BCN, “el tocho” versus “el talento”

En una conversación informal con un programador “freelance” originario de otro país, establecido en Barcelona con una hija de dos años, me confesaba que esta pensando marcharse. Irse de Barcelona, no por falta de oportunidades profesionales, al contrario, estaba pensando marcharse por un motivo más digamos de “intendencia”. ¿Y cual es este motivo?

Los precios de la vivienda esta haciendo inviable que pueda vivir aquí. El propietario del piso le acababa de actualizar el alquiler. Y me comentaba “ mira los portales de pisos.. no hay pisos, no encontraras pisos orientados a que pueda vivir una familia, todo es diseño para cortas estancias”.. y añadía conocer de amigos y compañeros suyos que ya se han ido de Barcelona. Parece que el talento que tanto cuesta crear y atraer, es centrifugado por el tocho, otra vez el tocho.. otra vez la especulación inmobiliaria que centrifuga a sus vecinos, a los profesionales,trabajadores, autónomos,…./….

Y me pregunto, ¿porque estando inmersos en crear y atraer talento en ámbitos punteros como biomedicina, informática , tic.., mobile, estamos permitiendo una ciudad en la que es cada vez más imposible acoger en condiciones de vida dignas el talento necesario para desarrollarlo?

Y se achacan los males al turismo y no, no es el turismo. El turismo es y ha de ser un motor de la ciudad en sus diferentes modalidades, ocio, profesional,etc.

El turismo forma parte de la problemática, pero a mi entender no es la causa de la problemática. No lo criminalizemos.

No tengo la respuesta, lo que si tengo es la sensación de que Barcelona ha acelerado un proceso de centrifugación de sus ciudadanos. Proceso que no es nuevo. Mis abuelos llegaron a Barcelona a principios del siglo XX, mis padres con esfuerzo consiguieron una vivienda de propiedad en un barrio obrero, hoy ninguno de sus tres hijos vive en Barcelona.

Barcelona y su identidad como la conocemos, sera sin ciudadanos un parque temático, negocio privado de unos pocos. Todo ello bajo la atenta supervisión de sus autoridades municipales.

Bienvenidos al “Insert Credit Card” “Buy a ticket”

Like what you read? Give Joan Pons a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.