Cultiva Contenido Interior

En la vida, los momentos tienen que absorberse para que formen parte de uno, así como el cuerpo asimila los nutrientes, el alma asimila los momentos para hacerlos parte de la experiencia, de las emociones, de la cognición, o sea la memoria, los sentimientos el razonamiento, la toma de decisiones.

Lamentablemente existe el reciente estigma de que los momentos y la vida deben ser inmediatamente compartidos para ser válidos, ante un acontecimiento importante tomamos el dispositivo móvil más accesible y empezamos a grabar, o a tomar fotos, y después de eso, nos apresuramos a compartir, porque pareciera que si no está en línea, no pasó realmente.

Nos olvidamos de asimilar el momento, de permitir que el corazón lo haga valioso. Incluso no nos preocupamos de almacenarlo en nuestra memoria, pues la estamos almacenando en la del celular, y así perdemos contenido interior. Nuestra propia percepción del mundo se merma y nuestra aproximación al mismo se hace superficial.

Colocamos nuestras memorias y vivencias en un tipo de memoria colectiva en el internet, a la cual realmente no le importamos, dejamos de ser los portadores. Dejamos de realmente vivir aquellos momentos que nos construyen, nos olvidamos de generar reflexión en lo que vivimos, envidiamos lo que los demás tienen, nos comportamos a ese margen, nos hacemos homogéneos, y quizá podríamos llegar a perder la esencia que nos define.

Cultivemos contenido interior a través de la vida. No estoy en contra de las redes sociales, sino del uso que hacemos de ella, de lo vanal que hemos vuelto el acceso a la información y el valor de nuestra vida, dejando que sea valorada y aprobada por cualquier persona. Las redes son una excelente herramienta, pero no deben dejar de ser eso, solo una herramienta. El verdadero valor de la vida es la interacción significativa que conseguimos de los demás, el aprendizaje real, la transformación, la innovación y el avance diario. Del cual las redes pueden formar parte en integración con todos los demás aspectos de nuestra vida, no tomando la delantera en nuestra autodefinición como individuos.

No convirtiéndonos en seres banales, amantes de lo inmediato, que nos aburrimos fácil, que necesitamos contenido digerido o pocas palabras con exagerada emoción.

Somos seres complejos, diseñados con capacidades extraordinarias.

Absorbamos la vida con todo su jugo para cultivar contenido interior que nos haga crecer más y aportar más a los que necesitan, hagamos más.

Todo este rollo era para dar una noticia: Eliminaré mi cuenta de Facebook, es una decisión temporal, para darle prioridad al arranque y desarrollo de varios proyectos. Regresaré cuando tenga algo relevante para compartir y que podamos usar las redes para grandes propósitos, como los que ya hemos logrado. Por lo tanto, quien vaya a tener necesidad de comunicarse conmigo, puede hacerlo a través de mi correo: jorgesosa.av@gmail.com

También, estaré publicando periódicamente en mi cuenta de Medium: https://medium.com/@jorgesosa.av?source=linkShare-7483b3d5a3-1498677661

Pueden seguirme ahi, y hacer cualquier comentario.

No voy a alejarme del internet, pero quiero usarlo como herramienta de aprendizaje y también variar entre todas las posibilidades que existen, redes distintas, aplicaciones y páginas de internet.

¡Es hora de pensar en una reintegración distinta de los medios a nuestra vida!

¡Nos vemos en la vida!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.