Abril, una sonrisa ante la adversidad

Abril quien les habla, quiero contarles mi experiencia con el cáncer. Después de unas semanas de padecer de una fatiga intensa y dolores de cabeza había decidido ir al médico para descartar lo peor.

El 27 de enero del presente año nuestro miedo se cumplió, con 20 años de edad, por la mitad de mi carrera de Negocios Internacionales en UNAPEC, fui diagnosticada con “Leucemia Linfoblástica Aguda”.

Le había pedido mucho a Dios que me ayudara a tomarlo bien y con el apoyo de mi familia, de mi novio y de mis amigos y de gente que ni siquiera conozco, hoy me siento más fuerte, me creo sana en el nombre de Jesús y sé, tengo la certeza de que esta prueba está superada y que sólo tengo que vivir el proceso. Mi sueño es graduarme, convertirme en una persona que sume a la sociedad, que ayuda y que vive para servir, casarme y formar una familia en valores, tal y como me han enseñado en casa. A la vida solo le pido que me permita vivirla y servirle a Dios en el proceso. -Abril

Con lo recaudado pudimos apoyar para cubrir las quimioterapias de Abril, y a las pocas semanas recibimos una noticia que nos lleno de alegría…

¡Abril venció el cáncer! “Luego de 4 meses largos y difíciles, mi médula está limpia y no queda ni una sola célula cancerígena en mi cuerpo, aún no termina la batalla, pues debemos asegurarnos que el monstruo quede lejos, pero nada que no podremos lograr con Dios de nuestro lado”, comenta.

Seguimos de cerca esta hermosa causa, y deseamos que muy pronto esté por completo sana, y que siga con esa admirable actitud, con una sonrisa ante la adversidad.