FORTALEZA

Cuando te sientas derrotado, tan mal que tu mera existencia es un continuo sufrir. Ya sea por perdidas, deseos no satisfechos, lucha por lo imposible, sueños frustrados. Y lo único en tu mente son pensamientos no gratos, inyectando un alto porcentaje de negatividad a tu alma. Te sientes perdido hundido en la depresión y no encuentras salida. Recuerda en ese momento que no eres el único en este mundo, y existen millones de almas en tu estado, quizá en peores condiciones que tú asimílalo al grado en que tu existencia puede incluso llegar a ser insignificante para el universo. En ese momento levanta la frente, libérate de las cadenas del sufrimiento y se feliz, se feliz por aquellos que no lo son y lucha por ellos que no pueden apreciar aquellos pequeños detalles que el camino tortuoso de la vida puede brindar.

Sigue avanzando cada vez con mayor fuerza.