BANKSY: La vanguardia transmoderna.

En el libro “La sonrisa de Saturno” la filósofa española Rosa María Rodríguez acuño por primera vez el termino transmodernidad. Para la hispana resulta inadecuada la concepción posmoderna de la nulidad de “grandes relatos” ya que considera el presente consignado por un “gran relato”, es decir, la “globalización”. Esta se caracteriza por las nuevas dimensiones del mercado y la geopolítica así como el efecto inesperado de las tecnologías de la comunicación y su influencia en aspectos culturales, económicos, sociales y hasta ecológicos. Es preciso mencionar que esta época también ha sido llamada “capitalismo tardío” por Fredric Jameson, “modernidad líquida” por Zygmunt Bauman o “desierto de lo real” por Slavoj Zizek.

Banksy aparece y presenta su propuesta artística en este tiempo transmoderno. Su discurso es un buen ejemplo de ello. Desaparece al creador que produce y propone las obras. Inserta en el espacio público sus acciones, sin una geografía física definida, con un enfoque global y utilizando las distintas tecnologías de comunicación para enviar el mensaje.

Un buen día, una clásica cabina telefónica londinense, doblada por la mitad y al parecer vandalizada, apareció en la capital inglesa, al poco tiempo, se convirtió en una referencia del barrio en el que tomó lugar y cuando las autoridades quisieron removerla, el vecindario protestó. Esa fue una de las primeras acciones que empezaron a suceder y que después serían atribuidas al nombre o insignia: Banksy.

Rápidamente, con inteligencia, una estrategia transmoderna y mucha creatividad, el fenómeno se hizo popular en el mundo. La noticia de una persona amarrada y vestida como recluso en Disneylandia fue relacionada con la aparición de múltiples grafitis a manera de stencil. Imágenes que presentaban la condición de clases o bromas acidas sobre la represión y la violencia. Por ejemplo, un niño desnutrido cargando como carreta a una pareja de rubios obesos, una niña revisando a un policía o un grupo de niños negros montados con una bandera sobre un coche destruido. La inocencia, se mostraba, había sido lastimada.

Los grafitis de BANKSY han aparecido en Chiapas

Banksy, el grupo, la persona o la firma, han realizado acciones que cuestionan la realidad social y cultural que permea el presente. Una de las más conocidas, es la que sucedió en el Museo del Louvre en Paris. Una persona discreta y burlando a la seguridad del lugar, colocó pinturas satíricas junto a las obras más conocidas del mundo del arte. En otra ocasión, en una presentación pública, un “hippie” con pancarta en mano, increpó y felicitó al Príncipe Carlos por su excelente gusto por las buenas drogas y le pidió con respeto el dato de su dealer. También se cuenta de aquella de un camión repleto de animales hechos de peluche que dieron un amplio recorrido por las calles de Nueva York. Sin olvidar los grafitis que han aparecido en Afganistán o Chiapas.

Venta de obra de BANKSY

Esta propuesta radical es reconocida no solo por el público de a pie sino también por los coleccionistas del arte. Los stenciles o las bardas grafiteadas, se han colado en las subastas y generado espectaculares ventas. Es aquí donde se ha dado otro de los cuestionamientos. Hace poco, en Nueva York, cerca de una subasta en la que se expondría el trabajo de Banksy, un señor en un puesto callejero, vendía a su vez, obras originales de este a precios muy accesibles.

“Daily Mail” asegura que Robert ‘3D’ Del Naja, vocalista de Massive Attack es BANKSY

Mucho tiempo se ha rumorado la identidad de Banksy. ¿Es una persona o un colectivo? Recientemente el medio “Daily Mail” publicó una nota asegurando que tras una amplia investigación se percataron que la persona detrás del nombre Banksy es Robert ‘3D’ Del Naja. Vocalista del grupo de trip-hop Massive Attack. Pero nada es oficial y ‘3D’ responde al respecto: “Todos somos Banksy”.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.