Historiadores frente al siglo XXI

Información fluyendo por todas partes a la velocidad de la luz. Televisión, cine, mensajes instantáneos, llamadas al otro lado del mundo, Internet, redes sociales…

A 16 años de haber comenzado el siglo XXI una herramienta imprescindible para nuestro día a día es Internet. El impacto de las redes sociales a penas se está midiendo y entendiendo. En un mundo tan acelerado como este, donde los contenidos digitales son tan cotidianos los historiadores de cubículo no tienen muy claro por donde avanzar.

En este mundo tan acelerado parece que las ciencias sociales y humanidades han perdido importancia dentro de los esquemas educativos. Un error terrible que no se puede extender entre los jóvenes. Pero ¿cómo hacer para que los contenidos históricos lleguen más allá de los salones de clase? La respuesta no es fácil ya que involucra distintos intereses.

  • Los historiadores profesionales deben tener claro que hacer difusión de sus investigaciones es vital para retribuir a la sociedad lo que ésta les da, que es, básicamente, el financiamiento para sus proyectos.
  • Se debe tener claro que las investigaciones no siempre involucran un lenguaje lo suficientemente atractivo para el grueso de la población, por lo que es necesario pensar contenidos especiales para determinados públicos.
  • Considero que es necesario que los divulgadores comiencen a pensar en el uso de distintas herramientas digitales tanto para producir como para difundir sus investigaciones. Y el punto fundamenta no es entregar conocimientos digeridos sino presentar ciertos resultados y despertar el interés por la investigación dentro de los espectadores.

En México este campo ha sido explotado por algunos visionarios que, de manera aceptable, han logrado posicionar contenidos en televisión. Casos como History Channel latinoamerica y Clío TV se cuentan por sí mismos.

Un hueco al que los jóvenes historiadores podrían mirar es el que se encuentra en las redes sociales y la producción audiovisual independiente (con miras a obtener financiamiento).

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.