La Historia de la Humanidad.

La historia de la humanidad se merma desde nosotros mismos cuando nuestros vorágines sentidos se quieren volver todo y ser excusa para tomarlo todo, y ser de todo espectadores de ojos cerrados, mentes clausuradas a la razón con tal de alimentar este hedonismo fatal al que vivimos subyugados, haciéndonos esclavos de nuestra inconsciencia, sin interés en un propósito.

Pero si lo hay y no está escondido. Habría que analizar la historia de la humanidad. Mirar lo que somos y saber si la verdad existe.

Entonces nos remontamos hasta nuestra mismísima aparición, nos miramos. Dos formas distintas, pero ambas con alma, cuerpo, ideas, sentimientos. Algo semejante a la capacidad de crear. Semejante porque nosotros no nos creamos a nosotros mismos.

La Historia de la Humanidad debe tener sus raíces, de cualquier forma, debe tenerlas.

Digamos, dos humanos que empezaron descubrir su humanidad.

Y vieron que pensaban y sentían, pero ¿Porqué? ¿Porqué pensar? ¿Porqué sentir? Porque ojos, porque cejas, porque manos, porque corazón, Porque soñar, porque reír, porque imaginar, porque dormir, porque querer, porque temer, porque servir, porque amar, porque intentar, porque valorar, porque prescindir, porque tener, porque vivir, PORQUE EXISTIR.

Y esa es la gran duda…

La historia de la humanidad empieza mucho antes…

continuará.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.