Nabot y Chánguina, una historia.

Esta es la historia. Se encuentra en el Antiguo Testamento y muchos de ustedes ya la han escuchado. Era un rey llamado Acab. Poseía una gran extensión de tierras que estaban divididas por una insignificante Viña. Este pequeño viñedo le pertenecía a un hombre sin importancia llamado Nabot.

El rey quería tener todas sus tierras unidas, sin que una insignificante viña de alguien sin importancia las separara. Así que ofreció comprarlas, pero Nabot dijo que esa tierra era de sus antepasados, que el espíritu de ellos moraba ahí puesto que estaban ahí enterrados, que esa tierra pertenecía a sus hijos y a su descendencia y que, por tanto, no la podía vender, que lamentaba no poder complacer al rey.

El rey se entristeció profundamente y dejó de comer. Se acostó con el rostro mirando a la pared y ahí permaneció. Su esposa, la reina Jezabel se enfureció. Ella tenía el concepto de que nadie debería impedir que los deseos del rey fueran cumplidos. Así que decidió tomar el asunto en sus manos.

Organizó una denuncia falsa, con testigos falsos, en la que exponía a Nabot, el hombre sin importancia, como un idólatra y un ofensor del rey. Ese crímen se castigaba con la muerte, y así sucedió. Nabot fue apedreado hasta morir.

Rey y reina sintieron mucha felicidad. Acab, el rey, se apresuró a poseer la viña del difunto Nabot. Pero en el camino se encontró con el profeta Elías, quien le dijo que Dios estaba enfurecido con el proceder del rey y la reina que que iba a tomar la justicia en sus manos. Dios se había puesto del lado de Nabot, el hombre sin importancia y había decidido castigarlos. A ellos y a sus hijos.

Costa Rica tiene algunos Acab y muchos Nabot. Salvando algunas diferencias entre la historia bíblica y lo que ocurre hoy en Finca Chánguina, hay que prguntarse decididamente si Dios toma posición en torno a estos temas. ¿Es Dios neutral en temas de injusticia? Según la hisgtoria que acabamos de relatar Dios no es neutral, se posiciona y actúa. ¿Podemos nosotros emular esa actitud de Dios ante la injusticia?

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Jose Chacón’s story.