Teoria del caos

Y

el efecto mariposa


Es un campo de estudio en matemáticas, con aplicaciones en varias disciplinas como la física, la ingeniería, la economía o la biología. Que trata ciertos tipos de sistemas complejos y sistemas dinámicos muy sensibles a las variaciones en las condiciones iniciales.

Origen

Fue el matemático francés Henri Poincaré que a principios del siglo XX había llegado a ciertas conclusiones que se convertirían en las bases para la teoría del caos.

El ensayando con sistemas matemáticos no lineales noto que un pequeño error en las condiciones iniciales, no afectaba un poco al sistema sino que a mediano tiempo, este cambiaba completamente

Tiempo después Edward Lorenz un matemático y meteorólogo estadounidense, por la década de los 60´, creo una serie de ecuaciones con las cuales trataba de prever el clima y con ellas descubrió una propiedad que resume en pocas palabras una característica esencial del caos: la sensibilidad a las condiciones iniciales.

Él lo llamo: El efecto mariposa, que pasaría a ser un concepto de la teoría del caos. Donde dadas unas condiciones iniciales de un determinado sistema dinámico caótico, cualquier alteración entre dos situaciones con una variación pequeña en los datos iniciales, acabará dando lugar a dos sistemas que evolucionaran completamente diferente.

El atractor de Lorenz

Primero, ¿Qué es un atractor? Es el conjunto al que un sistema evoluciona pasado un tiempo. Para que sea un atractor, las trayectorias que le sean suficientemente próximas han de permanecer próximas incluso si son ligeramente perturbadas.

El atractor de Lorenz, es un sistema dinámico determinista tridimensional no lineal derivado de las ecuaciones simplificadas de rollos de convección que se producen en las ecuaciones dinámicas de la atmósfera terrestre.

1. Ley del Vórtice: la creatividad de la naturaleza

Los momentos de caos e incertidumbre son oportunidades para mejorar nuestras vidas, dice la primera ley. Ser creativo implica abandonar las estructuras comúnmente conocidas para alcanzar una reorganización.
2. Ley del Efecto Mariposa; el poder de la influencia sutil

Todos somos agentes de cambio, dice la segunda ley. Frente al poder de los poderosos, podemos enarbolar el poder de los impotentes, y cultivar nuestra habilidad para influir positivamente en el mundo.

3. Ley de la Renovación Colectiva: La magia de la autoorganización

En el caos los individuos son parte indivisible del todo, y la tendencia a interactuar es algo profundamente inherente a su naturaleza. La tercera ley nos enseña a seguir la corriente, abrazar la diversidad e integrarnos en el flujo de la autoorganización.

4. Ley de lo Simple y lo Complejo: El laberinto de los espejos

Lo simple y lo complejo son reflejos lo uno de lo otro, dice la cuarta ley del caos. No están presentes en los propios objetos, sino en la forma que interactúan entre sí. Una invitación a aplicar el arte de la simplicidad y la paradoja de la complejidad para acercarnos a la fuente de la vida.

5. Ley de los Fractales: El arte del mundo en acción

La quinta ley del caos nos anima a cultivar un sentimiento de solidaridad con toda la creación, encontrando las semejanzas que tienen nuestros cuerpos con la naturaleza. Somos al mismo tiempo el centro del universo y participantes periféricos en modelos inmensos.

6. Ley del Tiempo Fractal: La conexión con los ritmos de la vida

La sexta ley nos dice que el tiempo mecánico del reloj es una ilusión que esconde el verdadero pulso del universo. El tiempo no es una línea recta, sino un fractal que debemos explorar para descubrir los matices del universo y de nosotros mismos.

7. Ley de la Nueva Percepción: Volver a unirse con el todo

La última ley del caos incluye y resume todas las anteriores. Nos invita a experimentar la solidaridad con el universo desde la perspectiva de un nuevo holismo que supere la mirada reduccionista de la sociedad industrial.