Viajando con Nissan Leaf 40 kWh

Barcelona — Valladolid — Barcelona

Introducción

En este artículo quiero dar a conocer mi valoración al viajar con coche eléctrico, las cosas buenas y malas que he encontrado en este viaje. En este caso el modelo que tengo es un Nissan Leaf 40 kWh, donde ya aviso que no es un coche diseñado para grandes viajes, debido a su autonomía. Os preguntaréis, ¿entonces porque viajas? Veamos, he realizado esta prueba para poder hacer dos valoraciones, el comportamiento de la batería de mi vehículo y valorar lo que es viajar durante más de 1.400km con vehículo eléctrico.

Antes del viaje

Al viajar con un coche eléctrico debemos planificar la ruta antes de salir de casa, debido a que actualmente no hay tantos puntos de recarga como gasolineras.

Debido a que el navegador y la web de Nissan no permiten planificar rutas complejas, he optado por buscar alternativas.

Planificando la ruta

Planifiqué la ruta con https://abetterrouteplanner.com, y después de alguna modificación el recorrido fue el siguiente:

IDA día 1: Mataró — Barcelona (Punto de partida) — Lleida — Zaragoza — Ariza

IDA día 2: Ariza — Aranda de Duero — Valladolid

Vuelta (+750 km NON STOP): Valladolid — Burgos — Calahorra — Zaragoza — Lleida — Esparraguera — Mataró

Consejo antes de hacer viajar con un coche eléctrico

Acostumbrados a conducir coches de combustión apretando el pedal a fondo hasta quedarse sin combustible, parando sin dar importancia al precio del carburante para llenar el depósito y continuar el viaje. Ésto en el mundo del coche eléctrico no funciona así. Si no quieres quedarte tirado, debes ser consciente del recorrido que vas a hacer y tener un buen control de los kWh que consume tu coche (para los nuevos, es la unidad de energía que consume y se mide en kWh/100km). Algunas recomendaciones interesantes son:

  • Antes de viajar, probar el coche bien en tu día a día y ver qué consumos haces, en nuestro caso como mayoritariamente utilizamos el coche por vías rápidas teníamos un consumo bastante aproximado al del viaje, pero si tu uso es en ciudad o vías lentas, siempre tendrás que añadirle algo más.
  • Nunca viajar y planificar la llegada a los puntos de carga con un 0% de batería, siempre dejar un 10% restante, si no las posibilidades de fracaso van a ser altas, debido a que pueden pasar varias cosas: que hagas más kilómetros por error o que al llegar ese punto de carga no esté disponible y tengas que desplazarte hacia otro punto.
  • Preferentemente, planificar las paradas en sitios donde tengas cerca otras alternativas de carga, aunque no sean súper cargadores. En este viaje, hemos arriesgado en algunos casos pero siempre informándonos si los puntos están disponibles.
Curvas de carga (Captura de pantalla de EasyCharger)
  • Es preferible hacer más paradas y cargar un coche eléctrico entre el 10% y el 85%, que no hacer ciclos completos, debido a que en muchos vehículos cuando la carga llega a ese porcentaje la caída de velocidad de carga es considerable. En nuestro caso el Nissan Leaf 40 kWh tiene una curva bastante mala en la súper carga, tal y como podemos ver en la gráfica, a partir del 60% cae mucho, de unos 45 kWh a unos 38 kWh y luego ya es más exponencial, pero a partir del 85% se pone por debajo de los 20 kWh, el equivalente a una carga de media velocidad, y estamos perdiendo tiempo que podemos recuperar añadiendo otra parada.
  • Por ejemplo en mi caso hay que tener en cuenta que mi coche marca una autonomía real de 260 km aproximadamente, con el uso que nosotros le damos diariamente, pero cuando queremos viajar con él o hacer desplazamientos largos, tenemos que ser previsores y dejar ese 10% de margen, eso quiere decir que debemos reservar 26 km, de los cuales ya no podemos contar con ellos, entonces sería un total de unos 234 km, esto con la batería al 100% y sin degradación. Esto es aplicable a todos los coches eléctricos, pero cada uno con sus números y consumos.
  • Moderar la velocidad, en nuestro caso para asegurar el viaje no hemos excedido la velocidad marcada por la vía. En algunos casos y según condiciones meteorológicas se recomienda bajar la velocidad, por ejemplo en lluvia hay que contar que el consumo es entre un 10% y un 20% más, que lo podemos combatir bajando la velocidad.

Comenzamos la aventura

Primeramente, explicaré cómo he ido avanzando a lo largo de la ruta y luego concretaré otros aspectos sobre el vehículo y los puntos de carga.

Al comenzar el viaje el primer miedo y la primera pregunta que te haces es, ¿voy a llegar al siguiente punto? Sí, si calculas correctamente el viaje y sigues los consejos anteriores, llegarás.

Consumos

Los consumos que voy a compartir los he realizado en condiciones meteorológicas con cielos nubosos y algunas lluvias fuertes, indicaré los tramos, ya que varia el consumo. El acabado Tekna de mi coche, lleva llantas de 17” a diferencia de las de 16” de los otros acabados, y esto hace que el consumo aumente, para que lo tengáis en cuenta.

IDA

VUELTA (+750km ‘NON STOP’)

A los tiempos totales hay que sumarles los tiempos de carga, donde en la vuelta hemos llegado entorno a las 14 horas.

Captura del Ordenador

Los consumos de la tabla son con una conducción suave, excepto acelerar para adelantar. He llevado todo el rato el Nissan Leaf en modo Eco y con el ProPilot (asistente de velocidad, carril y dirección) activado. El resumen de los tramos se han medido con el Ordenador de a Bordo 1 y el consumo total, ida y vuelta, con el Ordenador de a Bordo 2. Puede haber alguna variación, pero es lo más real posible.

Teniendo en cuenta que en un viaje tan largo hay muchos factores: vías rápidas, meteorología, tráfico, calentamiento de baterías, accionamiento del aire del coche… creo que hacer una media de 15,5 kWh IDA y 15,9 kWh VUELTA está muy bien, hay otras unidades en el mercado que están por encima. Os podéis fijar que en el tramo Zaragoza — Lleida he indicado que había retención y el consumo ha sido de 13,6 kWh en 132 km, esto es debido a que el coche eléctrico consume menos a velocidades bajas y en retenciones.

Otra de las curiosidades del vehículo eléctrico es que al ganar altura siempre sabes que vas a recuperar en la bajada, nos ha sorprendido mucho bajando por ejemplo por un puerto de Cataluña, “EL BRUC”, que llegó a recargar un 2%, la media bajó 1–2 kWh y la autonomía subió. Mientras el coche de combustión gasta, el vehículo eléctrico, recarga y aumenta autonomía.

Batería

Antes de comenzar con este punto, el cual voy a sacar las cosas buenas y malas, quiero decir que el Nissan Leaf 40 kWh es un coche concebido para el día a día, no para viajes largos.

Tal y como menciono en el punto anterior el coche tiene buena autonomía para el uso diario, por lo tanto en ese aspecto considero que la batería al 100% de su vida útil está bien, y más adelante entenderéis este último matiz.

En el viaje me he encontrado un problema, el calentamiento de la batería, que mucha gente debatía este tema pero nadie ha mostrado con datos reales. Uno de los motivos de este viaje era para probar si esto era cierto, y tengo que daros la mala noticia: SI, ES CIERTO, a medida que vamos haciendo cargas rápidas en el viaje, llega un punto que la temperatura de la batería sube y la velocidad de carga cae en picado. He utilizado Leaf Spy Pro y el conector OBD Lelink 2 para capturar los datos.

Captura donde podemos ver que cargamos a 44,87 kW en condiciones normales y al calentarse la batería pasamos a cargar a 18,23 kW. **Durante el viaje bajó hasta 14 kW.

Por último hablaros de la degradación de la batería. Si, un coche eléctrico también tiene desgaste, y el más importante y a tener en cuenta es el de su batería. Es otro punto donde viajando he podido observar que si nos excedemos en súper cargas la batería sufre y se expone a una degradación, incluso me atrevo a decir que es peor de lo que indica Nissan. Esto es debido a la refrigeración pasiva del Leaf, que hubieran solucionado con una refrigeración activa (ej. Líquido refrigerante en la batería). Por ejemplo podemos ver que en el viaje de vuelta, cargando 5 veces en CHAdeMO hemos degradado la batería un 0,07%.

Tabla de control de la batería

La degradación de la batería, igual que las velocidades de carga, la he comprobado desde Leaf Spy Pro, una herramienta muy útil para ir revisando el estado de vuestro Nissan Leaf. Esta herramienta nos va haciendo un volcado en DropBox para poder sacar datos como la tabla anterior.

Puntos de carga

Al principio tenía miedo por si los puntos de carga iban a estar disponibles y funcionando correctamente y tengo que decir que aún habiendo escasez de puntos, todos estaban operativos y libres.

Las redes de carga usadas han sido EasyCharger, Ibil, Iberdrola, EVCharger y red de cargadores Nissan.

Hablando de precios, los precios más competitivos son los de EasyCharger, ya que para los usuarios propietarios de un Nissan hablamos de 0,15€/kWh, para el resto de usuarios 0,30€/kWh, el mismo precio que la red de súper cargadores de Iberdrola. Seguidos de el resto que hemos pagado hasta 0,45€/kWh (Ibil y EVCharger). Las paradas en los cargadores de Nissan han sido gratuitas.

En cuanto a complejidad de carga, creo que aún tienen que mejorar los puntos de carga en España, ya que debes descargarte una aplicación por cada red de carga, introducir todos nuestros datos y una tarjeta para realizar los pagos. Podéis ver que gente que no se maneje muy bien con la tecnología es un problema, además hay que llevarlo preparado con anterioridad, de lo contrario perderás el tiempo bajándote la aplicación, introduciendo datos y método de pago.

He encontrado algún fallo la aplicación de EVCharger, las veces que paré a cargar, cuando luego desde la aplicación cancelé la carga no funcionaba, si estás lejos del coche y no puedes cancelar la carga, te seguirán cobrando y no podrás parar la carga en el porcentaje que quieras para no degradar tu batería.

Valoración final

No os asustéis con todo lo que he dicho en este artículo, el coche es perfecto para la gran mayoría de casos en nuestro país, donde normalmente no hacemos desplazamientos muy largos para ir a trabajar, la gran mayoría los cubre este coche eléctrico. Si al final del día lo dejamos cargando en nuestro cargador de casa, con una carga más lenta, la batería no sufrirá tanto.

El coche eléctrico es perfecto para el día a día, por su suavidad de conducción, aceleración y sobre todo si haces kilómetros por el ahorro en combustible, peajes y revisiones.

En este artículo y al ver como se comporta la batería, recomendaría informase muy bien antes de comprar un vehículo eléctrico y de los cuidados de su batería.

Como hemos visto el gran problema es que este coche no está diseñado para viajar, pero si no te importa el tiempo de viaje, yo recomendaría usar el Leaf 40 kWh en distancias donde máximo carguéis dos veces en súper cargadores, para evitar excesos de calor en la batería y degradación.