Mas importante es ganarle a la vida que ganarle al cáncer

Kamryn Renfro, una niña de Colorado, en Estados Unidos, fue expulsada del colegio por raparse el pelo en solidaridad con su amiga Delaney Clements, enferma de cáncer.

Anoche mientras conversaba con Esteban Fernández me sugirió éste lema para continuar escribiendo mi libro. Hoy, mientras buscaba algunas historias sobre cómo podemos ganarle al cáncer, llegué a la historia de .

Hace dos años atrás, Kamryn Renfro en Colorado, Estados Unidos, fue expulsada del colegio por cortarse el pelo en solidaridad con su amigo Delaney Clements, a quién le habían detectado cáncer y que a consecuencia de las múltiples sesiones de quimioterapia, se le cayó todo el cabello.

https://www.facebook.com/jamie.o.renfro

Según leo en el muro de Facebook de la mamá de Delaney, hace un poco mas de dos meses que la pelea terminó. Pero me encantó la frase que publicó y tiene mucho que ver, con esa idea que me dijo Esteban.

Es mejor ganarle a la vida, que ganarle al cáncer.

Entiendo que el corazón nos manda a luchar por vivir y por eso entiendo que hay muchos que luchan contra el cáncer. Lo que también entiendo que nadie tiene la vida comprada y que nuestra lucha por la supervivencia muchas veces conquista nuestra existencia.

Como dije alguna vez, el corazón de un hombre que ama a Dios, late al ritmo de la eternidad. Quizás por eso, todos aquellos que enfrentan una triste enfermedad como el cáncer buscan a Dios.

¿Y qué nos queda al resto de los mortales que podemos vivir sin tener cáncer?
Porque sé que el cáncer no mató a mi papa, te puedo abrazar y decirte que hay esperanza.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.