CARTA AL AMOR DE MI VIDA

Querido amor de mi vida:

Sinceramente, me preocupa encontrarte.

Muchos no lo entenderán y ni yo misma me hubiese entendido si hubiese dicho esto algunos meses atrás, y de eso se trata. Si no entiendo el amor y no entiendo la vida, mucho menos iba a entender a una persona compuesta por esas dos palabras.

De todos modos a veces me gusta fantasear e imaginarme valiente. Me gusta pensar que ambos seríamos capaces de querernos mucho y bien. Un amor real, sin posesiones ni dependencias, libre de desconfianzas, libre.

Me gusta pensar en el modo en que te miraría, en el modo en que te abrazaría hasta oler a ti y con miedo a soltarte por si decides dejar de ser libre conmigo. Me gusta pensarte en mil partes del mundo a mi lado, comiendo raro y bebiendo hasta que pudiésemos echarle al alcohol la culpa de las gilipolleces con que nos seguiríamos enamorando mutuamente. Echándole la culpa al alcohol y jugando a emborracharte para llevarte a la cama. Me gusta imaginarte escuchándome con una sonrisa cuando me da por que no me puedo callar ni un segundo y me gusta imaginarnos mirando las estrellas mientras hablamos de cosas que no le interesan a nadie y pensamos en voz alta hasta darnos cuenta de que hemos dejado de ver las estrellas para ver otro precioso amanecer.

Me pregunto como será tu risa y que harás para que me atreva a quererte y no huya.

Te advierto que te voy a hacer pasar vergüenza, cada vez que te deje buscarte en lo que escribo y cada vez que salgamos a la calle y grite, salte, cante, baile, me suba a un árbol, me tire al suelo o quiera conocer a una familia entera de gatitos y que tu también te presentes.

Tal vez llegues algún día, tal vez no lo hagas nunca o tal vez ya estés aquí.

Sea como sea te temo, no me apeteces, pero te doy mi primer “te quiero”. Por todas las veces que vas a soportarme y por todas las veces que haremos el amor hasta que te agote.

Siempre es un placer hablar contigo cariño. Nos vemos si así debe ser. Si es, lo pasaremos bien.

Like what you read? Give JOANA LLÀCER GONZÁLEZ a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.