Derechos humanos y la reforma fiscal.

Mañana inicia la recta final de lo que podría ser la reforma fiscal. Me preocupa que de la discusión ha desparecido casi completamente la perspectiva del papel que juega la política fiscal en el cumplimiento o incumplimiento de derechos económicos, sociales y culturales.

Vale resaltar que justo este año fue presentada una audiencia temática ante en la Comisión Interamericana de DDHH sobre el impacto de la política fiscal en la protección y el goce de los DDHH, en particular los económicos, sociales y culturales.

Y que en 2017 la CIDH en su Informe sobre Pobreza y DDHH indicó que

"No debe perderse de vista que los principios de derechos humanos constituyen un marco que apuntala las funciones clave de la política fiscal y la tributación. En este sentido, desde el enfoque de derechos humanos, resultan particularmente relevantes para la política fiscal los siguientes principios y obligaciones: aseguramiento de los niveles mínimos esenciales; movilización del máximo de recursos disponibles para la realización progresiva de los DESC; realización progresiva y no regresividad de estos derechos; y el principio de igualdad y no discriminación"

Así que la discusión fiscal es también una discusión sobre el cumplimiento de derechos humanos. Sobre su protección y efectivo acceso. Sobre su avance.

Sin duda la discusión pasa por lo estrictamente macroeconómico: la reducción significativa de la situación deficitaria de las finanzas de Gobierno Central.

Pero no solo pasa por ahí. Pasa también por los efectos que pueden tener las decisiones que se tomen en la Asamblea Legislativa sobre la desigualdad, la pobreza, el acceso a la educación, a los servicios de salud, a la vivienda. Sobre los programas sociales. Sobre los presupuestos que aseguren la estabilidad y fortaleza institucional para asegurar la protección efectiva y la seguridad social en su sentido más amplio. Todo eso está también en juego.

Si se pierde de vista el enfoque de DDHH en la discusión fiscal con facilidad reducirán la discusión haciendo creer que toda vía es buena mientras resuelva el déficit fiscal o parte de él, mientras imponen una vía regresiva, profundizadora de la desigualdad, productora de estancamiento económico y que mantiene protegidas a las élites político-económicas.

Like what you read? Give Jonathan Acuña Soto a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.