Impresión 3D de órganos con biomateriales

Integrantes:

  • Moreno Amoretti, Raul Jafet — 201720020 — Ing. Mecatrónica
  • Bracamonte, Cesar — 201820027 — Ing. Electrónica
  • Fiestas, Jorge — 201710307 — Computer Science
  • Ocsas Sosa, Carlos — 201520168 — Ing. Industrial
  • Cayo Stephen, Joaquín — 201710560 — Ing. Mecánica

Introducción:

En UTEC ya se estudia la carrera de Bioingeniería y aquí se busca crear tecnologías y mejorar la que ya se tienen para salvar más vidas de la mano de la medicina. Una gran parte de esta carrera son los biomateriales. Estos materiales se usan para hacer prótesis e implantes sin que el cuerpo los rechace o se envenene. Dentro de la categoría de biomateriales está la bioimpresión, y esta consiste en crear tejidos y órganos con las propias células del paciente, utilizando impresoras 3D.

Esta tecnología sintetiza conocimientos de biología, creación de materiales y impresión tridimensional. Algunos países donde se desarrolló y estudió por primera vez esta tecnología fueron España y Estados Unidos. Las impresoras 3D utilizan modelos digitales para crear objetos reales, juguetes, joyería e incluso comida. Sin embargo, la capacidad de estos artefactos llega incluso a poder imprimir tejidos y órganos, utilizando las células de las personas. De ser implementado, se podrían realizar muchos trasplantes de órganos y salvar muchas vidas. En esta investigación veremos si esta tecnología vulnera los principios morales que nos plantea Peterson y si es éticamente correcto implementar este tipo de Biotecnología.

Principios morales de Peterson:

Autonomía:

¿Los individuos involucrados con la intervención tecnológica son conscientes de lo que significa su participación en dicha iniciativa?, ¿Las acciones de los individuos implicados son resultado de su voluntad?

Esta tecnología se aplica con el consentimiento de los pacientes. Son ellos quienes se someten al trasplante. Técnicamente, es aceptar a ser operado. Desde otro punto de vista, la información necesaria sobre estos avances tecnológicos, las pueden encontrar publicadas en la internet y la gran mayoría de personas pueden acceder a la información sobre este procedimiento y conocer sus beneficios y posibles consecuencias.

¿La intervención tecnológica se presenta sin conocimiento de los involucrados en la misma? ¿Los posibles afectados por la intervención tienen conocimiento de las implicancias de la puesta en marcha de dicha iniciativa?

Este asunto es muy similar a tener una cita con el doctor. Tú padeces algún mal y el doctor te sugiere hacerte una operación porque sino mueres. Tus conocimientos sobre medicina son limitados, así que tienes que aceptar el consejo de un profesional por tu bien. Bueno, ahora imaginemos que el doctor te sugiere usar un órgano impreso porque sería más efectivo y quizás más seguro (o barato), entonces tus conocimientos limitados sobre medicina te obligan a aceptar por tu bien. Básicamente, sería una opción más que podrías tomar para salvar tu vida.

¿La intervención tecnológica genera una disminución en la libertad de acción o pensamiento de las personas? Por el contrario, ¿promueve la libertad y autogobierno de los individuos?

No disminuye la libertad de acción o pensamiento de las personas, todo lo contrario, les brinda una oportunidad para poder salvar sus vidas. Promueve la libre elección y el autogobierno de las personas porque, como mencioné antes, es una oportunidad extra que puede ser tomada en cuenta por una persona. Además, esta tecnología no es la inserción de un producto artificial dentro de tu organismo, es si no, un andamio y una guía para que tus propias células puedan crecer y formar nuevos tejidos.

Equidad:

¿La intervención tecnológica afecta de alguna manera los derechos de las personas?

Desde la perspectiva de titularidad podemos decir que contribuye con el derecho a la vida. Sin embargo esto se dará solo con un debido proceso de regulación y control de calidad, ya que si se hace mal podría dañar seriamente a los pacientes que se sometan a este procedimiento.

¿Las consecuencias de la intervención tecnológica se distribuyen por igual entre las personas involucradas o afectadas?

Para esta tecnología es inevitable pensar que de primera mano no será accesible para todo el mundo ya que involucra un alto costo tecnológico que tal vez sólo un grupo privilegiado de personas podrá pagar. Esto plantea un gran desafío para los desarrolladores de esta intervención tecnológica: ¿Cómo hacer para hacer llegar esta tecnología a cada paciente que lo necesita?

No obstante, actualmente no existe otra manera más económica de conseguir órganos de donación por lo que la aplicación de esta tecnología tal vez no disminuirá el costo pero sí podría aumentar en el futuro la disponibilidad de órganos que actualmente no satisface la creciente demanda.

Otro aspecto interesante de la impresión de órganos es que la tecnología de crear órganos ya era una realidad antes que las bioimpresoras, solo que estas ayudaron a volver el proceso más rápido y de mejor calidad (Anthony Atala, Director del instituto Wake Forest de Medicina Regenerativa).

¿La intervención tecnológica permite que las personas involucradas en la iniciativa reciben lo que se merecen?

Claramente la prioridad de ética en la medicina está en salvar el mayor número de personas, logrando mantener la calidad de vida de estas. Por tal motivo el derecho de la vida es intrínseco. Por lo que darle la posibilidad a un ser humano, incluso otro ser viviente no humano, de alargar su vida es algo que se merecen.

Costo-Beneficio:

A pesar de ser una tecnología relativamente nueva, la impresión de órganos ha mostrado tener muchos más beneficios que costos. Sin embargo, esto no significa que la tecnología sea perfecta o esté libre de riesgos y amenazas. Dentro de los principales beneficios que brinda esta tecnología se encuentran los siguientes.

Un primer beneficio que proporciona esta tecnología es que reduce la dependencia de los pacientes en la disponibilidad de los donantes de órganos. Uno de los principales problemas de los pacientes que necesitan un transplante es la poca disponibilidad de donantes, lo que muchas veces puede retrasar su tratamiento. Al poder imprimir órganos ya no habría un límite en la disponibilidad, y por lo tanto más gente podría ser tratada de manera más rápida.

De manera similar, esta tecnología permite la reconstrucción parcial de órganos. En la actualidad, si parte de un órgano se encuentra en mal estado este debe ser reemplazado por el órgano de un donante, sometiendo al paciente a una operación peligrosa y complicada. Por el contrario, con la implementación del la bioimpresión, aquellos órganos que están parcialmente dañados no tienen que ser retirados totalmente. Solo la parte dañada del órgano debe ser retirada la parte dañada, el resto del órgano puede ser reconstruido a la medida. Esto implica una cirugía menos invasiva y más segura.

Por el contrario, un primer argumento que se puede formular en contra de la impresión de órganos es su costo. Ya que la tecnología es nueva, el costo de la implementación de la cirugía es actualmente muy elevado, lo que hace que el producto no sea accesible a muchos. Sin embargo, esto probablemente cambiaría si la impresión de órganos lograra incorporarse completamente en la industria.

Otra desventaja de la impresión de órganos es que muy poco ha sido investigado en este tema, por lo que realizar estas aún presenta cierto nivel de peligro. Por más que cientos de personas quieran probar la impresión de órganos, la verdad es que muchas pruebas aún tienen que ser realizadas para comprender los efectos a largo y corto plazo de la operación.

Considerando las ventajas y desventajas de la impresion de organos es fácil notar que los beneficios de esta tecnología son mucho mayores que los costos. Es por esto que desde el punto de vista del principio de Costo-Beneficio que presenta Petterson, esta nueva tecnología si parece ética.

Sustentabilidad:

Por el momento esta intervención tecnológica no es capaz de producir un agotamiento de recursos naturales. Esto se debe a que, esta tecnología es aún muy nueva. En la medicina, todavía está en etapas de investigación y esto implica que no se pueden imprimir órganos en masa. La impresora de órganos utiliza una biotinta, esta se podría extraer de diversas fuentes vivas.

Sin embargo, ¿qué pasaría si pudiéramos imprimir órganos para todos los pacientes que necesitan donantes? A mi parecer, los médicos, empresarios, familiares, etc, no pensarían ni un segundo antes de explotar un recurso natural o matar a toda una especie animal para producir esta biotinta de manera masiva. Ya que, la preservación de la raza humana prima entre nuestras prioridades a nivel instintivo, queramos o no. Para saber con certeza que no se vulnera el principio de sustenabilidad, se tiene que encontrar fuentes más confiable para extraer la materia prima de esta tinta especial y saber qué tan renovable puede ser este recurso, sin embargo esto aún se está investigando.

Precaución:

¿Los promotores de la intervención tecnológica anticipan las implicancias de lo que significa la ejecución de la misma?

Analizando los diversos puntos de vista establecidos tanto por los investigadores y desarrolladores de este proyecto. Muchos ya han sido arraigados por la pregunta de cómo repercutirá este avance tecnológico en la humanidad. Segun Pete Basiliere, director de Investigación de Gartner Group Inc, en un plazo no superior a 2 años, el uso de impresión 3D como herramienta en medicina estará más que cuestionado y su base radicará en un debate ético. Así mismo, se da a conocer que la mayor parte de implicancias éticas va al posible daño a la vida humana de no ser garantizado una calidad de una manera reglamentaria, Así también, el posible cambio dado al alterar las células con otras especies, sea el posible caso de animales, podría generar alteraciones en los órganos desarrollados. Y una de las implicancias de mayor controversia es la que crea incertidumbre en es acerca de cómo se manejara el control de la producción de los órganos desarrollados.

¿Los promotores de la intervención tecnológica son conscientes de las consecuencias que su propuesta o iniciativa generará en el ámbito de las relaciones humanas, las especies humanas, las especies animales y el medio ambiente?

En gran medida los promotores y investigadores son conscientes de la gran repercusión que se dará en los siguientes años a partir de este avance tecnológico. Por lo cual, se han visto en una constante apertura al diálogo por parte de las diversas posturas para dar a conocer su planteamiento y finalidad. Asimismo, se a aclarado que la aplicación de los órganos desarrollados aún no pueden ser insertados en humanos debido a la necesidad de pruebas, estos podría concluirse en un futuro. Por otra parte la posible aparición de un ente regulador el cual establezca una calidad a la medida para no dañar la vida humana o animal en la cual se aplicada. Sin embargo la comprensión de la tecnología de impresión 3D y concretamente su aplicación en biomedicina crece a pasos de gigante, tan rápido que a veces la comprensión en general del proceso y la aceptación de ello no llega a analizarse con detenimiento. Lo cual en muchos casos podría causar una cierta incertidumbre en la población humana.

Conclusiones: ¿Es moralmente correcta la intervención o innovación tecnológica analizada?

Para poder evaluar eticamente a la bioimpresión de organos, es necesario evaluar los principios de Petterson de manera holistica. A un nivel humano, la tecnología se muestra muy favorable ya que la impresión de órganos no solo respeta, pero es beneficiosa para los principios de autonomía y equidad. De manera similar, cuando se realiza una evaluación desde una perspectiva racional esta tecnologia tambien parece favorable. Cuando se balancean los aspectos positivos y negativos de la impresión de órganos, los beneficios se muestran muy superiores, por lo que el principio de costo-beneficio es respetado.

Es cierto que existen algunas controversias con respecto al principio precaución, ya que aun hay muy poca investigación en este tema por lo que las amenazas de este aun no se conocen en su totalidad. Sin embargo, la mayoría de estudios en este campo muestran mucha preocuapción por el bienestar de los invloucrados, mostrando que las precauciones si son considerdas. Además se tiene que reconocer que los riesgos que presenta esta tecnología no son mayores que los riesgos que presenta la carencia de donantes de organos.

En conclusión, tomando todos los principios en consideración, podemos conluir la bioimpresión de órganos si es ética y el desarrollo de esta será muy beneficioso para la humanidad en general.

Bibliografía: