La incertidumbre

Todos en algun momento de la vida, tenemos momentos de dudas y vivimos tiempos de incertidumbre. A veces son las mismas tormentas las que nos hacen ajustar nuestros cinturones. Quizás de repente se nubla todo el camino y lo despejado se transforma en una neblina abundante. Entonces dudamos mientras en realidad, deberíamos tomar decisiones.

Vivir en tierra de incertidumbre es como vivir en un estanque. Al comienzo el agua está limpia y tenemos cierta comodidad. A primera vista parece cómodo vivir una vida que no toma decisiones, que no avanza y sólo disfruta. Con el tiempo, el agua comienza a tomar un color mas verdoso y comienza a perder la pureza de los primeros días. Pero nosotros seguimos ahí y nos vamos acostumbramos al olor del estanque pues no vemos otra cosa, ni tenemos otro lugar donde ir.

Es agotador vivir al lado de alguien indeciso.

Puedo afirmarlo en primera persona.

Voy o me quedo.
Compro ésto o aquello.
Vamos a comer a la casa de mi familia o nos quedamos.
Me involucro en ésta tarea o en aquella.
Vamos a tomar un helado o mejor vamos a casa directamente.

La duda en la Biblia aparece como aquellas personas que tienen doble ánimo. Tener doble ánimo describe a la persona como una persona que todo el tiempo está cambiando de opinión y no logra perseverar en nada. Es una persona que esta dividida en sus emociones internas. Si queremos vivir una vida plena no debe haber divisiones interiores. Jesús dijo: «Todo reino dividido contra si mismo queda devastado. No hay casa que permanezca, si internamente está dividida».

No es el exceso de trabajo, sino la deficiencia de la vida espiritual lo que nos postra. El cuerpo físico puede soportar, en general, cualquier cosa, siempre que haya armonía interior y ausencia de división. El Dr. Henry M. Tribuot, en su libro «El acto de entrega en el proceso terapéutico» dice lo siguiente:

«…la persona pierde su yo tenso, agresivo, atormentado por la conciencia y se torna un individuo natural, libre, mas realista, que puede vivir en el mundo sobre una base de vivir y dejar vivir. El acto de entrega (o de rendición) es el momento cuando la persona deja de luchar en contra de la vida y la acepta…»

La duda y la confusión son los aeropuertos donde siempre aterrizan los aviones que traen tensiones y ansiedades.

La incertidumbre es un camino torcido que nos conduce al hoyo mas profundo de la vida. Existen personas que viven dudando. Existe personas que donde van, el conflicto va con ellos. A simple vista, parece que perseverar en la duda no puede llevarme a ningun lugar de paz. La indecisión debilita el caracter de una persona. Dice Isaías 26:3 «…Tu guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera…»

El capítulo 25 y 26 del libro de Isaías son canciones de alabanza para pedir el favor de Dios. Son verdaderos himnos de confianza en la protección de Dios. Si alguien canta por protección es porque se siente inseguro. Si alguien canta por favor es porque está viviendo tiempos difíciles.

Éste pasaje viene a mi mente por la palabra «perseverar». La duda genera duda y se convierte en un círculo vicioso que no termina. Una persona que duda, tiende a perseverar en ése pensamiento y buscar en pensamientos vecinos como la confusión, el conflicto, la división, la depresión, etc.

Jamás he visto una persona alegre que viva dudando.

Hace 20 días escribí sobre lo que significa la oración para mi vida. Hoy quiero agregar algo mas al significado de la oración con esta frase:

“La oración es traer toda la vida a la luz de la presencia de Dios para su limpieza y decisión.” Cuando traes las cosas a la luz de la presencia de Dios para decidir, te conviertes automáticamente en una persona positiva. Y las personas positivas influyen en los hombres y en las situaciones. Son contagiosas, mientras que las personas que vacilan no lo son. Los que dudan, al contrario, se anulan a sí mismos en la duda y la frustración.

¿En qué pensamientos estamos perseverando? ¿Cuáles son las ideas que la vida ha sembrado en nuestras mentes? ¿Por qué dudamos tanto? ¿Quién tiene la culpa de que nuestra duda? ¿Donde está el origen de la duda?

-¿Así que Dios les ha dicho a ustedes que no coman de ningún árbol del huerto? Le preguntó la serpiente a Eva

La primera actividad que hizo el enemigo en la tierra fue sembrar la duda. El enemigo sabía que si lograba hacer dudar, podía manejar el resto con mucha facilidad. Si pudiéramos personificar a la duda, te diría que no es buen negocio charlar con la duda. Nunca llegarás a ninguna conclusión positivia si charlas con la duda. Nunca hallarás paz si tomas un café con la duda. Nunca tendrás descanso si invitas a la duda a tu casa.

La duda tiene buenas justificaciones. Existe una tendencia a creer que una persona que duda es mejor que otra, porque piensa mas su decisión y se equivoca menos. ¡ERROR! Necesito con urgencia hacer una diferencia. La duda es muy distinta al tiempo razonable que necesita una persona para tomar decisiones importantes. La duda es un pensamiento instantáneo. El tiempo de análisis es un tiempo prolongado. La duda genera confusión. Un tiempo de evaluación despeja el camino. La duda genera división. Tener un tiempo para evaluar una decisión afirma las decisiones. La duda no decide por miedo a los resultados. El tiempo de evaluación decide sobre principios, ya que los resultados dependen de qué principios uses para decidir.

La duda es el resultado del egocentrísmo y la preocupación exclusiva en uno mismo.

Pablo les dice a los Corintios (11:3) «pero temo que, así como la serpiente engañó a Eva con su astucia, así tambien los sentidos de ustedes sean de alguna manera apartados de la sincera fidelidad a Cristo» Notemos que Pablo dice en la versión 1960 que «los sentidos sean de alguna manera apartados» Interesante definición para la duda. Una persona que duda generalmente se pierde. Una persona que duda es inconstante en todo lo que hace. Santiago 1:8 dice «el hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos»

Me gustaría comenzar dar un tip para salir de la duda. Primero, luego de haber decidido, mantén la decisión. Puede haber ocasiones que tengas que volver atras con tus decisiones. Que sea la excepción y no la regla. Muchas veces el lamento inútil sobre decisiones qu fueron erradas es mas perjudicial que una decisión equivocada tomada honestamente.

Haz lo mejor que puedas y no te preocupes por lo demas.

Mi segundo tip sería que te unas. Yo un día decidí juntar a todos los “jorges” que vivían en mi. El “jorge” que va a la iglesia. El “jorge” que va a trabajar. El “jorge” que está en casa. No soy un tipo falso, sino que de manera muy sigilosa al pasar los años, quizás he transformando mi forma de ser de acuerdo a los ambientes en que estoy. Aquí es donde aplica que soy una persona dividida. ¿Conoces a esas personas que llegan a un lugar y transforman sus rostros? Para salir de la duda …

Necesitamos volver a unir los pedacitos de nuestro yo.

El enemigo en su astucia ha dividido nuestro ser y ha sembrado la duda para que vivamos vidas de desconfianza de todo lo que nos rodea. ¿Has visto a esas personas que se siente perseguidas? ¿Has conversado últimamente con personas que están a la defensiva? ¿Qué se siente estar al lado de alguien que piensa que todo el mundo está contra el o ella?

Una persona que duda es tierra fértil para las adicciones.

Una persona que logró salir del alcoholismo dijo en una reunión: -Ahora me siento de una sola pieza. Ya no estoy corriendo en varias direcciones simultáneamente. Vivir una vida dividida produce caos. El caos produce desgaste. El desgaste produce que malgastemos el tiempo y nuestra energía en conflictos que terminan por anular nuestra propia existencia.

Necesitamos rendirnos ante el Creador y volver a empezar.

Dios ha querido y siempre quiso que vivas en unidad, pero vos y yo tambien debemos desear y anhelar vivir esa unidad. La voluntad de Dios es lo único capaz de satisfacer todas las necesidades de tu vida. Rinde tu yo dividido en las manos de Dios y confiesa tu pecado.

Si descubris como yo, que tu yo esta dividido, tenemos que hacer juntos dos tipos de entrega. La primera entrega es para siempre, necesito arrojarme, necesitas arrojarte en las manos de tu Padre Celestial y pedirle que te restituya la unidad de tu ser. La segunda es una entrega constante, se trata de hacer pequeñas decisiones todo el tiempo en favor de la unidad. Si tu pensamiento apunta a la división no es un pensamiento que nace en el corazón de Dios. Nuestro mayor compromiso no es resolver nuestra división, sino entregarla al que hoy puede resolverla.

Toma el hábito hoy de rendir a Dios los pequeños problemas que te vayan surgiendo y hagamos juntos ésta oración:

Padre Celestial, te doy gracias porque me creaste con un propósito. Gracias Señor Jesus porque pudiste superar la soledad del calvario y decidir morir por mi pecado. En el momento mas oscuro de la noche, dijiste: -¡Vamos, levántense, que se acerca el que me traiciona! Dame un poco de ese valor, para levantarme en medio de mi aflicción y tomarme de tu mano. Dame ese mismo poder de decisión para estar de pie y salir al encuentro de lo que tú me tienes preparado. Quiero ser, a partir de hoy, una persona que decide en tu presencia. En el nombre de Jesus. Amen.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.