Hay un Dios más allá de la religión.

Hay un Dios, más allá de la religión (del que la religión habla).

Esta es solo una de sus expresiones, una de sus herramientas, Mantenerlo en ese margen sería como agradecer al lápiz por la obra de Arte, al teclado de la máquina de escribir por el excelso escrito, a las cuerdas del violín por la magnificente obra.

Hay un Dios más allá de la religión, hay un Dios superlativo, presente en todo, ese mismo Dios se hace cercano, personal, te habla al oído. Hay un Dios cuyo todo arte expresa, de cual toda buena obra habla.

Hay este Dios que es fatiga a los filósofos su tema recurrente, hay quienes a pesar de querer olvidarlo simplemente no pueden ignorarlo porque ahí está su presencia y evidencia siéndoles lucha en su mente porque han decidido no creer, y por eso tienen conflicto, porque de cierta forma es hasta antinatural.

Pero es que no vemos que Dios está más allá de la religión, que Dios no es la Religión, este es el sistema que hemos creado para intentar comprender a Dios y acercarnos a él, pero eso no es suficiente. Por que Dios está presto para ser una verdad presente, siempre, fuera de un solo ámbito, fuera de una sola expresión. Porque todo gira alrededor de él.

Hay un Dios incomprendido, que hemos complicado, que le hemos creado barreras y métodos y sistemas cuándo Él mismo sintetiza su magnificencia, justo para que podamos entenderlo, cuando Él se da ejemplo a si mismo, se hace humano, se hace capaz de mirarte de frente, y te dice: ama como yo te he amado.

Hay un Dios infinito del cual todo lo bello, toda la verdad, todo lo que es bueno y lo que es vida, proviene. Del cual en su simpleza encontraremos eternidad de análisis y estudio, por ser todo.

Hay un Dios del que siempre hablamos, hasta sin darnos cuenta.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.