Buscar el elemento idiotizador

La sociedad evoluciona, investigamos y descubrimos más respuestas, pero eso no nos hace más listos. Los emprendedores y negocios emergentes de éxito saben que el ser humano por naturaleza es perezoso y en lugar de aplaudir el esfuerzo mental de nuestra sociedad, buscan lo contrario. Premian que nos convirtamos en zombies adictos a tener una ToDo list lo más despejada posible, a esa persecución de idea de negocio es a lo que llamo buscar el elemento idiotizador.

En el fondo no es vagancia lo que nos atrae, sino tener que dedicar esfuerzos en balde si una máquina lo puede hacer por nosotros, hablamos tanto de dedicación mental como física. Es cierto que ahora somos más multitarea y un poco de ayuda no va mal, pero por desgracia todo tiene su lado oscuro, nadie hace nada a cambio de nada, o por lo menos si hablamos de negocios, y ahí está el secreto, la información que regalamos es el castigo por ser perezosos.

Netflix, Spotify, Uber…

Rápido, de los negocios de más éxito que nos vienen a la cabeza:

Netflix, cada vez nos conoce más en profundidad y su éxito arrollador será que nos tiremos al sofa y él decida que vamos a ver (no me hagas pensar, soy idiota, recuerdas?), con Spotify, tenemos lo mismo, mírame a los ojos, no necesito mejores amigos que pongan mi canción favorita, para eso estás tu, querido Spoty (mis amigos y yo somos idiotas, mejor hazlo tu), Uber, no sé hablar con el chofer, ponme la lista de spoty (si, otra vez) y llévame donde quiera sin mediar palabra. Glovo me permite dejar el coche en el garaje descansando y mientras yo veo Stranger Things puedo pedir unas pizzas, dentro de poco espero que mi smart watch sepa si estoy con hambre para empezar el pedido, a poder ser algo fit para que Nike Training no me riña. Otra forma de meditación es poner una serie que no te guste demasiado (sin el thumb up en netflix) para hacer scroll down en el móvil toda la película, eso me parece maravilloso.

Recopilar información siendo discreto

Vamos a explicarlo para todos los públicos ya que a fin de cuentas, somos todos los que regalamos información personal.

Cada acción relevante que mandamos al dispositivos es guardada en los servidores de la empresa que ofrece el servicio. Si multiplicamos todas esas acciones por todos los miles de usuarios del servicio obtenemos como resultado unos valores estadísticos muy fiables sobre nuestros patrones, es lo que se llama Big Data.

Un ejemplo que se engendró con nuestros gustos y preferencias fue House of Cards, el cual eligió a Kevin Spacey como protagonista y a David Fincher como director con la seguridad de que sería un éxito. Aprendieron de nosotros como el mejor de los espías y sacaron conclusiones sin necesidad de contratar estudios de mercado, ni realizar encuentas intrusivas, ni concursos, nada, la información ya estaba recopilada

Pero no todo es Big Data

Como hemos mencionado antes, existen otros servicios que se nutren del Big Data, pero su nucleo idiotizador no radica ahí, sino en lo físico, no me hagas andar, no me hagas esperar un taxi o pagar más de los debido, la compra la quiero en mi casa entre las 18:00 y las 19:00 y así infinidad de opciones nacen cada año.

Han venido para quedarse, es sencillo comprobar que todos las estamos persiguiendo, aquí un servidor se declara culpable, por favor, visitad la Forbes o pedídsela a Glovo para ver los top tech de estos últimos años. Idioticemos lo que queda antes que lo hago otro.

Por cierto, dadle a like o unos aplausos 👏 👏 👏 en Medium que parece más humano.

Joan Arbó – Idiotizador

Referencias: