran están comprometidos con la sostenibilidad. Ellos caminan, de la mano de la institución, por los caminos de la conservación, protección y promoción de la naturaleza.

“En la Universidad de La Sabana no solo somos y hacemos parte de los amigos del río Bogotá y la sabana centro del país. También somos amigos del medio ambiente”, Enrique Bayer.

Autores:

Zamir Hamad / Susana Bonilla / Joanna Mendez / Maria José Solano / Albina Velasco.