El cannabis medicinal en Argentina

En noviembre del 2016, el 85,9% de la Cámara de Diputados de la Nación logró la media sanción de la Ley de cannabis medicinal, un fuerte reclamo de padres de pacientes y diversas organizaciones sobre el uso de la marihuana con fines terapéuticos y medicinales.

Luego de varias reuniones en las que se debatió la utilización del aceite de cannabis para disminuir nauseas y vómitos, controlar y reducir síntomas de los trastornos espásticos, y tratar la anorexia y la desnutrición en pacientes con cáncer terminal o SIDA, los diputados nacionales votaron a favor de este proyecto de Ley. Con 221 votos afirmativos, 35 ausentes y sólo 1 abstención del representante del bloque Salta por todos, Alfredo Olmedo, esta iniciativa logró imponerse y ahora deberá ser tratada en la Cámara de Senadores.

La Ley en cuestión autoriza al Estado Nacional a investigar la planta cannábica, importarla de Estados Unidos y distribuir su aceite, pero no despenaliza el autocultivo. Además, habilita a la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) a proveerlo a los pacientes que certifiquen la necesidad de su uso para tratamiento médico, regulado por un registro nacional del Ministerio de Salud.

¿Qué pasa en América del Sur?

La legisladora del FPV Carolina Gaillard sostuvo que el proyecto de ley nacional cuenta con la aprobación de diversos especialistas, investigadores del Conicet y médicos, además del respaldo de ONGs como Mamá Cultiva y de miembros de Cannabis Medicinal Argentina (Cameda). “Hay evidencia científica mundial sobre los efectos positivos del aceite de cannabis, cuyo uso se ha legalizado en muchos países, entre ellos en 25 estados de los Estados Unidos, en México, Colombia, recientemente en Chile y en Canadá”, mencionó.

Son varios los países en América del Sur que se muestran abiertos al debate sobre este tema e implementan el uso de esta planta con fines terapéuticos, que demostró tener propiedades de acción analgésica.

Uruguay fue el pionero en lo que respecta a la marihuana medicinal, ya que en 2013 se legalizó la Comercialización de la planta, lo que conlleva a que la utilización médica del cannabis sea posible.

Brasil, Colombia y Chile recientemente, también se suman a esta iniciativa. En enero de 2015, el país carioca aprobó el uso del cannabidiol y se considera un medicamento de uso controlado. Por su parte, Colombia a fines de 2015 reglamentó el cultivo, la producción, exportación e importación, y el uso del CDB y sus derivados para fines médicos y terapéuticos. Por último, en Chile está legalizado el autocultivo para la producción del aceite de cannabis.

El aceite de cannabis en la epilepsia

Desde varias áreas se sostiene que el CBD reduce la frecuencia de las convulsiones que produce la epilepsia en niños y adultos jóvenes. Por su parte, el doctor y profesor de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), Marcelo Morante ha realizado investigaciones sobre el uso medicinal del cannabis. El profesional de la salud sostiene que se encuentran efectos positivos en patologías donde los medicamentos convencionales, sin un complemento, no lograron grandes mejorías. Además, afirma que “una de las grandes virtudes del cannabis en el ámbito medicinal es la nula o baja toxicidad”.

En el primer semestre del 2016, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) autorizó 85 tratamientos con propiedades de la marihuana para uso medicinal. Se trata del aceite que posee cannabidiol, componente principal de esta planta que se produce en EE.UU.

En su mayoría, los casos fueron destinados al control de la epilepsia refractaria, enfermedad resistente a los antiepilépticos que se distribuyen. “Estamos totalmente a favor de permitir la importación de estos tratamientos (cannábicos)”, aseguró el administrador nacional de la Anmat, Carlos Chiale.

Por su parte, Silvia Kochen, médica e investigadora del CONICET, sostiene que “para este grupo de pacientes, en los últimos años se ha demostrado que el tratamiento basado en la planta de cannabis, en especial el cannabidiol, uno de los componentes con mayor presencia en la planta, es efectivo, bien tolerado y seguro en chicos y adultos”.

A pesar del avance de la ANMAT con su reciente aprobación, aún está prohibida la elaboración y el cultivo de la planta cannábica.

Buenos Aires 07/05/2016 — Marcha por la Regulación de los usos medicinales de la marihuana — Foto Revista THC

Investigaciones: el aporte de la ANMAT

En junio del año pasado, este organismo realizó una evaluación tecnológica sanitaria, en la cual se llevaron a cabo estudios respecto a la eficacia y seguridad del uso medicinal de los cannabinoides para el tratamiento de diversas enfermedades. En el caso de la epilepsia refractaria, se utilizaron dos investigaciones que incluyeron un total de 335 pacientes. El resultado fue una reducción mayor o igual al 50% en la frecuencia de las convulsiones en el 47% de los pacientes tratados con CBD o su asociación con THC.

En la segunda investigación, se observó que en la mayoría de los niños (89%) hubo una reducción de la frecuencia de las convulsiones: 13 reportaron reducción de 75–100%, 25 confirmaron que fue 50–75% de reducción, 9 informaron una reducción de 25–50%, y 19 fue menor al 25%. Por otra parte, 5 pacientes informaron empeoramiento de las convulsiones epilépticas que llevaron a la supresión del tratamiento con cannabidiol.

Datos obtenidos del Informe de Evaluación de Tecnología Sanitaria Realizado por la ANMAT - www. ANMAT .gov.ar

Teniendo en cuenta que la epilepsia conlleva un difícil tratamiento y efectos adversos derivados de la medicación, el resultado que arroja la evaluación de la ANMAT puede mostrarse como una alternativa en el control de los pacientes que padecen esta enfermedad.

Uno de Cada cien chicos argentinos Sufre epilepsia

Este dato lo afirmó el especialista del Hospital Garrahan Roberto Caraballo, quien también precisó 0.5 de cada 100 adultos padece la enfermedad y que el 20 % de los casos padece epilepsia refractaria.

“La epilepsia se define como la presentación crónica y recurrente de fenómenos paroxísticos ocasionados por descargas neuronales desordenadas, bruscas y excesivas que se originan en el cerebro. Es uno de los trastornos neurológicos crónicos más frecuentes y eso significa un problema para la salud pública”, explicó el especialista. La importancia de esta enfermedad en la niñez se relaciona con su alta incidencia y con el impacto que produce en su desarrollo.

El caso de Manu

María Daniela es la mamá de Manu. Cuando cumplió 9 meses, le llamó la atención que su bebé hiciera pestañeos constantes. Luego de esa situación, hizo varias consultas médicas hasta que le dijeron lo que no quería oír: su hijo tenía epilepsia agresiva.

Manu llegó a tener más de 100 convulsiones por día. Durante dos años se dedicó a investigar sobre el uso del cannabis medicinal. "Tuvo una convulsión tan fuerte que pensé que se moría. Entonces me decidí. Tenía que probar ese aceite", comentó.

Un día recibió el boletín del colegio de su hijo: "era la primera vez que el informe era bueno. Decía que Manu había salido de su postura pasiva, que estaba mucho más receptivo. Me citaron para preguntarme por ese cambio y conté la verdad", afirma esta mujer. Manu había dejado de recurrir a los anticonvulsivos, luego de utilizar el aceite de cannabis (cannabidiol). “Nunca pensé que iba a estar orgullosa de que mi hijo saliera en una nota de la Revista THC (dedicada a la cultura cannábica). Hay que abrir la cabeza, esto nos cambió la vida y puede hacer lo mismo por miles de familias”, sentencia María Daniela.

Fuentes :

www.diputados.gov.ar

www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-311481-2016-10-11.html

www.cosecharoja.org/plantas-marihuana/

www.bcn.cl/observatorio/americas/noticias/la-tendencia-a-autorizar-el-uso-medicinal-de-cannabis-en-las-americas

www.ms.gba.gov.ar/

www.buenosaires.gob.ar/salud/programasdesalud/otros-programas/epilepsia/programa-de-atencion-integral-de-la-epilepsia

www.cannabismedicinal.com.ar

www.mamacultiva.org

www. revistathc.com

Like what you read? Give Josefina Seghini a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.