Dibujitos e Ideología: La familia

Los Simpson, la familia dibujada por antonomasia. Hay mucho que aprender de este show, más de lo que parece.

Estamos de vuelta, pero no con Dragon Ball Z Kai. En este post, hablaré brevemente del debate de modelos familiares en Paraguay y cómo aquellos dibujitos con los que crecimos trabajaron ciertas ideas al respecto.

A partir de la Constitución del 92 hay un cambio de paradigma legal, con un Paraguay laico y un Estado protector de la familia. En nuestras leyes, cuando se habla de familia es, principalmente, de la conformada por papá, mamá e hijos.

Este concepto, que para algunos es más bien una ley universal cósmica divina e inmutable, tuvo a través de los años y continúa teniendo conflictos con otras ideas y percepciones sobre qué es una familia y como podría estar formada. El problema no es solo conceptual/abstracto, ya que del reconocimiento de una diversidad parte la existencia y ejercicio de derechos. Dicha existencia se refleja inclusive en los programas con los que crecimos, de los cuales comienzo a hablar ya nomás.

No cabe duda de que EL cartoon de finales del siglo 20 es Los Simpson. El modelo de familia de nuestros protagonistas es el típico nuclear: papá que trabaja con mamá ama de casa y tres hijos pequeños, con gatito y perrito incluidos. Pero aquí termina lo bien visto. Matt Groening se burla de todas las manifestaciones culturales estadounidenses, proponiendo a un padre ignorante e irresponsable, una madre consentidora, un hijo rebelde y una niña genio que sufre porque nadie le da bola. Si bien el universo yellow es riquísimo y da para mucho más que una columna (hace poco encontré un libro de filosofía sobre las ideas posta de estos personajes amarillos) me limitaré a agregar un punto más: a pesar de la ironía y los chistes fuertes, cada capítulo de los Simpson deja una moraleja bizarra, pero moraleja al fin. Los miembros de la familia se pelean pero siempre encuentra la reconciliación.

Otro dibujito que nos muestra una vida familiar diferente es Hey Arnold!. Se nos introduce a la constitución de vínculos sociales urbanos de estos tiempos, en los cuales los chicos aprenden de lo que viven en la calle. Los adultos muestran muchos problemas a la hora de encarar diferentes situaciones con los jóvenes, lo cual se corresponde bastante con el nuevo estilo de vida ultra rápido/histérico/competitivo y discriminador. En este tejido social encontramos como los más responsables a los abuelos de Arnold que, al ser este huérfano, fungen de padres sustitutos, con todas sus locuras y achaques.

Los abuelos de Arnold, locos como están, son la mejor familia del programa.

Los primeros ejemplos dejan siempre una lección con un mensaje de esperanza en el afecto familiar y la cohesión social. La oposición a este concepto viene de un show más moderno, que no tiene empachos en exagerar ridículamente todo tipo de complejos, criticándolos sin piedad. Les hablo, claro, de Padre de Familia. Como una suerte de contracara de los Simpson, Padre de Familia no busca de ninguna manera dejar (al menos expresamente) algún tipo de lección o rescate de valores familiares. Simplemente, destruye todos los conceptos y roles, dejando la razón y el tacto más humano a Ryan, la mascota de la familia. Con una Lois que termina siendo una hermana mayor de Peter Griffin y unos hijos dejados de lado, esta familia no tiene rescate, final feliz ni filtros. Asumimos que están juntos por estarlo. Situación que podría ser más común en nuestro mundo real de lo que imaginamos.

Uno de las más interesantes lecciones de diversidad lo encontramos en mi dibujito preferido de este tipo, La vida moderna de Rocko. Hagamos un simple repaso: Rocko es un inmigrante cuya familia se desconoce y no tiene otra más que su perrito, Spunky. Su mejor amigo, Heffer Wolf, es una vaca que fue adoptada por unos lobos. Su otro socio, Filburt Tortuga, vive solo en una casa rodante pero después se junta y tiene hijos con una gata que está tan loca como él. Nuestro amigo wallabie tiene como vecinos a los Cabeza Grande, una pareja de amargados con un matrimonio sin hijos y, de vez en cuando, aparecen los gemelos camaleón, que solo confían en ellos mismos y se aprovechan de todos los demás.

Ya a los 13 años podía tener una idea de familias multi raciales, adoptivas, nucleares base y no… Hasta de parejas del mismo sexo, en el episodio que Rocko tenía que legalizar su situación de inmigrante y, para ello hizo vida de casado con un ciudadano norteamericano que no fue otro que… Filburt.

A los 13 años, ver esto me impactó bastante. ¿Quién pensaría que la idea del matrimonio gay ya la estaríamos percibiendo en esa época? ¿Cuántos años pasaron, y el debate sigue sin encontrar una respuesta legal favorable en Paraguay?

Como breve paréntesis, y antes de intentar dar coherencia a todo esto, mencionaré un último caso llamativo: ¿se dieron cuenta que en Bob Esponja todos viven solos? Cada uno en su casa, en su mundo. Las únicas familias presentes serían la de Don Cangrejo y su hija, y la de Plancton con su esposa computadora.

Bueno, cierro el paréntesis. Ahora se viene lo difícil. ¿Cuál es mi objetivo con esta descripción de tipos de familia en los dibujitos? ¿Qué tiene que ver esto con ideología?

Déjenme responderles primero la segunda pregunta: tiene todo que ver. La familia es ese primer círculo social del que vamos adquiriendo experiencias y conocimientos. La principal característica de este tipo de grupos es que el vínculo que une a sus integrantes es el afecto y la necesidad de mantener un hogar en común. De esta base se desprende un montón de ideas que admiten o limitan diferentes formaciones.

Padre de Familia manda al mazo todos los ideales familiares. Extralimita el complejo de Edipo para mostrarnos una lucha mortal entre madre e hijo.

Como definamos a una familia, repito, no es solo una cuestión teórica: el reconocimiento de la existencia de la diversidad de esta institución de afecto debería incluir normas que protejan a todas las manifestaciones por igual. No podemos seguir ninguneando ni discriminando. Hasta los dibujitos animados nos muestran lo que algunos nos quieren tapar.

Mi objetivo, respondiendo a la primera pregunta, fue rememorar que lo que vemos para reírnos o boludear tiene ideas serias, algunas de ellas muy buenas. Y si bien no propongo tomarlas así nomás y mandar al mazo todo lo que construimos, sí les invito y me invito a pensar en cómo refleja la cultura a la familia y cómo pensamos en clave de derechos para que ese discurso oficial de pro vida, cuidamos a la sociedad, etc; tenga el alcance que debe, junto con muchas cuestiones más.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.