Los procesos y la vida

A veces pienso…

Y mis pensamientos están en construcción, casi como mi garage. Es decir que están desordenados, tienen grietas por todos lados y necesitamos encasillar nuestras ideas.

Hoy me encontré con prima, alguien diría de casualidad pero todo es parte de un plan y para aquellos que estamos en la búsqueda de Dios.

Juntos hablamos de los tiempos que vivimos, de aquellos desiertos espirituales, tema recurrente en estos últimos días.

Primero llegan, después los entendemos

Así son los procesos en la vida. Primero llegan. Después los entendemos. Rara vez Podrás recibirlos con algo de luz en el camino.

Los procesos llegan y nos damos cuenta un rato después, cuando ya podemos pisar el camino, cuando te mojaste los pies con el charco en el camino.

Los procesos generan basura que necesitamos tirar, casi te diría que se parecen mucho a los escombros de la construcción. Separados son simples piedras en el camino, pero todos juntos son una vaya muy pronunciada que nos detiene.

A veces pienso …

¿Será necesario pensar todo el proceso todo el tiempo?

No creo, creo qué hay momentos para seguir avanzando, aunque mucho no entendamos, pero siempre estando perceptivos y permeables. Permaneciendo flojitos y cooperando, diría María del Sol.

Entonces llega el tiempo en que se ordenan los procesos

Aunque todavía quedan cosas por mejorar, es lindo disfrutar de cada encuentro con el proceso.

Va tomando color el camino, pero los desafíos seguirán apareciendo.
Está en nosotros comprender que no son nuestros “los tiempos” y por eso nunca conviene acelerar ni mucho menos disminuir la velocidad.

Conviene seguir expectante

Aunque estemos cansado de este proceso de mejora continua que nos ha atrapado.

Usemos los procesos para vivir la vida, y la vida para entender los procesos.
Show your support

Clapping shows how much you appreciated Jorge Amado Yunes’s story.