Salir de la zona de confort

Si hay una frase trillada que todos en algun momento usamos en alguna presentación es que tenemos que salir de nuestra zona de confort. Leyendo a Raúl en sus cinco latigazos mentales, me tocó muy de cerca la frase:

Por aceptar siempre las mismas respuestas.

Me gusta la creatividad, amo hacer las cosas distintas todo el tiempo y eso tambien me ha llevado a un stress de tener que renovar mis estrategias. Pareciera que la zona de confort es un lugar para gente aburrida y chicata que no quiere avanzar.

Algo me sugiere imaginar que el problema, mas allá de la inestabilidad emocional, se concentra en nuestra capacidad de contentamiento.

Motivar a las personas a buscar mas excelencia y alcanzar nuevos desafíos, no significa que tengamos que ponerlos frente al precipio de considerar sus vidas infelices y opacas.

Tengo un amigo que dijo “Sé vivir en pobreza (vivir humildemente), y sé vivir en prosperidad. En todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia como de sufrir necesidad

Si salir de nuestra zona de confort implica que tengamos que vivir descontentos con lo que hemos logrado, creo que que nuestra zona de confort se convierte en una zona de queja. Entonces que te parece si para desafiarnos a mas, buscamos mejor vivir en una zona de construcción.

A veces cuando me mando macanas (o me meto en líos), luego de pedir disculpas, me gustaría poner el cartel que veo en algunas calles.

Disculpe las molestias ocasionadas, hombre trabajando.