Durante siglos se ha mantenido una disputa constante entre aquello que se conoce como la “alta cultura” y la “baja cultura”
Dime que consumes y te diré quién eres
Carolina Flechas
911

No podría estar más en consonancia con tu reflexión. La sociedad parece empeñarse en diferenciar el consumo para distinguir y enaltecer a algunos y meter a otros en el saco de los inferiores y menos cultos. Es el mismo ciclo de siempre a lo largo de nuestra historia, y tú lo reflejas perfectamente con los ejemplos. Sobre todo, me pareció fundamental resaltar cómo mencionas estos dos conceptos de alta y baja cultura, me recuerda a lo que decía Ortega y Gasset; ese rechazo que sentía hacia el auge de «las masas» que amenazaban «la alta cultura». También me recuerda a los pensadores de la Escuela de Frankfurt, a Adorno y Horkheimer con sus teorías sobre las industrias culturales y el capitalismo, o a Hannah Arendt. Mil aplausos, me ha encantado la lectura.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.