Challenges and goals

La vida se compone de muchísimos factores. Cada paso que se da tiene un propósito y cada error deja una enseñanza. Cuando se tiene una visión de hacia dónde se quiere llegar, se vuelve monótono y técnico el diario vivir, se deja de lado el «intentar» y todo se quiebra en un accionar sin precedentes. Desde que nacemos empezamos a aprender, la vida se divide en muchos caminos que nos dirigen a un desarrollo pleno e íntegro. Cuando se habla del término aprendizaje se está haciendo referencia a un concepto de enorme importancia para el quehacer psicológico, ya que representa un ciclo que se da en toda nuestra vida. Se nos enseña a articular los primeros pasos de nuestra construcción personal y se nos muestra el mundo como un camino rígido y exigente. Logramos diferenciar entre lo que está bien y lo que no lo está. Coincidimos con mucho y discrepamos con bastantes. El continuo debate sobre intereses y puntos de vista se coloca como el principal escalón para el autoconocimiento personal. A medida que vamos aprendiendo maneras más sencillas de vivir y conllevar todos los problemas que se nos presentan, encontramos retos, pruebas que determinan nuestra habilidad como seres humanos pensantes. Nos equivocamos, fracasamos y nos damos por vencidos. Nos levantamos, triunfamos y volvemos a empezar. Todo se va presentando de una manera distinta, con diferentes soluciones.

Muchas veces las personas intentan conocerlo todo y tener siempre una respuesta para todo. Se dejan llevar por la utopía del conocimiento sin siquiera empezar por equivocarse. Por ejemplo; en los primeros años de juventud experimentamos una mayor libertad como individuos, el inicio de cambios corporales y una madurez en incremento, menos dependencia y pensamientos diferentes a los que antes teníamos. Es una etapa donde cualquier cosa puede ocurrir, donde los errores son admitidos en la lista de logros propios. Es el momento donde queremos comernos el mundo entero y cambiarlo nosotros mismos. Donde pensamos que podemos hacer y lograr lo que sea que nos propongamos. Una etapa de lucha y superación. Progreso, cambios, intereses, experimentación, asombro; nos convertimos en personas que jamás en la vida pensaríamos que íbamos a llegar a ser.

En la vida hay un momento donde nos damos cuenta que sabemos de más. Donde el asombro se escapa y quedamos impregnados de un conocimiento que nos impide conocer, innovar, crear nuevas perspectivas. Cuando se llega a esta etapa es muy difícil no aceptar nuevos retos. Estamos consumidos de competitividad y emoción por salir al mundo y decir: aquí estoy. Continuamos aprendiendo lo que queremos aprender. Enseñamos a aquellos que vemos como compañeros y queremos verlos superándose. Mostramos tantas facetas de nosotros mismos que terminamos desconociéndonos. Nuestro desarrollo moral se acelera y construimos ideales propios, los compartimos. Conocemos el mundo de muchas maneras distintas. Comenzamos a recibir y conservar información que nos interesa. La utilizamos a nuestro gusto y la moldeamos de la manera más correcta según nuestra perspectiva. Mientras más nos conocemos más nos asombramos de lo que podemos llegar a lograr. Como decía Sigmund Freud: «Con solo temer a la mediocridad, ya se está a salvo». Cada meta que ponemos en nuestro camino es una enseñanza y un nuevo reto por cumplir. Se nos enseña a no darnos por vencidos pero no se nos dice cómo. Nos dicen que seamos positivos pero no que seamos realistas. Nos engañan con frases como «todo va a estar bien» en lugar de darnos razones para seguir luchando y cumpliendo nuestros sueños. Nada en la vida pasa porque sí. Ninguna fuerza metafísica va a arreglar todos nuestros problemas solo porque lo esperamos con ansias. Todo empieza por nosotros y lo que decidamos hacer con nuestra vida y para nuestro desarrollo como seres humanos. No se puede esperar siempre algo de alguien más. A veces estamos solos y es una realidad, hay que aceptarlo. Si queremos superación hay que buscarla y conseguirla por nuestra cuenta.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.